Desde que la innovación tecnológica se ha puesto al servicio de las finanzas, el número de compañías que se dedican al sector Fintech no ha parado de crecer. A día de hoy, ya operan más de 230 empresas Fintech en España dando empleo a unos 2.500 trabajadores y captando 250 millones de euros en inversiones durante 2016, según datos de la Asociación Españolas de Fintech e Insurtech (AEFI).

Esta tendencia responde al cambio en las expectativas de los usuarios y la demanda del público. La revolución digital, así como la disponibilidad de fondos y el apoyo de los reguladores, ha cambiado la relación entre los usuarios y sus entidades financieras en todos y cada uno de los servicios financieros. De la misma manera, ha conseguido conectar a los usuarios y ha creado nuevos servicios antes inexistentes. Para tener un panorama de estos servicios, Lendix, plataforma europea de préstamos a empresas, hace un repaso de seis áreas del fintech, imprescindibles para todo usuario, ya sea empresa, inversor o público general:

  1. Medios de pago: este es el servicio financiero más usado en España. Se trata del pago tanto a través de dispositivos móviles o electrónicos para facilitar el desembolso tanto online como en comercios físicos sin necesidad de contar con una de las tradicionales tarjetas bancarias.
  2. Finanzas Personales: este tipo de Fintech hace posible organizar automáticamente los gastos en tiempo real, colocando en una misma aplicación la información financiera de todos nuestros bancos y tarjetas, de tal manera que se puede obtener predicciones financieras, así como, recomendaciones de ahorro en función de nuestro estilo de vida.
  3. Gestores automatizados: dirigido a los inversores que quieren mantener, administrar y aumentar su riqueza, este tipo de Fintech abarca 4 categorías: las redes de inversión, el servicio de asesoramiento de inversiones, el servicio de gestión, y las plataformas de negociación. Mediante la aplicación de distintas tecnologías proporcionan servicios automatizados de inversión, adaptándose a las necesidades del cliente.
  4. Crowdlending: se trata de las plataformas de préstamos que unen empresas que quieren financiar su crecimiento con inversores que desean dinamizar sus ahorros a través de un nuevo activo, sin tener que recurrir a los bancos.
  5. Equity Crowdfunding: al igual que en el crowdlending, a través del equity crowdfunding se financian proyectos, pero en vez de que los inversores ganen intereses, obtienen una participación del proyecto, es decir se convierten en accionistas de la empresa a la que financian. Por lo general, se usa para la financiación de start-ups.
  6. Pagos internacionales/divisas: este servicio financiero es ideal para que las empresas gestionar sus operaciones y el riesgo de divisa asociado de una forma más eficiente y segura, por medio de nuevas soluciones tecnológicas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here