Fernando Díez Ruiz: “La acción de Simone Biles es valiente y ejemplarizante”

El profesor de la Universidad de Deusto lamenta los tabúes que aún rodean a la salud mental y recomienda acudir al especialista ante cualquier señal que indique que algo no va bien
simone biles salud mental fernando diez ruiz deusto
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El 9% de la población tiene algún tipo de problema de salud mental y el 25% lo tendrá en algún momento a lo largo de su vida, según la OMS. La pandemia ha empeorado estas situaciones. En el mes de marzo, España era, junto a Portugal, el país de la UE que más ansiolíticos, sedantes e hipnóticos consumía. Los casos de ansiedad y depresión se han disparado. Sin embargo, estas estadísticas no han impedido que el mundo mostrara su sorpresa ante la decisión de la gimnasta estadounidense Simone Biles de no participar en la mayor parte de las pruebas programadas en los JJOO de Tokio alegando programas de salud mental.

Fernando Díez Ruiz, profesor doctor de la Facultad de Psicología y Educación de la Universidad de Deusto, explica a este periódico que la sorpresa es mayor por las razones que han llevado a Biles a dejar la competición y porque todo el mundo esperaba de su parte una actuación de 10. “Lo ocurrido nos sitúa ante una dicotomía interesante. Demuestra que los problemas de salud mental se visualizan menos y están más estigmatizados, de cara al público, que los problemas físicos de un deportista. Nos lleva a lo incierto. ¿Qué puede haber detrás de un problema de salud mental? ¿Cómo se puede producir ahora, en plena competición?”

Sentirnos identificados con Simone Biles

Para Díez Ruiz, al saber que la campeona olímpica tenía dificultades provocadas por los twisties (la pérdida de orientación en el aire), constatamos que lo que le ha pasado nos puede suceder a cualquiera. Simone Biles es humana. “Hablamos del fenómeno de la proyección. Nos reconocemos vulnerables, como ella. Cuando estos héroes empiezan a fallar, el mito cae y les vemos más parecidos a nosotros”.

¿Ayudará la sinceridad de Biles a que personas en situaciones comprometidas de salud mental den un paso adelante para solventar sus propios problemas? “Sin duda”, asegura el experto. “Servirá para que mucha gente se atreva a admitir que tiene un problema e intente solucionarlo. La acción de Simone Biles es valiente y ejemplarizante. Reconocer el problema es el primer paso para solucionarlo. La aceptación y la interiorización son necesarias. Biles es un ejemplo para mucha gente. El hecho de mostrar esa fragilidad, facilita que afloren situaciones similares que afectan tanto a deportistas de élite como a personas de a pie. Si le ha pasado a ella, que cuenta con preparación, entrenadores, apoyo… ¿qué razones impiden que nos ocurran a los demás?”

Tabúes

El profesor de la Universidad de Deusto recuerda que la salud mental sigue rodeada de muchos tabúes. “Cuando escuchamos que alguien tiene un problema de este tipo se encienden las alarmas. El cerebro es aún un gran desconocido y saber qué pasa por nuestra mente es complejo para la mayoría de las personas”, apunta.

Estos prejuicios vienen de lejos. “Antiguamente, si alguien tenía un problema mental, acudía a centros especializados -los manicomios, los tratamientos por electrochoque- que son parte de la historia y que no han gozado precisamente de muy buena prensa. Era lo que había entonces, pero los avances en este campo han sido muy importantes. Hoy día se han normalizado todos los tratamientos de salud mental, y estamos muy lejos del pasado”.

Las casuísticas delicadas y los elementos ‘extra’ se multiplican si ponemos el foco en Estados Unidos, el país de Simone Biles. “A la vuelta de las guerras -Vietnam, Afganistán o Irak- muchos soldados padecieron estrés postraumático, insomnio, adicciones, etc. La mayoría no comentaba nada al respecto. Les supondría un estigma perjudicial en sus carreras: ni los mandos, ni los compañeros confiarían en ellos, así que arrastraban los problemas en soledad. ¿Pondrías tu vida en manos de un compañero que en una acción de peligro pudiera fallar o bloquearse?”

Salud mental y pandemia

“No es lo mismo correr 1.000 metros que una maratón. El desgaste que llevamos es importante. Las reservar se agotan y estamos más expuestos psicológicamente”. Según Díez Ruiz, la pandemia, “en mayor o menor medida”, nos ha afectado a todos. El experto se detiene en aquellos menos resistentes a la frustración, en las personas que ya padecían problemas mentales previos –“lo más probable es que se agudicen”- o en quienes han tenido pérdidas importantes en lo personal o lo profesional. Incluso en los que han visto erradicada su forma de disfrute de ocio. “Se está haciendo largo, tenemos que llegar al convencimiento de que hay que convivir con el virus”.

El profesor doctor de la Universidad de Deusto, Fernando Díez Ruiz.

Afrontar esta situación es más fácil con determinadas herramientas. “Pongamos en marcha mecanismos que nos ayuden a adaptarnos. Al igual que preparamos el cuerpo en el gimnasio, es posible entrenar mentes más fuertes y flexibles. Para ello hay que aceptar el momento y buscar fórmulas personales y colectivas que nos ayuden; llevar una vida equilibrada, en armonía, que nos conduzca a mejorar la estabilidad emocional”.

Fernando Díez Ruiz añade que tomar esta ruta supone dedicar tiempo a conocer cómo nos encontramos, monitorizar lo que sentimos y qué dice nuestra mente. “Ante cualquier señal no pasajera que escapa a nuestro control hay que acudir a un especialista. No somos tan fuertes como parece. Los profesionales trabajaran para que nuestra normalidad no se vea más afectada. Conviene no demorarlo y afrontarlo cuanto antes”, concluye.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Anuario de la Innovación en España 2020

ZONA VIP

Accede a tus contenidos exclusivos

[login_form]

ZONA VIP

Accede a contenidos exclusivos

[login_form]

Suscribete a nuestra newsletter semanal