Objetivos 2030

Con la colaboración de

Cosentino

NoTime Ecobrand: el compromiso medioambiental y social de las zapatillas que nacieron después de un partido de pádel

Jorge Calle es uno de los fundadores de la marca que fabrica zapatillas a partir de pelotas de tenis recicladas. La firma dona un 20 % de sus ingresos a la Fundación A LA PAR, que ayuda a personas con discapacidad intelectual
jorge calle notime ecobrand zapatillas tenis reciclaje
Jorge Calle, cofundador de NoTime Ecobrand.

Cuatro amigos de toda la vida, un partido de pádel y no encontrar un lugar específico en el que tirar las pelotas dañadas. El principio de NoTime Ecobrand nace de las ganas de emprender dando solución a un problema. “Desde ese día nos propusimos poner en marcha un proyecto juntos. Hicimos una primera lista de ideas. Fue a raíz de investigar qué se podía hacer con los materiales que componen la pelota cuando optamos por las zapatillas”, explica a Innovaspain Jorge Calle, responsable de la marca.

Partían de cero, y con apenas 24 años, se lanzaron a por todas a superar el doble desafío del diseño y la fabricación de una zapatilla nunca vista. Siempre tuvieron claro que debía ser un mix de compromiso social y con el medio ambiente made in Spain. A partir de ahí, no resultó sencillo dar con alguien dispuesto a activar el proceso complejo de I+D que requería la introducción de la pelota de tenis reciclada.

Pero fue posible. Una vez descartado el Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja, en Arnedo –“requería mucha inversión en laboratorio y no nos garantizaban un producto”- optaron por una empresa familiar en Elche, capital del calzado español. “Nos convenció porque nos permitió hacer pruebas en fábrica a un coste más que razonable. No nos aseguraba un producto final, pero sí un prototipo, que para nosotros era clave”, apunta Jorge Calle. ¿Y el diseño? “Muy artesanal. Nosotros dibujábamos un boceto en un papel y un amigo arquitecto le daba la forma definitiva antes de llevarlo a fábrica”.

Las zapatillas veganas de NoTime están fabricadas con una tela, mezcla de cáñamo y algodón orgánico. La suela se compone de goma natural y pelotas de tenis recicladas. En la plantilla encontramos una pequeña cantidad de microplásticos, también reciclados. “La idea la tuvimos en 2020, pero hasta febrero-marzo no llegamos al producto físico. El trabajo de prototipado fue arduo”, añade Calle.

Compromiso doble

NoTime es un ejemplo de marca responsable por distintas razones. “Sin ese compromiso, no habríamos arrancado el proyecto. El respeto por el medio ambiente, ampliar las opciones de reciclaje… El nombre de la firma habla por sí solo. Reducir la huella de carbono o contribuir a mitigar el impacto del cambio climático no es nada extraordinario. Somos la generación encargada de hacerlo. No hay tiempo que perder”. Por aplicar esta filosofía, la startup acaba de hacerse con uno de los Premios Emprendimiento Joven-Carné Joven que concede la Comunidad de Madrid.

Desde el principio, y pese a las dificultades inherentes a todo proyecto de emprendimiento en fases iniciales, NoTime ha apostado por poner en valor el apartado más social de la empresa. Lo hacen colaborando con los miembros de la Fundación A LA PAR, en Montecarmelo, que presta apoyo a personas con discapacidad intelectual, a quienes donan el 20 % del total de sus ingresos por ventas. Con ellos diseñan calcetines, disponibles en la web de NoTime, y los diseñadores ‘ganadores’ recibe los royalties correspondientes.  

Expandir mercados

A día de hoy, la única manera de hacerse con un par de zapatillas NoTime Ecobrand es a través de su página web. Jorge Calle admite que han explorado otros muchos canales de venta, pero el momento actual del proyecto exige centrarse en la venta online, donde prevén mayor presencia en distintas plataformas a lo largo del próximo año.

Detectar un incremento de las ventas en países como Estados Unidos, Alemania o Australia, les ha llevado a replantearse aumentar la producción, otro de los objetivos de cara a 2023. “Pasaríamos de pedidos de 500 zapatillas en cada producción a las 1.000 o incluso las 2.000. Queremos expandirnos a nivel internacional, donde la filosofía del producto se entiende aún mejor que en España y donde hay más gente dispuesta a gastar su dinero en unas zapatillas con estas características”.

¿Será también el año próximo cuando al fin dé el paso y deje definitivamente la estabilidad de su trabajo actual para dedicarse por completo a NoTime? (Jorge Calle trabaja para un laboratorio farmacéutico). “No lo sé. He estado a punto un par de veces, pero no era el momento. Sé que más pronto que tarde sucederá. Por el momento estamos muy contentos con la marcha de la iniciativa, aunque nos gustaría hacerla crecer mucho más”, concluye.

Relaccionadas