Retailers, digitalización y mucha China en Smart Innovation

En un mundo cada vez más digitalizado, el ecommerce ha adquirido una posición fundamental en la economía actual. Es por eso que este cambio, ya denominado como nueva revolución industrial, afecta a todo tipo de sectores, entre ellos, el retail, el dedicado a la venta al detalle. Con motivo de esta transformación digital, la red de B2B de networking DIR&GE ha organizado el evento Smart Innovation, donde expertos del retail se han reunido para analizar estos cambios en su sector, así como ventajas y futuros beneficios de sus compañías.

Entre ellos ha estado presente Ernesto Caccavale, director general de España y Portugal del Grupo Alibaba, que ha asegurado que, en el retail “existe menos tecnología de lo que se suele pensar”. Al final, se necesitan personas para crear cualquier tipo de mercado de venta, ya sea online u offline. “Está claro que la empresa, para abrir una tienda, necesita gente para gestionarla y organizarla, además de estrategias, marketing, etc. Es la misma situación para plataformas virtuales. Cualquier empresa necesita personas, un equipo dedicado que atraiga clientes, tanto de forma digital como presencial. Todas las plataformas tienen mil millones de problemas, pero no hay por qué tenerle miedo al cambio”.

Sobre este mismo punto ha hablado Borja Zamácola, director de Nuevas Tecnologías e Innovación de Neck&Neck, que ha considerado que no hay que ver al ecommerce como una amenaza, sino como una herramienta más en cualquier tipo de mercado. “Al ecommerce hay que quitarle ya la e-, ya que se ha convertido, casi, en el paradigma del comercio actual”, ha subrayado. Por otro lado, a Juan de la Torre, director de Marketing e Innovación de Pisamonas le da “mucha rabia” el tema digital, porque muchas veces, según él, nos olvidamos de nuestros hábitos de compra. “El principio del fin es cuando llamamos ‘usuarios’ a nuestros clientes”, ha considerado.

En tecnología se necesita inversión porque dar marcha atrás a procesos es complicado”, ha afirmado Mónica de Pablos, directora de IT Digital & Ecommerce de Trucco. En un principio, su compañía decidió que el ecommerce iría en marketing y, al volverse a debatir su situación, se creó un departamento entero de innovación y ecommerce. “La tecnología es una parte muy importante de las compañías, que son también las que tienen que decidir qué hacer con sus empresas”.

Para Zamácola, el gran problema (al principio) de los retailers era que tenían una visión “errónea” del mercado. “Pensábamos que el cliente online era diferente el de offline. Hoy en día, hemos tenido que intervenir mucho en tecnología y tanto lo online como lo offline van de la mano y en la misma dirección. Hay que darle facilidad al cliente, él elige lo quiere, cuándo lo quiere, cómo lo quiere, etc.”. Pero, por otro lado, también cree que “se está malacostumbrando al cliente, que se piensa que en dos horas un envío gratuito puede ser posible. Para los retailers es imposible, excepto para las más grandes, que tampoco”.

El caso de los consumidores chinos

Los clientes más “malacostumbrados” son, sin duda, los consumidores chinos. Caccavale ha explicado que las empresas españolas ya están dando grandes pasos para situarse en el ecommerce como plaza fuerte, pero que “todavía” queda mucho por recorrer. “En Alibaba, en un solo día hemos vendido 100.000 coches, sin tocarlos, todo digital. La nueva tienda de Alfa Romeo vendió 340 coches de lujo en 33 segundos. Más de diez coches cada segundo. Esto es comercio online”, ha destacado.

Asimismo, ha indicado que, en China, “ahora un país muy en boga”, su mercado quiere producto internacional, “porque es más atractivo, más tecnológico, más fiable. Si pensamos que es el 82% de la gente que compra (450 millones de personas que compra online) es una barbaridad. Por eso tenemos que poner productos españoles para dar posibilidades al consumidor”.

Muy exigente, el cliente chino, que siempre ha tendido hacia el ecommerce, tiene mucha más experiencia que los consumidores occidentales, ya que hay cinco veces más (en número) que en EEUU y Europa. Este consumidor necesita una empresa que comunique con ellos de forma directa y precisa. No es solamente el precio, la imagen. Quiere saber todo, el origen, de dónde viene, elementos, cómo se utiliza… Compran de todo, pero necesitan información y atención al cliente, y, sobre todo, mucha personalización. Para Caccavale, el futuro de los retailers españoles tiene que pasar, irremediablemente, por la venta global a todo tipo de mercados, y en este caso, el asiático ofrece unas oportunidades de crecimiento nunca vistas antes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here