Tecnología fotovoltaica adaptada al desierto de Atacama (Chile)

Paneles solares desierto

El consorcio denominado AtamoS-TEC, liderado por la Universidad de Antofagasta, ha sido la empresa elegida como adjudicataria del programa para el ‘Desarrollo de tecnologías para la industria de energía solar fotovoltaica en Chile’. Este proyecto, pionero en el país, financiará el desarrollo de tecnologías que se adaptan a las condiciones únicas del desierto de Atacama: alta radiación y clima árido extremo.

El vicepresidente ejecutivo de Corfo, Eduardo Bitran, ha afirmado que el grupo elegido está compuesto por “prestigiosas instituciones nacionales y extranjeras” y cuenta “con un significativo aporte de cofinanciamiento privado”. “Constituyen un consorcio tecnológico de nueva generación –ha asegurado-. Estamos muy motivados con esta iniciativa; sinceramente creemos que puede tener un impacto decisivo en el desarrollo solar del norte de Chile”.

Se trata de una iniciativa prioritaria dentro de la hoja de ruta del Programa Estratégico Solar. Busca aprovechar las características únicas del desierto de Atacama para adaptar y desarrollar tecnologías para la industria solar fotovoltaica del país, en cuanto a durabilidad y rendimientos esperados.  Chile quiere apostar por proveedores locales para crear un tejido industrial sofisticado orientado a la provisión de bienes y servicios para la industria nacional y la exportación.

“El potencial de Chile en este ámbito es enorme, por ello es fundamental poder abordar las singularidades del desierto de Atacama que generan dificultades en el aprovechamiento integral de la energía solar a través de la tecnología fotovoltaica”, afirma Bitran. “Este consorcio tiene como tarea el poder enfrentar estos desafíos a través del desarrollo de tecnología, investigación e innovación, y metas muy específicas para un período de no más de 10 años, donde tienen que ser capaces de bajar a la mitad el costo de generación con energía fotovoltaica. Si logramos este propósito, Chile va a estar en condiciones de cambiar su estructura productiva, industrial y minera, en especial del norte del país”.

El desierto de Atacama recibe la mayor radiación solar del mundo y un alto promedio de horas de sol al año. Ambas condiciones son inmejorables para el desarrollo de una industria solar, pero al mismo tiempo plantean un gran desafío para la durabilidad de los insumos de la industria (paneles, cableado, transistores, etc.).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here