Imagina Madrid: el espacio público revive gracias al arte y el tejido vecinal

El Ayuntamiento de Madrid busca explorar nuevas formas de construir y de habitar el espacio público

Imagina Madrid

Un laboratorio de creación radiofónica, una biciblioteca que impulse el amor por los libros, acciones festivas en torno a la cocina o una ópera colaborativa. Estos son algunos de los proyectos con los que Imagina Madrid quiere recuperar y transformar el espacio público de la capital. En total, 9 intervenciones artísticas codiseñadas a lo largo de varios meses entre profesionales y el tejido vecinal que revitalizarán otros tantos lugares de 8 distritos madrileños.

El Ayuntamiento es el impulsor de Imagina Madrid, con el que se quiere recuperar, modificar y dar un mayor y mejor uso a solares, plazas, calles, parques y miradores de la ciudad. Se trata de una apuesta “muy innovadora de transformación de los espacios públicos en lugares de encuentro”, donde los vecinos hacen vida, “a través del arte”, ha señalado la portavoz del Gobierno municipal, Rita Maestre. En su opinión, “la ciudad no es una suma de calles o de personas, es mucho más que eso” y por eso ha puesto en valor esta iniciativa, producto de una unión de saberes “horizontal, interesada, honesta” que “tiene interés más allá de la ciudad de Madrid”.

Juan López-Aranguren, coordinador de Imagina Madrid, ha explicado que el objetivo es “explorar nuevas formas de construir y de habitar el espacio público de la ciudad” y hacerlo de una forma colaborativa, contando con “cada uno de los actores que construyen ciudad. En vez de esperar al final que ya está todo construido y todo el mundo vuelca su frustración y su queja, introducimos a todos los actores desde el principio para que esa queja se convierta en una proactividad. Es decir, en un consejo, en una           nueva forma de mirar y explorar”.

Una exploración que, ha incidido López-Aranguren, para llevarla a cabo tiene en el arte a su “herramienta más útil” ya que “permite escuchar a mucha gente sin esos a priori que puede tener el urbanismo, la arquitectura, el propio vecino… Entonces el arte, como es muy flexible y muy poroso, permite escuchar a unos y a otros”. Una mezcla de sensibilidades que se plasma también en las diferentes propuestas que se van a materializar durante los próximos meses en los distritos de Arganzuela, Carabanchel, Fuencarral-El Pardo, Moncloa, Tetuán, Usera, Puente de Vallecas y Vicálvaro.

Tal y como ha señalado el coordinador de Imagina Madrid, “se puede construir ciudad con muchísimas herramientas distintas, con muchísimas sensibilidades distintas. Por ejemplo, se construye con el gusto, la cocina, lo cotidiano, lo doméstico… pero también se construye con la fiesta, con lo más extraordinario y salvaje, o con una biciblioteca que te ayuda a gestionar libros en lugares donde no llegan normalmente, pero también te está hablando de movilidad y de hacer proyectos más sostenibles. Trabaja en muchas capas con un gesto muy sencillo. Eso es lo que te permite también el arte”.

CREACIÓN RADIOFÓNICA Y JARDINES COMESTIBLES

Finalmente, de las 175 propuestas que se recibieron, se llevarán a cabo 9 proyectos con duraciones variables. Algunos, ha apuntado López-Aranguren, “tienen una visualización muy inmediata como un espacio construido y otros tienen un retorno a futuro menos tangibles. Dependiendo de cada proyecto, unos durarán más y otros tendrán una representación física muy inmediata”.

Así, los vecinos de Arganzuela podrán disfrutar de un laboratorio de creación radiofónica, mientras que en Carabanchel una biciblioteca impulsará el amor por la lectura y crecerá un jardín comestible. La cocina también protagonizará, junto con la música, algunas de las acciones festivas que acogerá el distrito de Moncloa, mientras que en Fuencarral-El Pardo los protagonistas serán el baile, y las performances.

En el distrito de Tetuán, las grabaciones y fotografías aportadas por las vecinas construirán un relato del entorno con un enfoque feminista y en Usera todo desembocará en una ‘fiesta rara’. Finalmente, Vallecas será el escenario de una ópera colaborativa con testimonios de los vecinos y en Vicálvaro una plaza se convertirá en un gran campo de hierbas aromáticas que acogerá también acciones de performance.

INICIATIVA BIENAL

En definitiva 9 proyectos, algunos ya en marcha y otros a punto de arrancar, que conforman una iniciativa abierta y en continua evolución de carácter bienal, de tal forma que la siguiente convocatoria tenga lugar en primavera de 2020. Todo ello, con el propósito de convertirse en una cita imprescindible en la reflexión y transformación del espacio público desde disciplinas que desbordan el urbanismo clásico. Una forma, ha concluido López-Aranguren, de demostrar a través del arte y la cultura que “el espacio público puede ser un espacio de fragilidad, de agresividad, de odio o violencia, pero también puede ser un espacio de sostén, de responsabilidad, de abrazo, de afecto”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here