Payment Innovation Hub: el punto de encuentro que marcará el futuro de los medios de pago

CaixaBank, Visa, Global Payments, Samsung y Arval unen fuerzas en un espacio de disrupción para desarrollar nuevas soluciones

Payment innovation hub
El PIH se mueve entre espacios cashless, pagos invisibles, entorno fintech y coche conectado.

El julio de 2017 se hacía oficial una de esas alianzas que habrían sonado a utopía en los tiempos previos a la revolución digital. CaixaBank, Visa, Global Payments, Samsung y Arval (empresa del Grupo BNP Paribas) sumaban fuerzas para innovar en el campo de las soluciones de pago, un área con múltiples implicaciones cuya importancia gana enteros y donde los efectos provocados son globales.

La declaración de intenciones tomaba cuerpo en forma de espacio físico. El Payment Innovation Hub se ubica dentro de Barcelona Tech City (en un edificio inaugurado en 1881 como almacén portuario), un punto de partida disruptivo donde han comprendido que la corriente colaborativa y la transversalidad de las soluciones tecnológicas forman parte de la cotidianeidad del nuevo paradigma.

Payment innovation hub
Imagen del interior del Palau de Mar, el reformado edificio donde se encuentra Barcelona Tech City.

Tecnologías biométricas, Internet de las Cosas, blockchain, machine learning… Las innovaciones puestas en marcha en el hub tienen en cuenta, por encima de otras consideraciones, las expectativas y las necesidades de los usuarios y giran en torno a cuatro ejes principales: espacios cashless, pagos invisibles, entorno fintech y coche conectado.

Un equipo fijo de ocho personas “reside” en el hub y desarrolla nuevos productos y servicios en coordinación con los partners implicados en cada uno de los proyectos aprobados. La filosofía del espacio es la flexibilidad, y actúa como showcase en el que poder probar de primera mano estas soluciones (algunas en fase work in progress antes de saltar al mercado); acoge eventos y talleres; permite debatir a escala sectorial sobre los efectos del nuevo entorno del pago y se alza como un sitio idóneo para trabajar de manera ágil, al ritmo desbocado impuesto por las fintech y otros agentes que han derribado las puertas de la tradición.

Al frente de este grupo de profesionales está Silvana Churruca. La directora del Payment Innovation Hub es la única que ha mantenido una relación profesional previa con alguno de los partners (fue responsable de experiencia de cliente en CaixaBank) y explica que el primer obstáculo al que tuvieron que enfrentarse tuvo que ver con sentar las bases del día a día teniendo en cuenta “que todas las empresas involucradas en la iniciativa son grandes” y con identificar los retos y los problemas a resolver. “Todos ellos son innovadores en su actividades y atajan la disrupción de una manera concreta; aquí tratamos de hacer un planteamiento común”.

Silvana Churruca
Silvana Churruca, directora del Payment Innovation Hub.

Economía colaborativa de altos vuelos con cinco líderes en campos específicos que han decidido unir capacidades “no sólo tecnológicas, sino de reflexión y de interés por dibujar nuevas soluciones”. Con la confianza entre los socios como punto de partida –“muchos mantenían relaciones previas, lo que ha favorecido que compartan información confidencial”-, decidieron que el trabajo codo con codo sirviera para cosechar algo que fuera más allá. “Aportamos una visión muy amplia; de sistema”, añade Churruca.

Una vez encajaron las piezas y arrancaron, cada proyecto les ha servido para aprender y ganar dinamismo. “Pretendemos no tardar más de tres meses en desarrollar cada nueva solución. Son los tiempos que maneja la competencia. Si antes había que esperar un año para testar un prototipo, ahora hay compañías que son capaces de hacerlo en un fin de semana. Queremos ser tan rápidos como la startup más ágil pero en un entorno seguro, donde los partners puedan validar los proyectos con garantías”. Y aunque la propiedad intelectual de cada proyecto pertenece a los socios implicados en el mismo y no al hub, Churruca recuerda que buscan priorizar los retos “multipartner”. “No queremos convertirnos en una agencia 1to1 ya que iría en contra de nuestro propósito inicial de localizar sinergias”.

