Siemens Healthineers radiologia 1

ZÚRICH. La planta de radiología es una de las más despersonalizadas de un hospital. Además, durante años, las sesiones de radio han sido, por el alto nivel de ansiedad y estrés que provocan, uno de los procesos más incómodos para los pacientes. El desconocimiento de lo que va a ocurrir o la soledad de una sala a la que deben enfrentarse solos no es lo idóneo para pasar medianamente bien una enfermedad. Para los técnicos que utilizan el escáner, en mucha menor medida, tampoco es sencillo: la innovación y la tecnología aparejan también nuevas formas de manipulación que, a veces, no son fáciles e intuitivas.

Por ello, Siemens Healthineers ha presentado un nuevo producto con el que pretenden paliar todos los inconvenientes anteriores. Si hay desconocimiento, habrá explicación; si hay miedo a estar solo, el médico les acompañará –excepto los segundos que dure la radiación–; y los técnicos del escáner podrán utilizarlo de manera fácil, sencilla e intuitiva. Se trata de Somaton X.cite, una solución que será presentada durante esta semana en la gran feria internacional de radiología, la de la RSNA (Radiological Society of North America), pero que ha tenido una jornada de muestra en el Hospital Universitario de Zúrich.

El nuevo escáner, destinado a la Tomografía Computorizada –los rayos x procesan imágenes dirigidas a una computadora– ya lleva unas semanas de testeo, aunque validado para su uso médico, en la Clínica Universitaria de Navarra (CUN), or lo que su jefe del Servicio de Radiodignóstico, Gorka Bastarrika, ha estado presente en Suiza. Allí, el doctor navarro ha indicado que las principales ventajas que tiene este equipo son, entre otras que “trae todos los beneficios de la evolución que ha sufrido el TAC a lo largo de estos años, en cuanto a reducción de dosis, en cuanto a calidad de imagen, en cuanto a posibilidad de tener una mayor precisión e incluso en cuanto a técnicas más avanzadas, como la imagen espectral”.

Asimismo, en el Somaton X.cite todo está basado en inteligencia artificial. Cuenta con una cámara 3D que reconoce la anatomía del paciente en cuanto este se tumba en la camilla, de manera que la dosis de radio puede calcularse mejor. De hecho, la cámara, desde el primer momento, reconoce su anatomía, permitiendo calcular la dosis de manera mucho más precisa y, a la vez, de forma más individualizada y personalizada. 

Siemens Healthineers radiologia 4

Pero la inteligencia artificial de Siemens Healthineers no solo está presente en la cámara. Además, el equipo cuenta con una nueva herramienta llamada MyExamCompanion, un “compañero” para el técnico, que ayuda a este a obtener los mejores resultados por un lado, con la dosis óptima para el paciente, y, por otro, la mejor calidad de imagen para el radiólogo. 

“Las nuevas capacidades que trae este equipo nos permite hacer estudios personalizados a cada paciente. No protocolos comunes para cualquiera, sino personalizados de acuerdo con la necesidad de la indicación clínica que tenga el paciente, las características físicas, etcétera. Y, sobre todo, son estudios muy robustos en el sentido de que cualquier técnico que se siente a hacer la exploración lo va a hacer con la misma calidad. Por lo cual, al final vas a tener, independientemente de quién haga ese proceso, la mejor exploración posible para el paciente”, explica Bastarrika.

[Le puede interesar: La alta tecnología de Siemens Healthineers sitúa a Cáceres en la vanguardia hospitalaria]

Cabe destacar que en la Tomografía Computorizada, todas las pruebas tienen radiación. Hay otras que no, como ultrasonidos, ecografías, resonancias o resonancias magnéticas. Pero en CT todas tienen. Así que Siemens Healthineers, para paliar los efectos de los rayos X ha conseguido que la radiación sea más individualizada y baja para cada paciente. Da igual el técnico que esté manejando la máquina: la dosis va a estar más individualizada que antes para el paciente.

La razón: todo está mucho más simplificado para el técnico. Desde la propia Siemens Healthineers han indicado que el Somatom X.cite también está dirigido, además de a los pacientes, a técnicos que, por ejemplo, trabajan de noche o que tienen un examen complejo (como un corazón), energía dual, transfusiones o estudios que cada vez permiten más información en radiología, pero que a la vez son más complejos de utilizar.

Siemens Healthineers radiologia 2

De este modo, el escáner puede manejarse de dos formas. La primera es desde una tablet, lo que aporta una mayor flexibilidad y, sobre todo, permite que la preparación de la sesión se pueda realizar dentro de la sala, con el paciente, que ahora ya no se encontrará solo. Solo se abandonará la sala cuando haya radiación –aún así, habrá una cámara visible para el paciente desde donde se controlará la sesión. 

En Siemens Healthineers aseguran que se han basado en estudios psicológicos con pacientes para incluir ciertas mejoras. Por ejemplo, las tablets del Somatom X.cite –conectadas al equipo mediante un imán-batería–, muestran cuánto deben aguantar la respiración, cómo y en qué momento de manera sencilla, a través de colores e imágenes que, a su vez, están reflejadas en la parte superior del tubo de radiodiagnóstico. Con ello, el paciente no se siente tan despersonalizado, además de mejorar las sesiones de pacientes con problemas auditivos o que, simplemente, hablan otros idiomas.

Siemens Healthineers radiologia 3

La segunda forma de manejar el equipo es de la consola principal, la unidad de manejo donde se pueden llevar a cabo los procesos más avanzados. Pero eso depende del técnico, ya que “todo está protocolizado desde la tablet, no se necesita cambiar nada desde la consola principal”, subrayan. La dosis, en radiología, está, desde hace muchos años, automatizada. Es algo estandarizado, todos los escáneres lo hacen, pero la diferencia es que puede hacerlo de manera más individual. Entre otras razones, por MyExamCompanion, el “compañero” del técnico, antes citado.

Sin este tipo de herramientas, como MyExamCompanion, todo dependería mucho más de quién tenemos sentado delante de la máquina. Si es un experto que sabe ajustar muy bien los parámetros, la prueba va a estar muy bien individualizada, pero si es alguien que acaba de llegar nuevo al hospital y está rotando entre distintas categorías dentro del servicio, quizá no conoce todas las funcionalidades de la máquina y no va a individualizar tan bien”, explican.

La información que necesita el paciente son los resultados y un buen diagnóstico. Con la personalización, se consigue que las pruebas sean más individualizadas, que es, aseguran, lo que más trabajan desde Siemens Healthineers. Saber qué va a pasar durante la prueba, el tiempo que estén dentro de la máquina, la respiración… Todos esos datos son mejoras para la experiencia del cliente. “En la CUN de Pamplona lo están recibiendo bien”, destacan desde la compañía.

“Actualmente, los pacientes reciben la dosis que necesita recibir para responder a la cuestión clínica que se plantea. No es ni más, ni menos, es la que necesitan. Si tuviera que definir hacia dónde va la radiología diría que hacia la personalización”, adivina Bastarrika. “Hasta ahora, lo que hacíamos era un protocolo más o menos general para todo tipo de pacientes, cualquier modalidad de imagen. Ahora vamos hacia la personalización, hacia la caracterización de lo que necesita cada persona”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here