Vivir en un mar de datos