3M: Los 5 sentidos de la innovación

Centro de Investigación 3M

Es curioso pararse a pensar en la llegada de 3M a España, casi pintoresco. Era 1957, un tiempo en el que occidente terminaba de despojarse con determinación de las miserias de la posguerra. En la carrera, Estados Unidos ya había tomado la delantera en campos que por aquí solo se conocían gracias al vecino que ya tenía televisión en el cuarto de estar y versionados en series de ciencia ficción. Demasiada niebla y algún tragaluz. Fue entonces cuando la entonces pequeña población madrileña de Rivas protagonizaba una versión más realista y menos pachanguera de Bienvenido Mr. Marshall. 3M Corporation (Minnesota Mining and Manufacturing Co.) abría oficinas y una fábrica de productos de consumo. En 1966, la compañía complementa su presencia en la Península y se establece en Lisboa.

Más de 50 años después, España y los españoles somos otros y 3M, ya centenaria, tiene cada vez menos arrugas. El Centro de Innovación de 3M para España y Portugal que la multinacional puso en marcha en Madrid en noviembre de 2013 es una muestra visible de lenta pero inaplazable recuperación económica. También se alza como advertencia, apostando decididamente por una vía concreta para salir del pozo de la crisis; la inversión en I+D+i no es una alternativa, sino la verdadera opción para un país que quiera tener algún futuro.

Visitamos el Centro en compañía de Estrella Cabrero y Javier Cuesta,  R&D Manager y Director de Comunicación, Relaciones Institucionales y Responsabilidad Social de 3M España respectivamente. Ubicado junto a la sede de 3M España en una de las entradas principales de la capital, las instalaciones abarcan los 3.000 metros cuadrados, fueron empleados 6 millones de euros de inversión (4 en la construcción del edificio y 2 en el equipamiento de los diferentes laboratorios) y en él trabajan más de 40 técnicos y científicos. Lo intentaron, pero no pudieron beneficiarse de ninguna subvención. Para Cabrero, la motivación principal que llevó a la división española a ponerlo en marcha fue “disponer de un espacio concreto que revolucionara las relaciones de 3M tanto con sus clientes y consumidores finales como con la sociedad en general”. En este sentido, su misión es la de ser un lugar de trabajo colaborativo, un espacio donde hablar de las necesidades detectadas y buscar soluciones a las mismas.

3M cuenta con 40 centros de este tipo distribuidos por todo el mundo. En otra categoría situaríamos a los centro de investigación básica que desarrollan las plataformas tecnológicas y los laboratorios de desarrollo de las distintas divisiones de negocio de la compañía. En ambos casos, y dada la cantidad de información confidencial que generan y almacenan, las visitas no están permitidas.

Sobre la acogida que está recibiendo la iniciativa, ambos responsables hacen un balance muy positivo. “Hasta el momento nos ha sorprendido muchísimo; hemos recibido más de 2.000 visitas. Es tan importante ‘vender’ el Centro hacia el exterior como internamente. Que vengan altos cargos de 3M y salgan satisfechos de aquí nos da crédito y confianza. Cuando la gente ve y entiende todo lo que ofrecemos surgen infinidad de posibilidades. Así es mucho más fácil que cuando vas a visitarles a su empresa”, apunta Cabrero. “Estar tan cerca de IFEMA también nos permite cursar invitaciones a colectivos de interés. Directores de RRHH, los miembros de la Asociación Española de la Calidad…”, explica el también presidente de la Fundación 3M, Javier Cuesta.

En la compañía son optimistas con volver a la senda del crecimiento. Tal y como explica Cabrero, hasta junio acumularon 9 meses al alza, “si hemos hecho esta inversión cuando íbamos con bastantes dificultades, ahora nos ha cogido muy preparados”. En esa tendencia positiva, Javier Cuesta considera que “todo lo que tenga que ver con la exportación será el gran motor, y ahí la automoción está funcionando. Se trata de uno de los sectores con lo que más trabajamos. También progresará la seguridad, la protección de los trabajadores. A mayor demanda y productividad, más necesidad de este tipo de equipos”.

