Seis equipos viajarán a Silicon Valley a presentar sus aplicaciones. Arriba a la izquierda, las madrileñas de LPSN. Imagen: Technovation Challenge.

Desde 2010, el apoyo de grandes corporaciones tecnológicas como Google.org, Oracle, 3M o Adobe Foundation y el respaldo de la ONU hacen posible Technovation Challenge, la iniciativa global que busca promover el interés por la tecnología en niñas y jóvenes de entre 10 y 18 años.

Contribuir a la incorporación femenina al ámbito STEAM es una de las bases de este proyecto. ¿La herramienta para conseguirlo? La motivación, un elemento del que las más jóvenes carecen muchas veces tanto en el aula como en casa. En juego está que la brecha de género no se agrave más y empiece a reducirse en las áreas científico-tecnológicas que van a copar la empleabilidad del futuro.

La final última edición se celebró a finales del mes de junio. Todas las participantes –equipos de varias chicas y sus mentoras- partieron de un mismo planteamiento: identificar un problema de su comunidad, desarrollar una aplicación móvil que lleve a solucionarlo, elaborar un plan de negocio de lanzamiento y promocionar la app para generar el interés suficiente que facilite hacerla realidad.

Compitieron en la cita cumbre 304 equipos de más de 40 países que habían resultado ganadores de sus respectivos eventos locales (170 en categoría sénior, de quince a dieciocho años; y 134 en categoría junior, de diez a catorce años). Las seis mejores propuestas viajarían a Silicon Valley para presentar su solución en distintos foros TIC de primera línea.

Cinco de esos billetes de avión rumbo a San Francisco fueron a parar a Móstoles (Madrid), al IES Velázquez, a las integrantes del equipo senior LPSN por su proyecto When&Where, la app que mejora la seguridad de las mujeres cuando van solas por determinados trayectos. El sistema detecta anomalías si la mujer no llega a su destino o si se para, y envía un mensaje para confirmar que todo va bien. En caso de no producirse respuesta, la aplicación manda un mensaje a un contacto preestablecido. Si la mujer responde que algo NO va bien, la policía es avisada. Las jóvenes han sido mentorizadas por representantes de la Universidad Carlos III de Madrid y de la compañía Amazon.

Por otro lado, el equipo zaragozano Tech4JEL ha sido proclamado campeón continental europeo en categoría junior. Tres alumnas del IES Pilar Lorengar de la capital maña recibirán 1.000 dólares en formación STEM tras presentar la iniciativa Fun14s, la app que busca el aprovechamiento útil del tiempo libre de los adolescentes.

María y Leticia Gracia, trabajadoras de Deloitte y del ITA respectivamente, han sido las mentoras del equipo aragonés. Ambas explican a este periódico que los meses que han precedido al reconocimiento han resultado complejos. “El programa exige dedicación y esfuerzo. Un buen acompañamiento, liderazgo e inspiración por parte de las mentoras y mentores además de las ganas de aprender de las chicas son los factores que favorecen que ellas lleguen tan lejos como se propongan”, señala María Gracia, para quien coordinar la disponibilidad de las cinco ha sido otro obstáculo que finalmente han podido salvar.

“Las hemos guiado en el camino, las hemos motivado en los momentos de desánimo y hemos querido demostrarles que, si quieren, pueden”, añade Leticia Gracia, que considera que la mera participación en el concurso y llegar a presentar el proyecto a tiempo son “una recompensa en autoestima que retribuye de largo las muchas horas invertidas en su desarrollo”.

Pese a que la mayoría de los jóvenes europeos son consumidores de tecnología y la utilizan con comodidad, TechnovationChallenge ha querido ir más allá del mero uso. “El enfoque de reto social les hace más conscientes de los problemas de su entorno y el concepto de utilidad de la aplicación les obliga a profundizar en otras consideraciones –legales, económicas, burocráticas o de comunicación- que trascienden el ámbito tecnológico”, detalle la responsable del ITA.

Ninguna de las dos descarta volver a mentorizar a otro equipo el año próximo. Como apunta Leticia Gracia, la brecha de género STEAM es, a día de hoy, una realidad causada “por unas premisas sociales y educativas -estereotipos, creencias familiares y contexto sociocultural- que no tienen ningún fundamento”. En su opinión, la clave es educar en igualdad en la escuela, en casa y en el resto de entornos sociales. “Las niñas tienen la misma capacidad que los niños para destacar en estas disciplinas y hemos de ofrecerles los mismos recursos y oportunidades para que se puedan interesar por ellas libremente, sin sesgos. Deben tener contacto con referentes masculinos y femeninos que así se lo demuestren”.

Para corroborar las afirmaciones de su compañera en esta aventura, María Gracia llama a prestar atención a algunas cifras como que carreras técnicas relacionadas con la ingeniería industrial, la producción o la construcción tengan entre sus filas sólo un 20 % de matriculadas femeninas. Las cosas se ponen peor en informática, con apenas un 12 % de chicas en las aulas. “La falta de referentes y la influencia de ciertos modelos y estereotipos sociales llevan a las niñas a descartar esa formación. Hemos de ser conscientes del origen del problema para mitigarlo”.

Ambas piensan que, para solventar estos desequilibrios hay que contar con el compromiso de hombres y mujeres. “Queda mucho por hacer, pero estamos en el buen camino”, afirma Leticia Gracia. “Programas educativos como Technovation Challenge son un buen ejemplo para abrir vías de solución. Además es prácticamente gratis. Sólo son necesarios un ordenador, conexión a internet, un móvil, ganas de aprender, ganas de enseñar y un equipo de chicas. El programa empodera a las niñas y les permite creer en sí mismas y conseguir lo que se propongan”, añade María Gracia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here