Endesa, a la búsqueda de murciélagos

Endesabats es un proyecto en el que la energética busca a estos mamíferos en sus centrales hidroeléctricas con el objetivo de protegerlos y preservarlos

Endesabats Endesa murcielagos 1
Imagen proporcionada por Endesa / David Guixé-CTCF.

El murciélago se muere. Este animal, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), debe ser protegido por varias razones importantes: regula la población de insectos, es un bioindicador del estado de salud de los ecosistemas y cumple una importante función antiplagas. En Europa, su supervivencia preocupa y ya se han llevado a cabo varias iniciativas para protegerlo; en España, todavía es una asignatura pendiente. 

Nuestro país alberga unas 32 especies de quirópteros (murciélagos) que hibernan y se aparean en territorio nacional. Doce de estas son vulnerables y una ya está en peligro de extinción. Su labor de protección es complicada: uno de sus lugares favoritos para vivir son las galerías de las centrales hidroeléctricas, ya que son oscuras, húmedas y tienen temperaturas suaves durante todo el año, pero el cierre de estas galerías dificultan su supervivencia

¿Deberían unirse las compañías energéticas para su protección? En España, la respuesta es una incógnita. Así que Endesa, en el año 2013, desarrolló un proyecto junto al Laboratorio de Biodiversidad y Conservación Animal del Centre Tencològic Forestal de Catalunya (CTFC), con el objetivo de “mejorar el conocimiento y la conservación de los murciélagos cavernícolas, de sus requerimientos ecológicos y de su relación con el funcionamiento de las centrales hidroeléctricas, además de proponer medidas de gestión en nuestras infraestructuras”. Seis años después, el proyecto, llamado Endesabats, ha evolucionado hasta convertirse en uno de los pilares del Plan de Conservación de la Biodiversidad de la compañía. Su lema podría resumirse en “buscar, conservar, acondicionar”.

Endesabats Endesa murcielagos 1
Grupo de 'muricecs' / David Guixé-CTCF.

El proyecto Endesabats

En un principio, Endesabats solo estudiaba las poblaciones de murciélagos de sus centrales, así como de infraestructuras situadas en tramos altos de río. Más tarde, comenzaron la inspección de los refugios, el censo de las poblaciones y la caracterización de los murciélagos, además de “capturar” especies vulnerables y en peligro de extinción para su estudio y reproducción, con lo que la compañía podía investigar qué podían hacer para mejorar y acondicionar sus centrales hidroeléctricas. De este modo, tras años de estudio y de recopilación de datos, consiguieron algunas actuaciones para adecuar sus instalaciones: “Entre otras, acondicionar las entradas a los túneles, colocar cajas-refugio específicas y disminuir la luminosidad en determinados puntos críticos para los quirópteros”.

Lo que empezó como una acción social de Endesa en Cataluña, ha ido extendiéndose hasta llegar a 15 localidades de esta región, pero también de Andalucía y Aragón, donde la compañía cuenta con grandes instalaciones de explotación hídrica. Solo en 2018, gracias a escuchas y fototrampeos, han conseguido contabilizar hasta 2.722 animales –de un total de 4.800 desde 2013– de doce especies, todas ellas protegidas, que conviven y se benefician de las instalaciones hidroeléctricas y sus infraestructuras.

Andalucía mejora cuatro de sus centrales

Como explican desde Endesa, entre otras adecuaciones, en Andalucía se han creado “puertas de acceso, se han instalado cajas nidos, y retirado tapas de registro en distintas ubicaciones con el objetivo de incrementar las colonias de murciélagos en estos nuevos refugios.

“La finalidad de esos trabajos –añaden– no es otra que seguir contribuyendo a la conservación de este grupo de mamíferos. Es vital continuar trabajando en el estudio y divulgación de los quirópteros ya que suponen un beneficio directo para los ecosistemas debido al papel clave que ejercen como reguladores de las poblaciones de insectos y posibles plagas forestales y de la agricultura, que actúan como bioindicadores del estado de los ecosistemas que habitan”.

