Rabat transporte GMV

Rabat, la capital de Marruecos, ha lanzado un concurso para modernizar su flota de transporte urbano, y dos operadoras se han hecho con él: la española Alsa, veterana en viajes por carretera entre ciudades –y que, al gestionar el transporte de Rabat, tendrá su primera gran flota privada internacional– , y la local Citybus. Por otro lado, GMV se encargará de la parte tecnológica: suministrar los sistemas de venta y validación de tickets así como los de información para usuarios. Además, instalará sus sistemas inteligentes en un primer lote de 350 vehículos, que se extenderán –o eso se prevé– a 500 durante los próximos años.

En total, GMV proporcionará a esos primeros 350 vehículos del transporte urbano de Rabat sistemas de billetes y validación de tarjetas sin contacto, otro sistema de ayuda a la explotación y un último destinado a mejorar la información disponible para los usuarios. El primero está basado “en la venta a bordo de billetes sencillos y la validación y recarga, también a bordo, de tarjetas de transporte sin contacto, gracias al pupitre ETC-606i-8”, explican desde GMV. De hecho, los usuarios podrán solicitar también la recarga de las tarjetas de transporte a través de un portal web y una app específica.

Por otro lado, el tercer sistema, el de ayuda a los usuarios, proporcionará información “en tiempo real acerca de las horas estimadas de paso de los autobuses en las paradas más relevantes, incorporándose 120 paneles informativos de tipo LED para realizar esta tarea. Existirá además la posibilidad de consultar los horarios y recorridos de las líneas desde las web y las apps”.

Asimismo, una vez planificada la red de autobuses –horarios de conductores y de autobuses–, GMV monitorizará y permitirá la gestión del servicio con un sistema de inteligencia que visualizará el movimiento de toda la flota, haciendo que los centros de control puedan operar de forma óptima. Todo ello, mediante comunicaciones de voz o mensajes de texto desarrollados para tal efecto. Además, habrá otro sistema –también de GMV– que calculará las horas de paso por parada, también preparados para su uso en los centros de control antes mencionados. De ahí se transmitirán a los paneles de información de las paradas, así como a los conductores mediante indicaciones automáticas de regulación. Cualquier retraso o adelanto del horario será avisado con antelación.

Desde GMV aseguran que el nuevo transporte urbano de Rabat servirá para que los ciudadanos de la capital “puedan contar con un nuevo servicio tecnológicamente avanzado y con unos estándares de calidad equiparables a los de cualquier ciudad europea, acorde con las necesidades de la vida urbana actual”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here