hAItta, el paso adelante de la Inteligencia Artificial que trasciende lo tecnológico

Domingo Senise y Mariano Ferrero capitanean un nuevo enfoque de IA, a medida pero de aplicación global

Domingo Senise, cofundador de hAItta
Domingo Senise, cofundador de hAItta. Foto: Raquel Montejo Sagardia

Domingo Senise y Mariano Ferrero ya habían el explorado por su cuenta el territorio de la inteligencia artificial (IA) antes de conocerse en el MUIA (Master Universitario en Inteligencia Artificial) de la Universidad Politécnica de Madrid. Fue este empeño por ampliar conocimientos –aprendizaje automatizado o machine learning y procesamiento de lenguaje natural- lo que acabó por unir sus caminos en 2015. La especialización formativa tenía por objeto emprender un proyecto propio; así, un año después, nacía hAItta. El mensaje que querían transmitir era claro: la inteligencia artificial ya está aquí y nada va a volver a ser lo mismo. Este razonamiento les llevó a escoger como nombre de la empresa el verbo japonés hairu (入る), entrar, en tiempo pasado: hAItta.

Senise pasa unos días en Madrid –la base de operaciones de hAItta está en Ginebra– y recién llegado de Frankfurt –de una reunión de la que poco o nada puede contarnos- es optimista con lo que les tiene reservado el año que acaba de empezar tras crecer más de un 500% en 2017; aunque Ferrero y Senise pusieron en marcha la compañía con la seguridad de la experiencia previa, asumían los mismos riesgos que cualquier startup. “Sabíamos lo que las empresas de IA estaban ofreciendo en aquel momento y lo que las compañías de sectores tradicionales les estaban pidiendo”, explica Senise. “Además, éramos conscientes de lo que las empresas de IA decían que podían desarrollar, pero en realidad no eran capaces de realizar con lo que quedaban uno o varios nichos de mercado por cubrir”, añade el cofundador de hAItta, para quien ese conocimiento tenía que ser complementado con una visión particular de entender la innovación y el propio desarrollo de la IA. “Queríamos cotejar, a pie de calle, si nuestras ideas eran correctas”.

Un modo de asignar un papel a la IA en el huracán de la Revolución Digital que empieza por la estructura de la empresa. Nueve empleados definidos por Senise como polímatas, y por tanto de formación heterodoxa: computación, lingüística, matemáticas, estadística, economía, análisis de la información y, claro está, inteligencia artificial. “En este sentido, seguimos a rajatabla una de las máximas de hAItta: la IA es mucho más que tecnología”, añade Senise antes de incidir en la actividad global de hAItta, que además de en Suiza, tiene presencia física en Argentina, España y Alemania. Y allá donde confíen en sus servicios, basados en una IA a medida, aplican una filosofía común que de paso desmonta prejuicios: inteligencia artificial al servicio del desarrollo humano. “Pensamos que la lA siempre será una ayuda para los seres humanos, y la idea de que un día las máquinas se rebelarán y nos dominarán tiene un ligero aroma a ciencia y un fuerte sabor a ficción”.

Dos años de andadura en los que la búsqueda de materia gris ha sido para Senise el gran quebradero de cabeza por la complejidad que supone localizar y contratar determinados perfiles como por ejemplo ingenieros computacionales especializados en IA en la rama de aprendizaje automático, o lingüistas especializados en procesamiento de lenguaje natural. “¿Profesiones del futuro? ¡Y del presente, sin lugar a dudas!”, añade el directivo, que pese a todo se muestra satisfecho. “Podemos vivir de nuestra idea sin haber recibido ningún tipo de financiación privada, ni de ayuda pública… Y lo más importante, disfrutando cada minuto aunque lamentando no disponer de más tiempo para hacer más investigación e implementar algunas ocurrencias disparatadas en los modelos de IA que desarrollamos”. Y es que el día de a día de este tipo de empresas, además del consabido trabajo duro y eficiente, incluye una componente de investigación aplicada muy alta puesto que, normalmente, la aplicación de IA a los problemas cotidianos no se ha hecho antes, con lo que el reto es constante.

Pese al orgullo torero de haber llegado a puerto remando a contracorriente y por méritos propios, Senise se muestra crítico con los cauces de la financiación pública, no tanto en cantidad como en calidad. “La Administración fomenta el mantenimiento de startups zombies cuando deberían ayudar a las empresas ‘nacientes’ a establecer contacto con potenciales compañías que quieran comprar su producto o servicio. Esa sería la mejor manera de verificar si el plan de negocio o lo que se ofrece son adecuados para el entorno en el que operan”, argumenta Senise.

Emprender en Suiza

Para ver la luz, hAItta se benefició principalmente de dos ventajas. En primer lugar, como explica Domingo Senise, la agilidad en el proceso de constitución de la sociedad y la versatilidad en las formas de constitución, “lo que te permite avanzar de manera paulatina según tu crecimiento”. Por otro lado, “y tal vez esto sea debido al menor tamaño de Suiza con respecto a España”, han vivido el reconocimiento público al dedicarse a un sector puntero. “Un ejemplo: hace unos meses el Ministro de Economía e Innovación del cantón de Vaud nos invitó a presentar en el Parlamento cantonal la labor que estamos desarrollando en el campo de la inteligencia artificial. Cuando nos llegó la invitación, ¡pensamos que era una broma!”

