Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Agricultura de precisión

Análisis en agricultura: Entendiendo la agricultura de precisión con el análisis de humedad del suelo

La agricultura moderna ha supuesto un nuevo paradigma dentro del sector agrícola, abandonando las obsoletas y poco ecológicas técnicas usadas en la agricultura tradicional. Esta transformación debe una buena parte de su éxito a las innovaciones tecnológicas de los últimos años. Dentro de la agricultura moderna, la agricultura de precisión es la variante más conocida y usada, donde los análisis, en especial el análisis de la humedad del suelo, son una herramienta fundamental en la forma en que se gestiona el campo.

Evolución de la agricultura de precisión

El concepto agricultura de precisión tiene varias posibles definiciones e ideas de lo que abarca y cómo funciona. En general, se identifica la agricultura de precisión como una estrategia de gestión de toda la explotación que tiene como objetivo mejorar la producción y minimizar el impacto medioambiental, apoyándose para ello en la información disponible.

La idea de que la agricultura se realizase de forma más óptima no es un concepto nuevo, pues hay ensayos basados en esta idea ya en el siglo XVIII. No obstante, en aquella época la agricultura se realizaba en campos pequeños y los agricultores apenas disponían de información más allá de su propio campo. Solo a partir de la mecanización de la agricultura es cuando se puede hablar de prácticas agrícolas a gran escala. 

En la actualidad, la agricultura integra diversas tecnologías, como sensores, GPS, drones o análisis de datos, para obtener un conocimiento detallado de los campos y los cultivos. Lo que hace que la agricultura de precisión funcione es la capacidad de obtener datos en tiempo real. Obtener un análisis avanzado de la humedad del suelo o conocer la salud de los cultivos en cuestión de segundos puede marcar la diferencia entre una cosecha abundante o perder una gran parte de la producción de la temporada.

Entendiendo cómo funciona el análisis de la humedad del suelo

El análisis de la humedad del suelo implica la utilización de sofisticados sensores y sistemas de monitorización para obtener información precisa y detallada sobre el contenido de humedad del suelo. En el caso de los sensores, suelen colocarse en distintos lugares del campo y cada uno de ellos proporciona datos sobre los niveles de humedad del suelo a distintas profundidades en su zona. Al conocer las variaciones de humedad dentro de un mismo campo, los agricultores pueden optimizar el uso del agua, evitar un riego excesivo y garantizar que los cultivos reciban la cantidad adecuada de agua en el momento oportuno.

Sin embargo, la teledetección se ha erigido como una alternativa para obtener datos sobre la humedad del suelo sin la necesidad de instalar ningún dispositivo sobre el terreno. Para lograr esto, algunas plataformas cuentan con la función de Análisis avanzado de la humedad del suelo. Es el caso de EOSDA LandViewer, una plataforma en línea creada por EOS Data Analytics que permite buscar, procesar y analizar imágenes en cuestión de segundos. Las imágenes provienen de diferentes fuentes, con varios niveles de resolución, lo que permite cubrir cualquier necesidad. El uso de la función de análisis de la humedad tiene en cuenta tanto la humedad en la superficie de la tierra (primeros 7 cm. de profundidad) y en la zona radicular (hasta 70 cm. de profundidad). Además, cuenta con características adicionales únicas, como datos históricos desde 2002, disponibilidad apenas unas horas después del paso del satélite y la capacidad de no verse afectada por la existencia de nubes o vegetación en las imágenes, gracias a varios algoritmos.

Beneficios del uso del análisis avanzado de humedad del suelo

Conocer con precisión el contenido de humedad del suelo es fundamental para un correcto desarrollo de la agricultura. Estas son las principales ventajas:

  • Conservación y mejor gestión del agua: Al medir con precisión la humedad del suelo, es posible ajustar el riego, evitando el desperdicio de este valioso elemento.
  • Menor impacto medioambiental: El uso descontrolado del agua dulce puede alterar de forma drástica algunos ecosistemas. Utilizando solo el agua necesaria, el impacto sobre el medioambiente se reduce.
  • Mayor eficiencia: Ajustar el riego no solo evita problemas al medioambiente, también supone un ahorro en el coste en insumos. Los agricultores podrán ahorrar dinero sin perjudicar el rendimiento futuro.
  • Mayor salud de los cultivos: La falta de agua es un problema para las plantas, pero el exceso de agua también lo es. Un nivel correcto de humedad favorece la salud de las plantas, lo que incrementa el rendimiento.
  • Toma de decisiones basada en datos: Los datos actualizados permiten a los agricultores reaccionar a tiempo y adaptarse a las condiciones cambiantes del campo, en lugar de actuar a base de suposiciones.
  • Mejores estrategias: Gracias a los datos de humedad del suelo, podrá decidir cuándo realizar la siembra y adecuar el terreno, de modo que la germinación transcurra sin problemas.

Perspectivas de futuro

A medida que avance la tecnología en los próximos años, surgirán nuevas y mejores posibilidades. La integración de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático promete lograr información más sofisticada, mediante modelos predictivos o consejos proactivos. Dada la gran cantidad de información que se maneja en estos sistemas, cualquier avance en macrodatos también será adoptado para facilitar el acceso y manejo de dichos datos.

El uso de plataformas de análisis y funciones avanzadas muestra como la agricultura de precisión tiene un poder transformador nunca visto antes en el sector. Gracias a estas herramientas, los agricultores pueden hacer frente a los retos modernos, optimizando sus recursos y logrando un rendimiento superior al tiempo que protegen el medioambiente.