UC3M Hospital Gregorio Marañón COVID-19
Colaboración entre la UC3M y el Hospital Gregorio Marañón para desarrollar un nuevo prototipo de respirador para UCI ante el COVID-19

Fruto de la colaboración entre la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) y el Hospital General Universitario Gregorio Marañón (HGUGM) ha surgido un nuevo prototipo de respirador dirigido a las unidades de cuidados intensivos (UCI) ante la crisis sanitaria provocada por el COVID-19. 

El proyecto se puso en marcha a principios del mes de abril a través de una campaña de crowdfunding (todavía abierta) organizada por la Fundación Universidad Carlos III. Consiguió el objetivo inicial de financiación, fijado en 50.000 euros, en apenas 24 horas. Ya se ha terminado el montaje de dos unidades para comenzar las pruebas de validación con animales y los procesos de homologación.

La cifra de financiación captada ha superado los 67.000 euros, gracias a las aportaciones de más de 1.600 donantes particulares y, además, varias instituciones se han interesado en realizar aportaciones adicionales al proyecto. Todo ello se dedicará íntegramente a la fabricación de respiradores.

Fase de homologación

En paralelo a las pruebas de homologación en cerdos, los investigadores de la UC3M y del HGUGM llevarán a cabo el proceso de homologación de la Comunidad de Madrid, de acuerdo con la normativa vigente y siguiendo los procedimientos establecidos por la Agencia Española de Medicamentos y Equipos Sanitarios.

Con la puesta en operación real de las primeras unidades del respirador también se avanzará en el Marcado CE, lo que ampliará su homologación internacional y que permitirá que estos productos puedan continuar siendo útiles en nuestro sistema sanitario después de la situación de urgencia actual. 

En abierto

Este proyecto puede contribuir a que se cree una industria nacional con cierta capacidad de producción y autonomía para responder a necesidades como las actuales, señalan desde la universidad. Se refieren, sobre todo, a posibles nuevas oleadas del virus hasta que no exista una vacuna masiva.

De hecho, los promotores de la campaña están contactando con empresas que puedan estar interesadas en la fabricación, aumentando así la capacidad productiva de un equipo que está concebido para su fabricación accesible, aun teniendo las complejas especificaciones que se requieren para los equipos de UCI.

Esto se consigue porque la tecnología estará en abierto y porque ha sido diseñado con componentes disponibles a través de diversos proveedores. Con ello, se pretende proporcionar una alternativa a los respiradores de alta gama que hay en las UCI para dar así una respuesta más rápida y económica a los pacientes del COVID-19 que comparten patologías pulmonares muy delicadas. 

Distintas funciones

Los respiradores para UCI de este proyecto funcionan en modo de operación mandatoria y en modo asistido: con el primero se cubren las necesidades de los pacientes con mayor afectación pulmonar, que no pueden respirar por sí mismos, mientras que con el segundo, la máquina no fuerza al paciente a respirar, sino que lo acompaña a su ritmo y completa su esfuerzo, midiendo de manera permanente el flujo, el volumen y la presión del aire inhalado y espirado.

Además, este respirador para UCI realiza un control de presión positiva al final de espiración (PEEP), una característica fundamental para asegurar que no se daña el pulmón del paciente de COVID-19.

El sistema informa en todo momento al personal especialista médico a través de una pantalla de control de todos los parámetros del respirador, e integra una visualización de las gráficas de presión pulmonar y volumen de aire que facilitan verificar la correcta ventilación del paciente.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here