Residuos sólidos convertidos en huertos caseros en Costa Rica

Alimentando la caja compostadora de la Escuela de Química del TEC
Alimentando la caja compostadora de la Escuela de Química del TEC

Tres investigadores de la Escuela de Agronegocios del Tecnológico de Costa Rica (TEC) han implementado huertos caseros para reutilizar los residuos sólidos generados en la comunidad de Santa María de Río Jiménez de Guácimo.

Se trata de los investigadores Roel Campos, María Fernanda Jiménez y Laura Brenes. El método consiste en recuperar los residuos orgánicos en los hogares de esta zona y compostearlos. Esta práctica permite la reducción y estabilización de dichos residuos, además de generar materiales de calidad que pueden utilizarse como abono del suelo.

Según informa la Agencia Dicyt, se obtiene un abono de excelente calidad que puede ser utilizado en agricultura familiar. Esta práctica, a su vez, apoya la mejora en la gestión ambiental como la seguridad alimentaria y nutricional de ese cantón. La actividad no requiere de mucho tecnicismo y los insumos necesarios para implementarlas son mínimos.

Los emprendedores contaron con el apoyo de la ingeniera Gina Borrero, quien realizó su trabajo final de graduación en gestión de recursos naturales y tecnologías de producción del TEC. Ella ha elaborado un abono orgánico que ha sido utilizado en la comunidad de Santa María de Guácimo a partir del compostaje de residuos sólidos bajo el método de Takakura, técnica de conversión de los residuos orgánicos del hogar a abono orgánico.

En esta técnica, los residuos orgánicos son sometidos al compostaje con medios de cultivo de microorganismos que se adaptan al suelo y se encuentran disponibles en el ambiente natural. La transformación de los residuos orgánicos ocurre de tal manera que no se generan malos olores. Además, en este sustrato los alimentos son mineralizados a una mayor velocidad en comparación con un sustrato como el suelo.

Durante el proceso de transformación, se alcanzan temperaturas que causan la reducción del volumen de los residuos y la muerte de los microorganismos patógenos. A su vez, se permite cerrar el ciclo de residuos orgánicos sin necesidad de transporte, convirtiéndose en una alternativa que reduce la emisión de gases de efecto invernadero.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here