ligar apps citas

Hasta marzo de este año lo tenían fácil. O al menos relativamente controlado. Las apps de citas en España contaban con un público fiel y su mecanismo no precisaba de grandes innovaciones –más allá de las actualizaciones técnicas y el estilo de cada plataforma–. La pandemia del coronavirus ha ajetreado el juego del amor online en un país que según la plataforma de gestión de visibilidad online Semrush se sitúa en el tercer puesto mundial en cuanto a usuarios. Solo por detrás de Estados Unidos y Brasil.

Los meses de cuarentena generaron una situación paradójica. Ligar al estilo de toda la vida (por llamarlo de alguna forma) quedó descartado por el confinamiento. La situación parecía la idónea para que las apps de citas consolidasen su modelo. ¿Pero qué sentido tiene ligar si no puedes conocer a tu ‘match’? Quizá esto debieron pensar los usuarios de Badoo, una de las plataformas más veteranas en el sector.

“Los primeros días no fueron demasiado buenos. Comprensiblemente, la gente tenía otras preocupaciones más relevantes que conocer gente nueva y ligar”, reconoce Pablo Delgado, Brand Marketing Director de Badoo en España. Los números de la app cayeron en picado al principio de la pandemia, pero a medida que el confinamiento se fue alargando se notó un cambio radical.

“La gente se comenzaba a sentir sola, hastiada, y buscaba conectar más allá de su entorno inmediato”, sostiene Delgado. La clave en estos meses para Badoo –que a día de hoy ha vuelto a sus cifras habituales– ha pasado por la verificación de perfiles por selfie y mejorar la búsqueda de gente cercana dentro de la app y las videollamadas. De este último aspecto, Delgado reconoce que “fue importante observar cómo fue creciendo durante el confinamiento para convertirse en la función favorita de los usuarios”.

Así pues, las citas comenzaron a tener lugar en vídeo en lugar de en persona. “Las conexiones entre personas se han tornado más honestas y significativas que en tiempos de prepandemia. Y ahora, ya fuera del confinamiento, la gente está buscando relaciones más sinceras”, considera Delgado.

“Tras el confinamiento, la gente busca relaciones más sinceras” (Pablo Delgado, Badoo)

En cuanto a cifras, Tinder sigue siendo el rey. Según un estudio realizado por Smartme Analytics que involucra a más de 8.000 personas entre los menores de 35 años, el uso de la app ha experimentado un 94% desde que comenzó la pandemia. La app de citas por excelencia también ha apostado por la verificación de perfiles ante la oleada de cuentas falsas.

“Todos nos preguntamos cómo serán las citas en la nueva normalidad. En estos tiempos en los que la distancia de seguridad manda y una quedada con tu ‘match’ puede tardar en concretarse, es más importante que nunca conectar de forma segura”, aseguran desde Tinder España.

Utilizando inteligencia artificial asistida por humanos, la nueva funcionalidad ‘Verifícate’ compara una serie de selfies en tiempo real con las imágenes que el usuario tiene colgadas en su perfil. “El proceso de verificación sólo lleva unos minutos y los perfiles verificados mostrarán un tick azul para que los miembros puedan confiar en su autenticidad”, detallan desde la app.

El uso de Tinder ha aumentado un 94% desde que comenzó la pandemia

Por otro lado, la función ‘videochat’ ha sido creada con algunos detalles que la distinguen de las videollamadas habituales. Desde aceptar reglas de uso enfocadas a que la conversación empiece con buen pie hasta algo tan sencillo como deshabilitar la opción. En Estados Unidos, donde Tinder sí ha comunicado cifras oficiales, desde que comenzó el COVID-19 la mitad de los usuarios tuvieron una cita por videollamada con un ‘match’ en el último mes. Otro dato es que el 40% de la Generación Z planean seguir usando el vídeo como forma de decidir si quieren quedar en persona o no.

Otras apps como KiKi, fundada por Manel Hernández, buscan aportar frescura a un sector que según el emprendendor ha dejado de lado a las nuevas generaciones. “Nuestra misión es ayudar a la generación Z y a los Millenials frustrados con las clásicas apps en donde la mayoría pierden su tiempo y dinero y acaban decepcionándose mientras buscan amistad, citas o networking”, asegura. Aunque durante el confinamiento toda la actividad de KikI se paralizó, "actualmente estamos viendo cómo cada vez más los usuarios quieren volver a quedar en persona para conocer gente", añade Hernández.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here