renting

Moverse en transporte privado es una tendencia al alza. La crisis del COVID-19 ha vuelto a impulsar, contra todo pronóstico, esta forma de movilidad. Su futuro parecía decaer en favor del transporte público, el carsharing o el auge de la bicicleta en las ciudades, entre otros), pero el renting parece haber acudido al rescate. "Es un producto cómodo para situaciones de corto plazo. Con la pandemia es difícil predecir cómo será la movilidad, por lo que los clientes apuestan por servicios a medida para moverse en las ciudades o en sus momentos de ocio", explica a Innovaspain Maria Martinez, directora de MasQRenting.

El cliente, cada vez más informado y exigente, busca soluciones flexibles que le ayuden a tener movilidad en circunstancias concretas. En este sentido, el modelo de renting flexible comienza a ganar terreno. ¿Es, por tanto, el futuro? "Desde luego se ha convertido en una opción más que atractiva para el presente", asegura Martínez. "El renting flexible para particulares se va a demandar mucho de aquí a diciembre. Además es compatible con la sostenibilidad que buscamos en las ciudades", añade.

Desde que comenzó la pandemia, MasQRenting ha trabajado en una serie de productos de movilidad ajustados a estas necesidades. Por ejemplo, los denominados 'Bonos Mobility' de 15 días que pueden ser consumidos a demanda del cliente. Se dividen en dos días para vehículo eléctrico y cinco días para un monovolumen y otros dos para un coupé.

Por otro lado, la empresa ha lanzado tres modalidades de renting: flexible para particulares (a partir de tres meses y con devolución sin penalización), a largo plazo con cancelación gratuita a partir del séptimo mes y los vehículos de ocasión. Estos últimos son procedentes de contratos a largo plazo de renting que se realquilan con todos los servicios incluidos y cuotas más económicas.

"En este difícil contexto preferimos sentirnos más seguros y apostar por alquilar más que por ir en transporte público. Se apuesta por el renting en detrimento de otros servicios de movilidad como el tren, el autobús o el avión. Pero evidentemente cuando todo vuelva a la normalidad tendremos que volver a repensar el modelo de negocio. En un mundo tan cambiante es muy complicado planificar a largo plazo o hacer previsiones", concluye María Martínez.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here