Un estudio realizado en EEUU niega que el cáncer sea cuestión de ‘mala suerte’

Un estudio realizado en EEUU niega que el cáncer sea cuestión de ‘mala suerte’
Un estudio realizado en EEUU niega que el cáncer sea cuestión de ‘mala suerte’

Un equipo de investigadores de EE.UU. defiende, en la revista Nature, que el riesgo de padecer un cáncer está más influenciado por factores extrínsecos o del entorno (como la exposición a la radiación ultravioleta) que intrínsecos (como los problemas que puedan surgir en la replicación del ADN). Estas ideas entran en contraposición con el polémico trabajo realizado por Cristian Tomasetti y Bert Vogelstein, publicado en la revista Science, el cual sostenía que dos tercios de los tumores se producen debido a la ‘mala suerte’. 

“Sus autores exponían que el cáncer es causado únicamente por factores intrínsecos, como las mutaciones de las células, y no extrínsecos”, explica a Sinc Yusuf Hannun, autor principal del nuevo artículo e investigador en la Universidad de Stony Brook (EE UU). “Nuestro estudio manifiesta justo lo contrario: que la mayoría de los cánceres se deben a factores de riesgo externos”.

Factores extrínsecos

Tomasetti y Vogelstein asumieron la idea no demostrada de que la aparición de un cáncer depende del número de veces que las células humanas se dividen: es decir, cuantas más divisiones haya, mayor será la probabilidad de que puedan dar lugar a un tumor. Ambos autores concluyeron entonces que los fallos acumulados en este proceso se debían simplemente a una cuestión de azar, o en sus propias palabras, a la “mala suerte” (con una posibilidad del 65 por ciento de que esto ocurriese). 

No obstante, Hannun y su equipo han utilizado datos epidemiológicos y realizado análisis de mutaciones celulares, y los resultados obtenidos demuestran que los factores intrínsecos, como los señalados por Tomasetti y Vogelstein, contribuyen en menos de un 10–30 por ciento al desarrollo de un cáncer. Sin embargo, los factores externos constituyen entre el 70 y el 90 por ciento del riesgo de padecer esta enfermedad. 

“Nuestro estudio prueba definitivamente que la ‘mala suerte’, es decir, las mutaciones aleatorias que ocurren de forma natural al dividirse las células, no es una explicación suficiente para la aparición de un tumor. Por el contrario, los factores extrínsecos tienen una influencia predominante”, apunta Hannun. Considera que la prevención es la pieza clave en la lucha contra el cáncer e insta a que la población, los gobiernos y los donantes privados hagan de ello una prioridad. 

También apunta la importancia de que la investigación en este campo se centre en comprender cuáles son esos factores externos que influyen en la patogénesis de los tumores. Ello debe sumarse a un incremento en las medidas de prevención, según el autor. 

“En el futuro queremos ampliar el modelo teórico de nuestro estudio para incorporar los efectos de los factores extrínsecos y entender el desarrollo del cáncer y sus riesgos, así como crear un modelo general que sirva para predecir cómo determinados sucesos en un periodo temprano pueden influir en el desarrollo del cáncer”, concluye el experto.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here