Superbatería flexible para recargar dispositivos electrónicos

Superbatería flexible

Científicos del grupo de Cátedras Conacyt en la Facultad de Ciencias Químicas (FCQ) de la Universidad Autónoma de Coahuila (Uadec) han desarrollado un prototipo de superbatería flexible para recargar dispositivos electrónicos.

Los investigadores buscan que este prototipo de superbatería flexible pueda recargarse en menos de 30 segundos, proporcione al menos mil horas de energía, y esté construida con materiales flexibles de bajo costo que permitan su comercialización y adaptación en diversos dispositivos electrónicos.

“La electrónica flexible es una nueva tendencia tecnológica a nivel mundial que busca desarrollar todos los componentes electrónicos que existen actualmente como capacitores, baterías, displays (visualizadores) y transistores con materiales más ligeros, flexibles y de costo más bajo que los que se utilizan en la electrónica convencional”, explica el doctor Jorge Roberto Oliva Uc, catedrático Conacyt adscrito al Departamento de Materiales Cerámicos de la Facultad de Ciencias Químicas.

El especialista agrega que la importancia de esta tecnología radica en que, en un futuro, la electrónica flexible permitirá desarrollar dispositivos electrónicos —como televisores móviles, televisores, displays y baterías— más compactos, que se puedan doblar y con menor demanda de energía. “Por ejemplo, suponiendo que existan baterías flexibles, estas se podrían incorporar en las ropas, y las mismas ropas podrían cargar nuestros dispositivos móviles como los celulares”, indica a la Agencia Informativa del Conacyt.

“La ventaja principal de los dispositivos flexibles es que son más ligeros que los componentes electrónicos actuales. Por ejemplo, existen componentes capacitores electrolíticos que son voluminosos y tienen forma cilíndrica; en ese caso, la electrónica flexible ha permitido desarrollar capacitores que tienen grosores de menos de un milímetro y tienen el mismo o mejor desempeño que un capacitor electrolítico voluminoso que es cilíndrico”.

Además, la electrónica flexible permite desarrollar dispositivos móviles que se puedan doblar. Esto permitiría resolver parcialmente algunos problemas que surgen con la electrónica convencional; por ejemplo, cuando se quiebra la pantalla de un celular después de una caída. Un celular flexible y más ligero, no permitiría que esto ocurriera con facilidad. Otra ventaja es que previsiblemente los tiempos de vida de los dispositivos electrónicos serán más largos.

Sin embargo, el investigador también advierte que este tipo de tecnología cuenta con desventajas en la actualidad, como la sustentabilidad de sus componentes. “No se ha buscado cómo hacer que los componentes flexibles se reciclen o que sean biodegradables. Entonces, en realidad, hay que hacer dispositivos flexibles que sean amigables con el medio ambiente después de que terminen de usarse”.

El doctor Oliva afirma que los especialistas a nivel mundial desarrollan investigaciones en torno a la reducción de costos de los elementos que conforman los dispositivos electrónicos flexibles para que puedan comercializarse.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here