Endesabats Endesa murcielagos 3
Detalle de quirópteros en centrales de Endesa / David Guixé-CTCF.

Aragón, ultrasonidos que salvan colonias

Por otro lado, desde Endesa señalan el gran potencial de la comunidad de murciélagos en las minas abandonadas de la zona de Mequinenza, en Aragón, con una alta actividad del género Myotis. En éstas, han podido grabar con equipos especiales, sobre todo, a murciélagos de herradura grande. Pero, solo a través de análisis llevados a cabo con innovadores equipos de ultrasonidos, han podido detectar un mínimo de siete especies. Es lo que ha ocurrido en Cimentera, donde han encontrado una concentración importante de murciélagos, con unos 400 individuos de murciélago de herradura grande y unos 200-250 del murciélago pardo, entre otras especies. 

“Por último, cabe destacar el seguimiento de la metapoblación (grupo de poblaciones de una especie separadas pero que interactúan a cierto nivel) de murciélago ratonero patudo de Aragón-Cataluña. Al ser una especie en peligro de extinción y tan ligada a los ecosistemas acuáticos y las galerías y refugios subterráneos cercanos a los ríos y pantanos, hemos apostado por su seguimiento y estudio para aportar soluciones y mejoras para su conservación en España”, explican fuentes del proyecto. Así, se ha podido estimar la población reproductora en diez refugios y se han determinado seis refugios donde la especie está todo el año, ocho de invernada, 17 de reproducción y cuatro donde se concentran machos e individuos no reproductores.

Cataluña, responsables de la búsqueda de murciélagos

La iniciativa comenzó en Endesa Cataluña gracias a los técnicos del Centre de Ciencia i Tecnologia Forestal de Catalunya, encargados del proyecto en la región. “Han visitado túneles, pasillos, edificios y cavidades de las instalaciones de Endesa donde ya se conocía la existencia, o bien se han encontrado por primera vez especies amenazadas de murciélagos”, subrayan.

Estos técnicos han trabajado, durante el último año, en el embalse de Utxesa, en Lleida, que se encuentra a escasos metros del pantano y rodeado de un bosque de pinos por un lado y campos de cultivo por el otro. “Esta heterogeneidad de paisajes es muy buena para los murciélagos ya que les ofrece varios entornos donde cazar y beber”, indican desde Endesa. Es en este lugar donde han capturado dos especies de murciélago: “El murciélago de herradura pequeño, que se refugian dentro de un edificio de la zona; y el murciélago ratonero gris itálico (ocupante de cavidades en árboles). Además se ha podido determinar la presencia del murciélago grande de herradura, el murciélago enano, el murciélago de Cabrera, el murciélago de borde claro y el murciélago montañero”.

Endesabats Endesa murcielagos 4
Murciélago solitario / David Guixé-CTCF.

Solo importa la conservación

En el último año, alrededor de 2.800 murciélagos se han visto beneficiados del proyecto Endesabats, que protege y preserva a unos mamíferos vitales para el ecosistema nacional. Sus centrales, abandonadas o no, pueden albergar quirópteros, y estos pueden sobrevivir sin ayuda externa. El problema es cuando sus especies empiezan a decaer por problemas en las infraestructuras y no hay ningún factor que haga que vuelva a aumentar su natalidad.

La gran riqueza de especies que se han detectado dentro del proyecto aporta nuevos y valiosos datos de la biología y distribución de los quirópteros. Estos datos son de gran utilidad para conocer mejor el estatus de las especies. Además, Endesabats “aporta datos de la ecología, fenología y estado poblacional de especies amenazadas, que pueden contribuir de manera significativa en su supervivencia”. Porque, en el fondo, la conservación de las colonias de murciélagos no debería ser solo una responsabilidad de Endesa. 

Video población Escaleta CTFC.mp4

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here