Pese a los parabienes que esperan al otro lado de los Alpes, Senise es rotundo a la hora de aconsejar a aquellos que, en un entorno global, estén en la línea de salida, más allá del sector al que se dediquen. “Deben abrir bien los ojos, analizar lo que está ocurriendo a su alrededor y, en lugar de implementar esa ocurrencia genial que tuvieron un día de inspiración, que su producto o servicio dé un valor al mercado, al sector en el que van a competir, a la sociedad que les rodea. Si esos emprendedores tienen la capacidad de ver y entender, la flexibilidad para adaptarse, y la humildad como para reconocer que aquello que idearon inicialmente no era tan bueno y que deben modificarlo, su empresa tendrá éxito”.

Disruptivos de base

En hAItta creen que en los últimos años hay una tendencia a centrar la atención en una de las ramas de la IA, el aprendizaje automático, y en una sub-área en concreto, el Deep Learning. Esta última permitió dar saltos cualitativos en problemas tales como el reconocimiento de objetos en imágenes y la traducción automatizada, y se continúa intentando aplicar estos modelos a otras problemáticas intentando conseguir esos mismos resultados.

Como explica Mariano Ferrero, “no es baladí predecir hacia dónde evolucionará una rama de la ciencia, pero creemos que otros “palos” dentro de la IA, como por ejemplo, transferencia de conocimiento y aprendizaje por refuerzo, comenzarán a ganar visibilidad en los próximos años”. “En cualquier caso”, añade, “creemos que las soluciones que se vean de IA seguirán teniendo un objetivo concreto; a saber, guiar la conducción de un coche, responder preguntas, etc., por lo que aún estaremos lejos de conseguir una máquina con una inteligencia artificial fuerte, que sea capaz de igualar o incluso sobrepasar todas las capacidades humanas”.

Mariano Ferrero, cofundador de hAItta
Mariano Ferrero, cofundador de hAItta. Foto: Virginia Vigroux

Ferrero no está conforme con que el efecto burbuja esté asociado en los últimos tiempos a disciplinas como el Big Data, la VR o la IA. “Nos suena a algo un tanto frágil, que se puede romper de un momento a otro. No creemos que sea el caso. Estas tecnologías están ganando terreno porque existen sobradas muestras de que están cambiando nuestras vidas, ya no son sólo promesas. En el caso de la IA, es verdad que se genera cierto ruido por temáticas que son interesantes poner encima de la mesa pero que carecen de fundamentos científicos; es, en gran medida, una responsabilidad de los que estamos en este sector garantizar que lo que hacemos sea útil y entregue valor”, concluye el cofundador de hAItta.

Casos de éxito

A nivel internacional, desarrollaron durante un año un proyecto de IA para IATA (International Air Transport Association), con el objetivo de poner fin a los fraudes cometidos por ciertas agencias de viajes en la venta de billetes de avión. IATA es la asociación comercial para las compañías aéreas a nivel mundial; representa a alrededor de 275 compañías o lo que es lo mismo un 83% del tráfico aéreo total. Los sistemas de pago de IATA (ISS) permiten el movimiento eficiente de fondos entre las aerolíneas y las agencias de viajes. En 2016 los ISS gestionaron algo más de 400 mil millones de dólares. A pesar de toda una serie de procesos y procedimientos bien ajustados, los episodios de fraude e impago por parte de las agencias de viaje habían sido un problema recurrente para la organización. En agosto de 2016 IATA y hAItta firmaron acuerdo a fin de usar inteligencia artificial para abordar el problema del fraude por parte de las agencias de viajes. Al final de este proyecto demostraron a IATA que se podía utilizar IA para afrontar este problema, e igualmente consiguieron desarrollar un modelo basado en aprendizaje automático, capaz de detectar los casos de fraude cometidos por las agencias de viajes con una precisión superior al 90%.

En España acometieron un proyecto de inteligencia artificial, de seis meses de duración para ST Sociedad de Tasación, con el objetivo de mejorar la eficiencia operativa de la organización. Constituida en 1982, fue la primera sociedad de tasación homologada según la normativa del Banco de España. A nivel de facturación es la segunda tasadora nacional. En mayo de 2016 empezaron a desarrollar un modelo basado en aprendizaje automático que optimizara la eficiencia y productividad de sus departamentos de tasación y control. Desde principios de diciembre el modelo está en funcionamiento, ayudando a mejorar el desempeño de la organización y, no siendo la primera vez que les sucede esta recurrencia, han continuado la relación con ST Sociedad de Tasación para esta vez desarrollar un regresor (herramienta de valoración), basado en aprendizaje automático, para calcular el valor de activos inmobiliarios. Puro PropTech del más alto nivel.

Además de lo ya mencionado, su labor en el sector financiero se completa con proyectos de desarrollo de herramientas y plataformas para importantes grupos financieros del viejo continente.

En el otro sector en el que trabaja hAItta, el de la seguridad nacional e internacional, han colaborado con organismos españoles e internacionales a la hora de detectar posibles amenazas terroristas en redes sociales, usando técnicas de aprendizaje automático y procesamiento de lenguaje natural.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here