¿Cómo detectar los microplásticos en ecosistemas acuáticos?

El proyecto Libera quiere elaborar un protocolo de muestreo, detección, análisis e interpretación de microplásticos para mejorar nuestro planeta

microplasticos proyecto libera

Los microplásticos –término muy conocido por convertirse en la palabra del año 2018 por la Fundación Fundeu BBVA–, son muy difíciles de detectar. Este problema global que afecta a todos los ecosistemas acuáticos, con especial importancia en los ríos, tiene que parar. Y la sociedad necesita concienciarse sobre los problemas que causan a nuestro planeta y a especies como el propio ser humano. De ahí que el Proyecto Libera haya impulsado la primera iniciativa para elaborar un protocolo de muestreo, detección, análisis e interpretación de estos.

Este proyecto sobre los microplásticos, –“aquellos elementos sólidos de un tamaño menor de cinco milímetros que contaminan nuestro planeta, y en este caso, nuestros ríos”–, elaborará una propuesta metodológica para que técnicos, investigadores, entidades sociales o redes de seguimiento pongan en marcha o integren esta variable en sus proyectos. 

Para ello, harán un estudio, desarrollado por la Asociación Hombre y Territorio (HyT), centrado en estudiar elementos contaminantes, concretamente de analizar por investigadores del CSIC la presencia de fitosanitarios, metales pesados, derivados de plástico y medicamentos  en 140 Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad. Así, según Libera, realizará “una serie de muestreos y ensayos en diferentes ríos y arroyos, fuera y dentro de algunas de estas Áreas Importantes. En ellos se tomarán muestras de agua, además de información de diferentes variables ambientales y se realizarán muestreos con una plataforma generada por Vertidos cero y Paisaje Limpio”.

La “importancia” de los microplásticos en nuestros ecosistemas

Según SEO/Birdlife y Ecombes, promotores de Libera, hay que diferenciar los microplásticos entre los denominados primarios, que desde su generación industrial presentan ese tamaño, y secundarios, aquellos que derivan de fragmentos mayores que se han disgregado por diversos motivos (rotura, degradación, descomposición). 

“Los dos tipos –aseguran– son lamentablemente abundantes en los ecosistemas acuáticos terrestres: los primeros derivan en buena parte de una multitud de productos de la vida diaria, así como de la industrial y agrícola, que se llegan a los ríos y embalses a través de las redes de desagüe y canalización o por arrastre de las lluvias y que acaban en el mar; los secundarios, a través del littering o abandono de residuos en el medio natural”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here