Jef Montes moda

“¡Ay, marinero! Él lleva en su pensamiento lo que en tierra se ha dejado y lo sufre mar adentro”. Esto le cantaba al diseñador de moda holandés, Jef Montes, su abuelo, marino y emigrante español. Estudiante del Instituto de Artes ArtEX en Arnhem (Países Bajos), sus orígenes se remontan a un patrimonio familiar de pescadores; una relación con el mar que le inspira y le hace fusionar “emoción e historias de amor” con su profesión de sastre. Esta conexión con la naturaleza, además, le ha hecho ser uno de los referentes de la moda sostenible.

De esta mezcolanza ha nacido el proyecto ‘Marinero’, una nueva línea en la que llevaba años pensando y que, tras su nominación para el premio internacional de moda del festival Hyeres 2018, decidió llevar a cabo. Pero fue la iniciativa de la Escuela de Diseño y Moda (IED), RE-FREAM, un espacio de coinvestigación y cocreación que congrega a artistas y científicos internacionales , junto a los laboratorios de tecnología más avanzados del mundo, quien le dio la oportunidad, al elegirle como uno de los diez ganadores de su convocatoria.

En ‘Marinero’, Jef Montes diseña hilos distintivos que se transforman orgánicamente a lo largo del tiempo debido a las diferentes condiciones meterológicas. Trabajó con Aitex en Alcoy –“una ciudad de la que me enamoré”, apunta– para crear el filamento adaptativo Archi. “La idea es incorporar los filamentos en telas tejidas y de punto –materiales que serán producidos en colaboración con TextileLab Tilburg–”.

Jef Montes moda

Así, el proceso de creación de las prendas comienza después de cortar las telas cuadrado por cuadrado. "Solo hay dos costuras en los costados de las prendas que deben coserse. Y el último paso es el más importante: las prendas se colocan dentro de una instalación metálica. En la instalación hay seis maniquíes que cuelgan dentro del marco y cada prenda tiene un número y una composición de material específicos. Las instalaciones, al aire libre, son el final de mi proyecto. Las cámaras de timelapse documentarán el proceso durante dos meses. Así que este es el momento en que me alejo como diseñador y me asemejo más a un investigador. La visión del proyecto es que el clima controlará el proceso de creación, y no yo”, explica Jef Montes.

Mientras estudiaba, el diseñador ya pensaba en crear propios materiales, en lugar de comprar las telas de los proveedores. “Soy una persona muy curiosa cuando se trata del origen del material, siempre me pregunto cuál es la fuente de la tela. ¿Y cómo una tela puede crear su propia confección en lugar de que yo controle este proceso?”, se preguntaba.

En moda, existen los materiales sensibles y no sensibles. Pero Jef Montes quería ir más allá: "No es tanto una cuestión de sensible frente a no sensible. Prefiero preguntarme cómo un filamento puede crear sus propias formas 3D. Aquí es donde el verdadero desafío comienza para mí como diseñador”. Según él, “normalmente una tela se teje en un rectángulo plano. El diseñador corta los patrones de las telas. En mi caso, diseño y compongo el plano de los materiales tejidos. Esto significa que el diálogo entre mis propios filamentos adaptativos diseñados y las telas producidas debe tener el equilibrio perfecto”.

El desafío en este proceso es que las telas necesitan forma 3D sin cortar patrones. Esto significa que no hay desperdicio de material. La parte más importante del proceso es el diálogo entre el cuerpo y el material. Porque el material se adapta a la forma de la persona que lleva la tela”, reitera.

Jef Montes moda

La cuestión es: en un mundo en el que todo va tan rápido, ¿cómo es idear un proyecto en el que una de sus principales características sea la lentitud, la paciencia? “Creo que la lentitud responde a los sentimientos y deseos que todos sentimos por dentro. Ser lento también significa ser más verdadero y honesto. La mayoría de las personas se esfuerzan por ser su propio ser único. Nadie realmente quiere copiar o ser como alguien más. La autenticidad es algo que forma parte del crecimiento de cada individuo. Nos hace sentir orgullosos y reales”.

Así, en este caso, ser lento significa también para Jef Montes ser minimalista. “Los individuos más modernos de hoy en día tienen la opción de controlar su propia imagen y la mayoría de los aspectos de su propia vida. Todos queremos ser únicos en nuestras propias máscaras. En realidad, la moda es una extensión de ese deseo. Lentitud también significa individualidad. Estoy convencido de que las personas no sentirán la necesidad de querer tanto si realmente encuentran lo que realmente les conviene. ¿Por qué una prenda o textil no puede crecer con nosotros personalmente, al igual que crecemos en nuestros propios cuerpos? Mi predicción es que los futuros textiles y prendas de vestir crearán un diálogo más directo con el individuo”.

Asimismo, la lentitud no solo se relaciona con el diseño en sí, sino también con la sostenibilidad o, en este caso, la moda sostenible. “Como nos enfrentamos a un momento crucial de cambio global, la industria necesita ir hacia un cambio en términos de moda ‘slow’. El proceso de producción es el núcleo de esta nueva innovación. Esto significa que el futuro es una fusión entre varias industrias que pueden trabajar juntas de manera híbrida”.

Jef Montes moda

La palabra innovación no podía faltar. Imprescindible para él, sobre todo relacionado con la moda, la innovación es el diálogo entre un diseñador, un técnico y un científico: ir al origen de la creación y analizar qué se puede cambiar en términos de proceso de producción. “En el estado actual de la innovación, la innovación para mí comienza haciéndome una pregunta, ¿cómo podemos innovar en base a la actualización de robots y máquinas?”.

"Creo que la moda siempre se ha relacionado con el sector de la innovación. Esta industria es bien conocida por reevaluar y evolucionar antes de lo actual. Creo que la moda a la que nos dirigimos ahora ya no va a innovar desde un nivel estético puro. Hay nuevos elementos clave involucrados dentro de este proceso que obligan a los diseñadores a mirar fuera de su marco para dar un paso más allá de simplemente complacer al usuario”, considera.

Sobre el futuro, Jef Montes asegura que tiene una sensación de ‘sweat’, sudor. Y no es para menos: “Recientemente he estado conversando con Empa en St. Gallen. Pero, además de eso, hemos estado hablando sobre la posible incorporación de mi diseño de hilo en la industria del deporte. Probaremos más con los robots de sudor de Empa. Estos experimentos me han inspirado a tomar la siguiente dirección de ‘adaptado por el clima' a ‘adaptado por el sudor’”.

Este será, según el diseñador, el próximo desafío para el proyecto ‘Marinero’. Para concluirlo, tendrá que hacer otra investigación que implique un enfoque más directo con el textil y el cuerpo. Más incertidumbre. Pero quizá no necesite otra inspiración para llevar a cabo su siguiente proyecto. Al fin y al cabo, “a nadie cuenta sus penas para que no sufra su gente. Y se las cuenta a los mares porque el marino es valiente”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here