John Stansberry, investigador del Space Telescope Science Institute (STScI)

“El telescopio JWST está ya en una fase muy avanzada”

John Stansberry, investigador del STScI. Crédito: Elena Mora (IAC).
John Stansberry, investigador del STScI. Crédito: Elena Mora (IAC).

Desde que en su época como ‘postdoc’ estudiara el vulcanismo de Ío, uno de los satélites de Júpiter, no ha cesado en su empeño de conocer los objetos más fríos y distantes del Sistema Solar mediante las misiones espaciales Spitzer, Herschel y el futuro James Webb Space Telescope (JWST). Y es que los confines de nuestro sistema planetario y los instrumentos a bordo de satélites espaciales son la especialidad de John Stansberry, investigador del Space Telescope Science Institute (STScI), de Estados Unidos, y profesor invitado de la XXVIII Canary Islands Winter School of Astrophysics, organizada por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

“JWST está ya en una fase muy avanzada para llegar a tiempo a su lanzamiento”, previsto para finales del año, tal y como señala este científico en una entrevista publicada por el IAC. “Ya se han terminado los cuatro instrumentos científicos y se han sometido a dos series de pruebas criogénicas. Los espejos del telescopio (18 segmentos que forman una superficie de 6,5 metros) se han integrado en la estructura de soporte, al igual que el módulo del instrumento. Ambos se someterán a otra ronda de pruebas criogénicas a finales de año 2017, en una cámara de vacío construida para las misiones lunares Apolo. Después, se le integrará la sombrilla y el JWST se acoplará en la nave espacial Ariane 5, se le harán pruebas de calor y, por último, se enviará a Kourou, en la Guayana francesa, para su lanzamiento”.

También asegura “las herramientas para planificar los tiempos de observación también están muy desarrolladas”. Primero las utilizarán los observadores con tiempo garantizado (GTO o Guaranteed Time Observations), es decir, los investigadores principales y sus equipos científicos. “El software para el procesamiento de los datos está en desarrollo y el sistema de planificación y programación también está casi completo”, añade. Todos estos sistemas de software y gestión de propuestas científicas se están desarrollando en el Space Telescope Science Institute (STScI), que también opera el Telescopio Espacial Hubble.

Las ventajas que tiene el JWST en comparación con el Telescopio Hubble son varias. Para empezar, “recolectará la luz aproximadamente seis veces más rápido debido a que su espejo es más grande”. “Puede hacer imagen, a través de varios filtros en diferentes longitudes de onda, y espectroscopía –continúa-. Todos los modos del instrumento son compatibles con objetos en  movimiento”.

Y es que, a pesar de los avances científicos de los últimos años, aún quedan muchas preguntas sin respuesta. Por ejemplo, tal y como apunta Stansberry, “hoy en día no entendemos la relación entre los distintos objetos del Cinturón de Kuiper (KBOs por sus siglas en inglés) y sus composiciones”. “Con el JWST podremos saber de qué están formados los objetos más pequeños y, quizá, finalmente averigüemos el origen de las distintas clases de KBO, cuál era la composición del disco protoplanetario en esas zonas y puede que ampliemos significativamente nuestro conocimiento de las propiedades físicas y químicas del mismo”.

Barcelona Innova

No hay comentarios

Dejar una respuesta