Foto: Ciudades Sostenibles del BID. Paneles fotovoltaicos en Barbados.
Foto: Ciudades Sostenibles del BID. Paneles fotovoltaicos en Barbados.

Por Ariel Yepez – Esta columna fue originalmente publicada en el blog Energía para el Futuro del Banco Interamericano de Desarrollo BID.

El sector energético del Caribe está en el momento perfecto para cambiar.Su tradicional dependencia en combustibles fósiles ha llevado a que los caribeños paguen algunas de las tarifas eléctricas más altas del mundo. Sin embargo, con un compromiso con cambiar su infraestructura, invertir en energía sostenible y modernizar el marco legal y regulatorio, la región puede avanzar hacia un futuro más sostenible.

La caída en picada de los precios del petróleo le da a la región una oportunidad única de invertir en tecnología de energía limpia. Aunque, por supuesto, la caída de precios le ofrece a estos países un respiro de los altos costos de energía, también es un recordatorio de cuán expuesta está la región a los volátiles precios del petróleo. En el Foro de Energía Renovable del Caribe el 20 de octubre de 2015, Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), señaló, “Creo que tenemos una ventana de oportunidad para hacer frente a los problemas energéticos del Caribe, un factor que obstaculiza a la competitividad de su región, sus niveles de vida y sus perspectivas a largo plazo.” El presidente Moreno presentó una visión para el uso de ahorros generados por la caída de los precios del petróleo para financiar la transformación del sector energético del Caribe.

Para aprovechar esta ventana de oportunidad, el Banco de Desarrollo del Caribe y el BID están financiando un Fondo para la Energía Sostenible de 71 millones de dólares para el Programa del Caribe Oriental. El programa contribuirá a la diversificación de la matriz energética en los seis países del Caribe Oriental para reducir el costo de las tarifas de generación de energía y electricidad. Lo hará a través de la promoción  eficiencia energética y tecnologías de energía renovable para reducir la dependencia de la región del Caribe Oriental de los combustibles fósiles líquidos. El programa es compatible con los objetivos de la iniciativa Energía Sostenible para Todos Américas, que promueve el acceso universal a la energía, la eficiencia energética y el uso de las energías renovables en América Latina y el Caribe.

El programa promoverá medidas de eficiencia energética y a mejorar las iniciativas existentes y exitosas como promuévela promoción la eficiencia energética en hoteles del Caribe y el Programa de Acción para la Energía Renovable, que trata de aumentar la eficiencia energética en la industria del turismo e invierte en energía solar y eólica. Si bien es cierto que este tipo de tecnologías limpias tienen límites, los países del Caribe pueden garantizar una red eléctrica estable mediante la inversión en tecnologías complementarias de base .

La eficiencia energética es una de las inversiones más inteligentes que los países del Caribe pueden tomar dado el alto rendimiento de la inversión. Barbados, por ejemplo, ya ha invertido en la adaptación de alumbrado público y ha visto una caída en las facturas de energía. Otros gobiernos en el Caribe están interesados en copiar el modelo, porque han visto el impacto que estas medidas tienen sobre las comunidades en términos de proporcionar alumbrado público más asequible y eficiente.

El programa SEF de 71 millones de dólares en los estados del Caribe Oriental financiará varias opciones de energía, incluyendo energía geotérmica para determinar el potencial por explotar en varias islas volcánicas pequeñas. Además, se estudiarán las ventajas de promover que las naciones más grandes del Caribe cambien al uso de GNL, que es más barato y más limpio que el combustible líquido que se utiliza actualmente en toda la región.

Con el fin de lograr una matriz energética más diversificada y sostenible, toda la región tendrá que cambiar sus marcos legales y reglamentarios para alentar al sector privado a ser un socio en estos proyectos, ya sea a través de inversiones directas o a través de asociaciones público-privadas. Varios países del Caribe ya han comenzado a poner en práctica este tipo de reformas, y están preparando el terreno para un futuro energético más sostenible. Por ejemplo, Jamaica ha comenzado a trabajar con el sector privado para explorar la idea de importar gas natural, un paso que ayudaría a diversificar la matriz energética.

El Fondo para la Energía Sostenible para el Programa del Caribe Oriental es una inversión en el futuro de todos los ciudadanos del Caribe, que los pondrá en el camino para proporcionar energía sostenible para todos, asegurar que las generaciones futuras tengan acceso a opciones de energía asequibles y fiables. Al tomar ventaja de los bajos precios del petróleo ahora, los países del Caribe están invirtiendo en un futuro energético sostenible, que creará oportunidades para la región y su gente.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here