Pilar mateo mural upv las naves

Un mural para homenajear a Pilar Mateo, la investigadora que siempre se ha ocupado de los que sufren

La obra de la artista Alba Fabre forma parte del proyecto Dones de ciència, impulsado por la Universidad Politécnica de Valencia y Las Naves

Hace 25 años, Pilar Mateo -considerada una de las 100 investigadoras más prestigiosas del mundo- creó la “pintura que salva vidas”, la ‘Tecnología Inesfly’, un invento que ha contribuido a luchar contra el mal de chagas, dengue, chikungunya, leishmaniasis o la malaria, evitando muchas muertes en las zonas más desfavorecidas del planeta.

Doctora en química, a lo largo de su trayectoria ha centrado su actividad profesional en el desarrollo y aplicación de nuevas tecnologías de microencapsulación polimérica de biocidas y productos naturales para el control de insectos que transmiten enfermedades endémicas mortales -asociadas a la pobreza -y la erradicación de las mismas.

Desde hace unos días, Pilar Mateo es también una de las científicas a las que la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y el centro de innovación Las Naves del Ayuntamiento de Valencia rinden tributo en su proyecto Dones de ciència. Lo hacen con un mural de la artista Alba Fabre, situado en un enclave emblemático de la ciudad: los Jardines de Viveros, en concreto, en uno de los muros exteriores del Museo de Ciencias Naturales.

Pilar Mateo: «La ciencia y la creatividad artística no tienen fronteras ni sexo”

El mural representa principalmente un retrato de Pilar Mateo, con un estilo de pintura tradicional cercano al impresionismo. En el fondo, Alba Fabre reproduce un dibujo original que guaraníes del Chaco boliviano le regalaron a Pilar Mateo en el año 1998, como muestra de agradecimiento al trabajo desarrollado en su comunidad. Todo ello con una gama cromática que encaja en el entorno paisajístico. Sintetiza el espíritu con el que día a día trabaja Pilar Mateo, para quien la ciencia debe estar cerca del que sufre; es la ciencia que abraza.

Según Pilar Mateo, el mural de Alba Fabre es «un encuentro con el tiempo: representa, por un lado, el pasado de mi vida, mi esfuerzo por mejorar, a través de la química, la dignidad de las personas que viven en condiciones muy precarias en zonas afectadas por enfermedades endémicas vinculadas con la pobreza. Y, además, lo hace con la ilusión de que sirva como un pequeño ejemplo para otras generaciones futuras; que despierte el interés por la ciencia y que lo haga también con vocación de género, demostrativo de que la ciencia y la creatividad artística no tienen fronteras ni sexo”.

Anuario de la Innovación en España 2020

ZONA VIP

Accede a tus contenidos exclusivos

[login_form]

ZONA VIP

Accede a contenidos exclusivos

[login_form]

Suscribete a nuestra newsletter semanal