En 2015, las ventas online experimentaron un crecimiento del 18,6% en España, según un reciente estudio global de RetailMeNot. Solo en el cuarto trimestre del pasado año, el comercio electrónico superó los 5.300 millones de euros, lo que supone un incremento del 23% con respecto al mismo periodo del año anterior. Esto se traduce en más de 86 millones de transacciones.

La implantación del Grupo Oxatis en España responde precisamente a las grandes oportunidades que ofrece el mercado del comercio online en este país, donde la expansión de la venta online ha comenzado más tarde que en otras zonas de Europa, pero avanza con paso firme y a ritmo acelerado.

El año pasado, la solución e-commerce Xopie creció un 50% y alcanzó varios miles de comerciantes repartidos por la geografía española y por numerosos sectores de actividad gracias al potencial de este sector. Asimismo, la presencia del Grupo Oxatis en varios países europeos contribuye al conocimiento de las diferencias entre los distintos mercados y nos permite compartir las experiencias con nuestros clientes de manera transversal entre ellos.

Situación en el mercado Europeo

En primer lugar, las empresas españolas deben sacar partido de la tecnología ya consolidada y probada en otros países para poder concentrarse en el desarrollo de sus estrategias comerciales. Las soluciones en la nube ofrecen grandes ventajas en este sentido: la tecnología de la información es global y los frenos a su adopción son relativamente bajos.

Por otra parte, la madurez de mercados como el francés o el inglés, permiten aplicar a España consejos y métodos que funcionan muy bien en otros países europeos más avanzados en materia de comercio online.

Reino Unido es el merado más maduro de Europa con un gasto equivalente a más de 100 mil millones de euros en el e-commerce minorista. Podríamos decir que los compradores online de este país invierten en sus compras el doble que sus vecinos franceses o alemanes. Sin embargo, el crecimiento se ha estabilizado y es inferior a la media europea y a las cifras de países como Alemania, donde el año pasado ascendía al 23%.

España e Italia se encuentran por debajo de los 20 mil millones en ventas online, pero el ritmo de crecimiento es más elevado, lo cual representa una excelente oportunidad para los vendedores online de estos países.

Perfil del vendedor online

El perfil del comerciante español que vende a través de internet no difiere demasiado del de otros países europeos, como puede ser el caso de Francia: principalmente varones, de entre 35 y 49 años, emprendedores o con menos de 5 empleados a su cargo.

La diferencia más acusada aparece en el ámbito de la exportación. Mientras que sólo el 19% de los comerciantes españoles venden en el extranjero, en el mercado francés, por ejemplo, lo hacen el 52%. Se confirman, por tanto, las oportunidades de desarrollo para las webs españolas, que pueden responder a la demanda de los consumidores españoles que adquieren productos en el extranjero. De hecho, según el último de la CNMC sobre el último trimestre de 2015 un 56% de los ingresos en línea se llevó a cabo en tiendas online españolas y un 44% en tiendas minoristas en el extranjero.

Comportamiento del consumidor

En cuanto a los hábitos de los compradores de los distintos países europeos, según el barómetro de Google, no existen diferencias demasiado acusadas en lo que se refiere al comportamiento de compra. Los motores de búsqueda son la primera parada de los internautas españoles, franceses, ingleses y alemanes a la hora de buscar información sobre los productos, seguidos por las webs corporativas. Posteriormente, recurren a portales de descuentos y de opiniones, que es donde se muestran más diferencias, ya que los españoles las utilizan un 27%, frente a un 17% en el caso de los alemanes.

Los visitantes de estos cuatro países navegan por la Web buscando información sobre precios o sobre dónde encontrar un producto y realizan sus compras a través de ordenadores, smartphones y tablets, por este orden de preferencia. De nuevo, las mayores diferencias se deben a las compras en sitios web extranjeros: en el caso de los españoles la cifra alcanza el 44%, y se debe principalmente a las ofertas, como en el caso de los franceses, mientras que los alemanes y británicos este tipo de compras se debe a la disponibilidad del producto en un 40% de los casos.

La combinación de talento técnico, comercial o financiero es el reto de las pymes y los emprendedores españoles, que deberán adaptarse al ritmo de crecimiento del mercado y apostar por una solución e-commerce innovadora que les permita posicionarse al mismo nivel que otros actores europeos ya consolidados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here