El germen divulgativo-didáctico para la construcción del Centro tiene su origen en la compleja estructura de 3M. Una compañía multinacional y ‘multiproducto’ que ha entendido que merece la pena darse a conocer de puertas para afuera. Buscando la síntesis, Javier Cuesta  define a 3M como “una compañía global, presente en todos los sectores, que pretende hacer la vida más fácil de personas y empresas a través de soluciones innovadoras y responsables”. Con 5.000 productos, 88.000 empleados, 85 laboratorios globales, 46 plataformas tecnológicas, un 6% de las ventas convertidas en investigación y presencia en 200 países, 3M pretende que la sociedad conozca su verdadero potencial en un proceso de reconocimiento de marca ambicioso. “Para eso este Centro, apunta Cuesta. Aquí no verás marcas. Todo es 3M. Hay más de 1.000 marcas en la compañía, pero hay 12 que son estratégicas –Post-it, Scotch, Adhesive Command o Nexcare- alrededor del astro rey que es 3M. Cada una tiene una presencia muy fuerte en el sector que trabaja pero lo importante ahora es ligarlas todas con la madre que protege al resto de las marcas”. Y en ese entramado, el papel de lo made in Spain tiene su parcela. “Son varios los ejemplos, pero quizá el más importante por su actual vigencia sea una solución para desplegar fibra óptica en los hogares de forma más económica y sencilla. Hemos trabajado este producto junto a compañeros de Alemania y Francia y por el momento lo están empleando Vodafone y Orange”.

¿Cómo manejar tal cantidad de referencias sin incurrir en errores en alguno de los procesos? Para Cabrero tiene que ver con la sostenibilidad, modus operandi con el que la compañía trabaja desde 1975 (aunque ya en el año 21 patentaron la lija agua,  que evitaba la inhalación de polvo en diversas industrias). “Llevamos muchos años haciendo ciclo de vida de producto. Quién fabrica qué, cómo se va a producir, qué contaminantes potenciales se van a generar, cómo desecharás los residuos, qué embalaje va a utilizar, etc. Todo esto tiene que estar revisado y aprobado antes del salto al mercado”.

Miles de productos y miles de empleados, muchos de ellos altamente cualificados. Mucho talento por compartir y por orquestar. “Lo hacemos gracias a las Comunidades de Colaboración, explica Cabrero. Todos tenemos acceso a cantidad de foros y herramientas que facilitan que la comunicación fluya. Ahora que las cosas van mejor, se están retomando las reuniones presenciales. Una de las grandes fortalezas de 3M es la cultura de compartir. Hay productos en los que intervienen 7 tecnologías y si no fuera gracias a una colaboración fluida poco partido le sacaríamos a ese talento. Nunca he pedido algo y no me lo han mandado, y eso contamina positivamente porque te sientes en la obligación de seguir esa misma actitud. Quieres ser de esa tribu. No compensa ejercer de outsider. Así empezó 3M, y creo que es mágico que ese espíritu no se pierda. Engancha y divierte”. Javier Cuesta completa el argumento con un ejemplo determinante. “Se hizo un análisis para detectar la esencia de la marca; tanto entre los clientes como entre los empleados. Algo que descubrieron los encargados del mismo fue que, por primera vez, la generosidad era un rasgo destacado dentro de una empresa”.

El recorrido

El Centro está equipado con 12 laboratorios y áreas de trabajo pensadas para favorecer un entorno de colaboración propicio. Teniendo en cuenta que en una ciudad, cada 20 segundos estamos en contacto con un producto 3M, el abanico es más que amplio. Soluciones para la reparación del automóvil, para la seguridad vial (por ejemplo la pintura reflectante de las señales de tráfico de la DGT); soluciones abrasivas (una de áreas históricas de la empresa), adhesivas, de farmacia, para el cuidado dental (cuentan con un gabinete dental completo para practicar intervenciones), hospitalarias (nos encontramos con un quirófano reproducido hasta el último detalle. “Hoy en cirugía, casi todo es desechable. Fabricamos packs quirúrgicos de todo tipo”, apunta Cuesta), soluciones de filtración y seguridad alimentaria (“es clave detectar rápido cualquier patógeno en alimentos”), sistemas de seguridad y protección laboral, soluciones de imagen corporativa y decoración de interiores, soluciones de telecomunicaciones, de energía…

El edificio dispone también de espacios colaborativos, salas de formación y áreas pensadas para la correcta administración del Centro. Se ha habilitado un espacio reservado para las oficinas, se han creado espacios de reunión y generación de ideas y se ha habilitado una zona destinada a la celebración de eventos. En la terraza se ha reservado un área para llevar a cabo ensayos que necesiten ser efectuados al aire libre. Se han instalado una serie de paneles solares que surten de energía a todo el complejo.

En la planta baja podemos repasar la historia de la compañía a través de sus principales hitos y ‘de la mano’ de uno de los grandes impulsores de 3M: William L. McKnight. La Tabla de Tecnologías de 3M organiza a modo de tabla periódica las conexiones entre las distintas plataformas tecnológicas de la empresa. Los más inquietos pueden ‘sentir’ la innovación de 3M en una zona demo con una treintena de demostraciones de soluciones concretas, como las microesferas, los abrasivos, los retrorrefectantes o el control térmico.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here