Juan Felipe Obreo

Realidad virtual, industria y futuro: una oportunidad para la innovación

Por Juan Felipe Obreo, Director de ITCG (área de consumo) en Iberia de Canon

Si el mundo que dibujaba Stanley Kubrick en 1968 se hubiera hecho realidad, ahora estaríamos viajando a Júpiter. Sin embargo, en los 60 -y aún ahora-, todos sabemos que se trataba de una propuesta irreal. ¿O no? Del mismo modo, si hace 15 años nos hubieran dicho que seríamos capaces de recorrer las calles de una ciudad, de forma virtual y con total fidelidad, probablemente habríamos pensado que se trataba de un escenario de ciencia ficción.

Pero, en 2017, Google lanzó su aplicación Street View, disponible en Google Earth VR, y millones de usuarios pudieron descubrir el mundo desde sus casas de una forma que nunca antes habían podido imaginar. Un ejemplo más: en 2020, durante la pandemia, El Prado, El Louvre y el MET pudieron acercar el arte a la población, relegada a las cuatro paredes de sus casas, gracias a recorridos virtuales por sus colecciones utilizando realidad virtual.

Hace unos años era impensable contar con una tecnología inmersiva que situara a la persona en un entorno virtual. Y es que, en esencia, eso es lo maravilloso de la tecnología: nunca sabes con qué te va a sorprender dentro de diez, quince o veinte años. Lo que sí sabemos con certeza es que la realidad virtual (RV) se ha convertido en una tecnología al alza en prácticamente todos los sectores de nuestra economía. Según el portal Fortune Business Insights, se prevé que el mercado mundial de la realidad virtual crezca de 16.670 millones de dólares en 2022 a 227.340 millones de dólares en 2029.

La pandemia fue un gran acelerador para que tanto empresas como instituciones invirtieran en esta tecnología, pero la tendencia de “virtualizar” nuestro mundo viene de lejos. Las relaciones sociales ya están mediadas por entornos virtuales cada vez más complejos (véase el caso del incipiente Metaverso) y es cuestión de tiempo -muy poco tiempo- que las relaciones laborales den el salto de los emails a los entornos 3D. Más allá de las reuniones por videoconferencia o los eventos virtuales a los que muchas empresas se han lanzado en los últimos años, estamos ante una transformación completa de la manera en que nos relacionamos con empleados, partners y clientes.

Una prueba de ello son las nuevas propuestas para entornos virtuales como Kokomo de Canon, una plataforma de software de realidad virtual que cambiará la forma de entender la comunicación humana. Esta tecnología permitirá a los usuarios realizar llamadas inmersivas, donde podrán verse y oírse en directo, mientras experimentan un entorno de realidad virtual en lugares cautivadores como Malibú, Nueva York o Hawái. Mediante cámaras compatibles Canon y tecnología de imagen para crear representaciones realistas de los usuarios, Kokomo permite que las llamadas se conviertan en una interacción face to face realista que va mucho más allá de una pantalla o un avatar.

Algunos ejemplos de cómo la RV permite ofrecer un espacio controlado y seguro los encontramos en las formaciones de los empleados de fábricas en materia de riesgos laborales o en aplicaciones para estudiantes de medicina donde practican intervenciones quirúrgicas complejas de forma realista. Una promotora puede hoy crear un tour virtual a las viviendas que ofrece, al igual que cualquier producto puede mostrarse en un entorno de uso “real”. Esta tecnología también brinda incontables posibilidades en los sectores enfocados al ocio, como el turismo o la comunicación y el marketing, para lograr ofrecer contenidos inmersivos y generar una experiencia mucho más impactante que la que ofrece una pantalla.

Es una tendencia al alza que las empresas de todos los tamaños están explotando y que ha mostrado un especial crecimiento en los sectores videojuegos, entretenimiento, automovilístico, retail, sanidad, educación, aeroespacial y defensa e industria. Y como tal, una tecnología que estará cada vez más presente en nuestras vidas. De hecho, un estudio reciente de Gartner prevé que en 2026 el 25% de las personas pasarán al menos una hora al día en el metaverso para trabajar, comprar, educar, socializar o entretenerse. 

Aunque el desarrollo de esta tecnología avanza para mejorar algunos aspectos como el sonido, la movilidad o incluso el tacto, el canal primordial para generar la experiencia virtual es sin duda alguna la imagen. Por tanto, uno de los principales retos es, por supuesto, aumentar la definición. Pero hay más: es necesario optimizar el proceso de generación de esos contenidos visuales.

El desarrollo de herramientas y soluciones que permitan crear entornos virtuales de forma optimizada -es decir, sencilla- no solo aumentará el retorno de la inversión, reduciendo tiempo y costes, sino que, en última instancia, permitirá acercar esta tecnología a muchos más sectores y empresas para que consigan destacar y ofrecer una propuesta verdaderamente diferenciadora.

Hasta ahora, la generación de estos entornos era un proceso complejo. En el pasado, el principal inconveniente era que había que contar con un equipo extenso (al menos más de una cámara y objetivos para captar imágenes VR) lo que suponía una mayor inversión que podía ser restrictiva para muchas empresas. Además, la postproducción era un proceso muy laborioso.  

Una empresa, por tanto, necesita soluciones que les ayuden a crear experiencias virtuales para sus clientes con la mayor facilidad posible y reduciendo la inversión en el equipo. Refiriéndonos a la tecnología más puntera en este campo, Canon es actualmente la única marca que cuenta con un objetivo de ojo de pez doble específico para la captación de imágenes de RV, el RF 5,2 mm f/2,8L Dual Fisheye que, acoplado a una cámara de su Sistema EOS R - la EOS R5 o EOS R5 C-, permite grabar imágenes, en 8K RAW, súper nítidas de realidad virtual 180º estereoscópico profesional, consiguiendo una experiencia envolvente. En concreto, esta solución permite que las dos imágenes de desplazamiento de RV estén perfectamente alineadas y sincronizadas entre sí además de contar con las mismas características de rendimiento ya que utiliza un solo sensor. El resultado es una reproducción más precisa y de mayor calidad en postproducción con un ahorro de tiempo y esfuerzo y con un proceso rápido y optimizado, lo que hace que la solución de Canon sea indicada para una gran variedad de usuarios.

Las empresas del sector siguen investigando para plantear soluciones que permitan crear contenidos de realidad virtual aplicados a diferentes industrias con nuevos formatos que nos ayuden a evolucionar hacia narrativas más complejas en un mundo virtual. Sin duda, una oportunidad para el desarrollo del mercado de RV en España. Gracias a ello, hoy todos podemos viajar al espacio, aunque sea desde la comodidad de nuestro sofá.

Más T-EX