La doctora Pura Muñoz-Cánoves

Su labor investigadora en el campo del envejecimiento celular comenzó hace diez años. Antes, el equipo de Pura Muñoz-Cánoves se centraba en entender el decline regenerativo en enfermedades neuromusculares. “Nos dimos cuenta de que existían ciertas similitudes entre el declive regenerativo asociado a estas enfermedades y al envejecimiento, y decidimos pasar a estudiar a fondo los cambios asociados al paso del tiempo en modelos de ratón”, afirma catedrática de Biología Celular en el Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud de la Universidad Pompeu Fabra (DCEXS/UPF).

Una de las aportaciones más destacadas de la doctora Muñoz-Cánoves es el análisis comparativo entre células madre en ratones de diferentes edades (adultos, viejos y de edad geriátrica -prácticamente al final de su vida), y de personas de las mismas edades correspondientes (incluyendo las de edad muy avanzada, con patentes signos de sarcopenia y fragilidad). Con este trabajo ha logrado cambiar la idea prevalente de que el envejecimiento ocurre de manera gradual, y han demostrado que, en la edad geriátrica, se produce un declive agudo y dramático en la capacidad regenerativa y funcional de los tejidos, atribuible a alteraciones intrínsecas prácticamente irreversibles en sus células madre.

El equipo de Muñoz-Cánoves ha visto que las células madre sufren cambios internos que son claves en la reducción de su capacidad para formar nuevos tejidos. “Desde este punto de vista, sí que podemos decir que estas células son clave para frenar algún día la caída brusca de capacidad regenerativa a edades muy avanzadas –afirma la investigadora en declaraciones a Innovaspain–. No obstante, las células madre musculares están expuestas a señales externas que provienen de su entorno inmediato en el organismo. Por ello, sería quizá posible influir en las células madre de organismos viejos provocando cambios en su entorno”.

Por este tipo de avances, la Fundación Lilly ha entregado su Premio de Investigación Biomédica 2019, en las categoría de investigación Preclínica, a esta profesora de Investigación en la Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados (ICREA) y jefa de Grupo del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED).

Próximos pasos

Cuando se le pregunta por dónde pasarán los futuros tratamientos para hacer frente al declive funcional del envejecimiento, Muñoz-Cánoves asegura que “hay mucho interés actualmente en todo el mundo en estudiar molecularmente los beneficios de las dietas bajas en calorías y el ejercicio”. “Es decir, se pretende encontrar moléculas que actúen como miméticos de la restricción calórica y la actividad física, y que puedan actuar como agentes que ralenticen el envejecimiento de órganos y tejidos –continúa–. También hay un gran interés en estudiar los beneficios de eliminar células senescentes para intentar rejuvener los tejidos.

Y todo ello sin olvidar sus anteriores investigaciones. “Una de las líneas de trabajo que pretendemos comenzar en el laboratorio consiste en comprobar si los posibles tratamientos que se descubran para frenar el envejecimiento agudo podrían ser beneficiosos para ralentizar la progresión de algunas enfermedades neurodegenerativas”, asegura.

La doctora recibe el Premio Fundación Lilly como “un verdadero estímulo para poder seguir investigando, sobre todo tras varios años de apoyo mínimo a la ciencia por parte de nuestra administración”. “Quisiera que este galardón sirviera para dar visibilidad a los muchos investigadores en biomedicina en nuestro país”, añade.

Malas perspectivas de futuro

Al igual que su compañero de premio, el doctor Josep Dalmau, Pura Muñoz-Cánoves cree que es necesario una mayor apuesta en apuesta por la ciencia y por sus profesionales, tanto por los que empiezan como por los que tienen una trayectoria sólida a sus espaldas.

“Los investigadores jóvenes son extremadamente competitivos cuando trabajan en laboratorios extranjeros de prestigio; sin embargo, cada vez es más difícil que puedan regresar a nuestro país por falta de infraestructura científica que pueda absorberles y darles posiciones y financiación competitiva”. 

Además, “los investigadores senior que están actualmente trabajando en nuestro país están viviendo situaciones dramáticas para sacar adelante sus líneas de trabajo. Cada vez la situación es más precaria. La confluencia de estas dos variables (falta de incorporación de gente joven bien preparada desde el extranjero y precariedad en los laboratorios actualmente en funcionamiento en España) sin duda va a debilitar el ya de por si débil entramado científico español. Es una pena”.

Por eso advierte de que esta convergencia de "factores fatales" tendrá "consecuencias dramáticas para la ciencia de nuestro país a corto-medio plazo”. “Esperemos que nuestros gobernantes adquieran conciencia de la situación y comiencen a poner los medios para revertirla”, concluye.

Los doctores Josep Dalmau (centro) y Pura Muñoz-Cánoves (dcha.) han recibido los Premios Fundación Lilly de Investigación Biomédica 2019

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here