Las previsiones de la directora del hub son optimistas y los objetivos marcados, ambiciosos. “Queremos lanzar unos seis proyectos por trimestre. Somos un equipo pequeño, pero interactuamos de manera permanente con los partners, por lo que los involucrados somos muchos. Tenemos la capacidad de identificar necesidades, desarrollarlas e implementarlas”, explica. “A corto plazo queremos ganar en velocidad e identificar nuevas capas en las que aportar valor”, añade Churruca, que no descarta la incorporación de nuevos partners. “Creo que tienen posibilidades de sumarse al proyecto representantes del mundo del retail y de la salud”.

PSD2 Y EL VIENTO A FAVOR DE LA NUEVA REGULACIÓN

Hasta la fecha, las restricciones regulatorias del mundo de las finanzas han jugado a la contra de la entrada de nuevos actores y han favorecido la perpetuidad de determinados agentes en la cadena de valor. La normativa PSD2 viene, en teoría, a cambiar las reglas del juego y a facilitar la irrupción en el ecosistema de amazon o Facebook, pero también de las fintech. Todos ellos intermediarán por la vía directa en los pagos de clientes sin los rigores actuales.

Esta legislación viene a cubrir además algunos vacíos. “Cuanto más crece el e-commerce, más lo hace el fraude, donde los riesgos con mucho mayores que en operaciones presenciales”, apunta Churruca. La PSD2 exigirá la autenticación segura, un sello de garantía de todos los players involucrados, lo que acarrea también modificaciones en la responsabilidad final ante un fraude. Es el caso de amazon, que actualmente es un comercio no seguro, y donde si se producen problemas de esta índole, es el banco el que ha de responder.

CAPACIDAD TRANSFORMADORA Y TENDENCIAS

Para Carmen Alonso, directora general de Visa en España, la entrada de la compañía como partner del proyecto ocurrió de manera “muy natural”, ya que la idiosincrasia del hub se alinea con la de la los diez centros que conforman la red de innovación de Visa. “Son espacios donde presentamos nuestra tecnología y organizamos sesiones de co-creación con nuestros socios de sectores como el transporte, la banca o el retail para eliminar fricciones y crear nuevas y más sencillas formas de pago”.

Carmen Alonso
La directora general de Visa en España, Carmen Alonso.

Dentro de esta apuesta por la colaboración, en Visa han decidido abrir suplataforma tecnológica Visa Net, y ponerla a disposición de todo aquél que quiera participar en la revolución de los medios de pago. “Desarrolladores, startups, emprendedores y finntech de todo el mundo, pueden cocrear con nosotros o conectarse a Visa Net a través de API’s para que entre todos podamos ofrecer a las personas experiencias que hasta ahora no podíamos imaginar”, detalla Alonso.

Entre las tendencias que están tomando posiciones a mayor velocidad, y a escala global, la responsable de Visa en España destaca que la biometría y los pagos en tiempo real “estarán cada vez más presentes”. La directiva también menciona el uso de tokens de Visa, que permiten pagar con el móvil o con cualquier dispositivo conectado. Hace unas semanas la compañía anunció que en España ya se han activado más de un millón de tokens que corresponden a más de un millón de tarjetas Visa Un cambio profundo a la hora de concebir las compras.

Según datos de la compañía sobre pagos digitales[1], este boom ha llegado también a España. El 77% de los españoles ya utiliza su teléfono móvil para realizar operaciones bancarias o efectuar pagos a diario, y más de la mitad de la mitad de los consumidores los utiliza para pagar online.

“Este año hemos visto además cómo en zonas rurales españolas se han lanzado proyectos de pagos digitales con una gran aceptación. La introducción de las tarjetas de pago contactless como medio de acceso al transporte público en ciudades como Alicante es otra gran novedad”, concluye.

  1. Estudio realizado entre junio y julio de 2017 por Populus para Visa, con 2.000 participantes de 22 países europeos, entre ellos España.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here