María Garaña es vicepresidenta para  Europa, Oriente Medio y África (EMEA) de Microsoft Business Solution, multinacional  estadounidense, fundada el 4 de abril de 1975 por Bill Gates y Paul Allen. Dedicada al sector del software y el hardware.

Diplomada en Comercio Internacional por la Universidad de Berkeley y MBA por la Universidad de Harvard, Garaña  ha desarrollado la mayor parte de su vida profesional fuera de España, ocupando puestos ejecutivos para distintas empresas en ciudades como Estambul, Londres, Ciudad de México o Miami. En 2002 se incorporó a Microsoft, donde ha desempeñado, entre otros cargos, el de directora general del gigante estadounidense en el Cono Sur y presidenta de Microsoft España. Desde 2015 es vicepresidenta de la división de Soluciones Empresariales de Microsoft EMEA.

María Garaña participó el miércoles día 13 en una conferencia coloquio organizada por EAE Business School y APD en el marco del ciclo “Directivos españoles por el mundo: Transformación digital y nuevas oportunidades”. En el transcurso de la conferencia, Garaña resaltó que, ante la continua digitalización de las empresas, “los robots provocarán la desaparición de puestos de trabajo, pero se crearán otros relacionados con la inteligencia emocional”.

Tal afirmación deja claro de momento, las emociones no son cosas de robots, pese a la interesante película de Isaac Asimov, El hombre bicentenario, donde cuenta el proceso de humanización de uno de ellos. Un argumento que de momento se queda solo en la ficción, porque el aspecto emocional en robótica sigue siendo un bastión exclusivamente humano y de gran valor a la empresa, apuntó Garaña.

La vicepresidenta EMEA de Microsoft Business Solution, aseguró también que cuando tiene que contratar a alguien, busca “gente que sepa leer a la gente, personas que tengan capacidad de adaptación y una gran dosis de curiosidad”.

Para Garaña, el candidato perfecto es aquella persona que tiene curiosidad, buena actitud y el locus de control interno. Esta última cualidad hace referencia la percepción de que los eventos ocurren principalmente como efecto de las propias acciones, que equivale a decir, que la persona tiene la percepción de que él mismo controla su vida.

Selección del talento

“Seleccionar el talento correcto es lo más difícil de mi trabajo”, asegura la directiva. Pese a esta afirmación, Garaña añadió que “el registro de talento” de su corporación es muy amplio, porque contratan “perfiles técnicos muy diversos como, por ejemplo, filósofos”.

Respecto a la ausencia de las mujeres en empresas tecnológicas como la que dirige Garaña, una de las compañías de software más importantes e icónicas del mundo, reconoció que en su sector “no es difícil que entren mujeres sino que se queden”.

Y es que en la actualidad uno de los principales retos de empresas grandes y pequeñas es el de eliminar las barreras invisibles a las que se enfrentan las mujeres. Y una de las más patentes es la conciliación de vida familiar y laboral, que conlleva una doble jornada de la que están exentos la mayoría de los hombres.

Transformación digital

Aunque hoy en día la transformación digital es prioritaria en las empresas para un mayor desarrollo de negocio, no es un proceso fácil de abordar. “La mayoría de las compañías tiene proyectos de transformación digital pero lo difícil es la implementación, es decir, adaptar lo nuevo a lo que ya existe”, destacó. Y destacó a empresas como Toyota y Leroy Merlín, que son algunas de las marcas que han apostado por comenzar su transformación digital en España.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here