El primer satélite construido en Chile ya está en órbita

El equipo del SUCHAI esperando el lanzamiento
El equipo del SUCHAI esperando el lanzamiento

El primer nano-satélite construido en Chile por académicos y estudiantes de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile se encuentra orbitando la Tierra a una altura aproximada de 505 kilómetros de altura y a una velocidad de 7 kilómetros por segundo.

El equipo de investigadores y estudiantes de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM) de la Universidad de Chile se encuentra trabajando en la estación terrestre del Laboratorio de Exploración Espacial y Planetaria (LEEP) para comunicarse con el satélite SUCHAI 1 y rastrearlo en el espacio.

“Esto es un hito para la historia de Chile”, afirma el investigador responsable, Marcos Díaz, desde India (donde se ha realizado el lanzamiento). “Con un uso inteligente de recursos, el conocimiento adecuado y la convicción de que en Chile es posible crear tecnología espacial y realizar investigación de física espacial de alto nivel, logramos que la apuesta de la FCFM diera frutos”.

Asimismo, el decano de la FCFM, Patricio Aceituno, se ha referido a este importante paso en la carrera espacial de la Casa de Bello. “Es un hito institucional notable, que llena de orgullo a la comunidad de la Facultad y de la Universidad de Chile –ha dicho-. Es una demostración de que es posible ponerse metas que parecen imposibles y lograrlas. Es una prueba que rindieron frutos las políticas de Facultad sostenidas en el tiempo para consolidar un cuerpo académico de excelencia y mantener un alta exigencia en los programas de estudio que lleve al límite el desarrollo del talento de nuestros estudiantes. Más aún, es una manifestación de que existe el potencial para hacer realidad el sueño siempre postergado de transitar hacia un país desarrollado”.

Este proceso, explica Carlos González, investigador del proyecto desde sus inicios, suele llevar alrededor de tres días. “Por la altura y velocidad que lleva, el satélite va a dar alrededor de 15 vueltas por día alrededor del planeta. Como la Tierra está girando, no todas esas vueltas pasan sobre el territorio de Chile. Si logramos detectar al satélite dentro de las próximas horas será extraordinario pero usualmente toma unos tres días encontrarlo en el espacio –ha precisado-. Formamos parte de una red internacional de redes terrestres que colaboran para encontrar satélites después de los lanzamientos y así como hemos apoyado a otros de estos vehículos espaciales, contaremos con la ayuda para lograr este segundo desafío de la puesta en órbita del SUCHAI 1 que es contactarlo”.

Carlos González, junto al equipo de investigadores y estudiantes de pre y postgrado que integran el Programa Espacial de la Universidad de Chile, realizará un seguimiento por turnos para la pesquisa del nano vehículo espacial. “Según la regla común para todos los satélites, el SUCHAI deberá pasar los primeros 30 minutos durmiendo. Esto evita eventuales accidentes con otros satélites o con el mismo cohete que está en proceso de dejar en órbita a todos los otros dispositivos espaciales que carga. Luego, el SUCHAI desplegará las antenas para la comunicación con la estación terrestre. En ese mismo instante, una cámara pequeña tomará una fotografía en la posición en la que esté el satélite. Es en ese momento que comienza el proceso de ubicar en el espacio al satélite chileno”, explica el investigador.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here