Regenerar el nervio óptico gracias a los peces, ¿es posible?

pez cebra

Científicos de la Universidad de Salamanca están llevando a cabo una investigación en la que buscan desentrañar cómo regenera el nervio óptico en peces para su posible aplicación al sistema visual de los humanos. En concreto, el estudio se centra en el caso del pez cebra, capaz de regenerar su nervio óptico si presenta algún deterioro.

El objetivo pasa por determinar cómo y porqué lo logra y en qué medida estos mecanismos naturales podrían aplicarse al ser humano a través de procesos externos. En este sentido, el investigador responsable del estudio Juan Manuel Lara ha explicado que “los seres humanos hemos perdido la capacidad regenerativa”. Por eso, cuando se presentan lesiones en el nervio óptico “ya sean causadas por un glaucoma o por un cáncer de hipófisis, por ejemplo, que presionan ese nervio”, es muy frecuente que la persona “se quede ciega”.

Los datos que se desprenden del estudio en el laboratorio sugieren que, si se presiona el nervio óptico en un modelo de ratón, éste pierde el 90% de las células neuronales de la retina durante la primera semana y puede perder la visión por completo en las siguientes dos o tres semanas. Es decir, que el animal no puede regenerar estas células por sí solo, y “en humanos pasa exactamente lo mismo”, ha destacado Lara.

Ante esta situación, el reto está en someter a un modelo de pez cebra al mismo proceso de laboratorio. Entonces, tal y como han afirmado, sucede justo lo contrario: en los primeros días, sólo el 10% de esas neuronas se mueren y en la siguiente, ha informado Lara, ocurre justo lo inverso ya que “las que ha perdido se recuperan y el nervio envía prolongaciones”. Al mes el animal “está bien electrofisiológicamente y llegan señales al cerebro, con un comportamiento visual normal”.

Así, uno de los estadios de la experimentación consiste en actuar directamente en una lesión del nervio óptico del pez en el que “en distintos tiempos introducimos poblaciones de células gliales marcadas para ver, primero, si la regeneración es más lenta o más rápida que sin ellas”. Finalmente, hay que comprobar “si esas células externas que hemos metido participan o no en el sistema”, ha subrayado el responsable de la investigación.

El Glaucoma, principal causa de ceguera

El Glaucoma es una patología que engloba a un grupo de enfermedades que provocan un daño progresivo del nervio óptico y es la causa número uno de ceguera en el mundo. Padecida por 60 millones de personas, su progresiva y lenta sintomatología favorece que el 50% de los afectados no sean conscientes de que la padecen hasta que el deterioro de su campo visual resulta demasiado evidente y se dan cuenta de que la pérdida de visión es irreversible.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here