Empresarios españoles y latinoamericanos se han reunido este jueves en las instalaciones de Madrid Network para conocer de primera mano las oportunidades que Perú brinda a la inversión extranjera, particularmente a España, el país que más invierte. El director del área de Comercio e Inversiones de la Oficina Comercial de la Embajada de Perú en España, Max Gunther, quien iba en representación de Bernardo Muñoz, consejero económico de la Oficina Comercial, ha expuesto los beneficios para las empresas extranjeras que quieran aterrizar en Perú, próxima sede de los Juegos Panamericanos.

“Las principales inversiones que buscamos son las creadoras de empleo o de transferencia de tecnología”, ha asegurado Gunther. Pero también ha precisado que buscan las inversiones que les ayuden a exportar “más y mejor” sus servicios “no tradicionales”, como los tecnológicos que representan el 13 % de su PIB.

Perú ofrece a los países extranjeros que quieran invertir en su territorio que bajen sus costes de producción a través de la subcontratación de procesos parciales vinculados con call centers, desarrollo de softwares, animación, marketing digital, ingeniería, arquitectura, diseño, logística, o en procesos parciales para la generación de videojuegos, ha explicado Gunther. “Algunas empresas norteamericanas y británicas subcontratan servicios en Bangalore (India) para bajar sus costes, lo mismo pasa con Perú”, ha añadido.

El país está en proceso de reforzamiento de zonas francas en las que existen facilidades tributarias y fiscales para los inversores tanto nacionales como extranjeros. “España puede aprovechas estas infraestructuras”, ha apuntado Gunther. El ministro de Comercio Exterior y Turismo, Edgar Vásquez, anunció hace dos días desde Barcelona que Perú fue aceptado como miembro de la Asociación de Zonas Francas de las Américas (AZFA), así como de la Organización Mundial de Zonas Francas (WFZO, por sus siglas en inglés).

Respecto a la guerra comercial entre Estados Unidos y China, desatada por el anuncio de veto del presidente Donald Trump a Huawei, el país andino no se posiciona. “Somos una economía abierta y neutral”, ha asegurado Gunther, pese a que China es el primer destino de las exportaciones peruanas, al concentrar el 13,7% de los envíos al exterior en 2018.

Pero Gunther no solo ha destacado las bondades de su país, también ha señalado sus principales desafíos. Uno de ellos es la insuficiente digitalización. “El reto es acercarnos más a nuestros partners de la Alianza del Pacífico”, ha afirmado. Los otros principales retos son la pobreza extrema y la desigualdad, la gran dependencia que tiene el país a las materias primas, el déficit en cantidad y calidad de la infraestructura, y el bajo nivel educativo, según Gunther.

Para paliar algunos de estos problemas ha anunciado que el país está planeando crear un Ministerio de la Innovación. Pese a que hoy existen programas como Innóvate Perú o Startup Perú, que dependen del Ministerio de Producción, este nuevo Ministerio aglutinará bajo un solo techo todos los programas vinculados con la agricultura, el emprendimiento o los centros tecnológicos, ha afirmado Gunther, aunque todavía no hay una fecha de lanzamiento.

El país andino, que fue sede del South-Summit Alianza Pacífico estos días, será sede del Perú Service Summit, del 2 al 6 de septiembre en Lima. Algunos de los sectores priorizados en este evento son la banca, la distribución, el retail, la minería y inmobiliaria. Será también una oportunidad de promover los servicios de subcontratación ofertados por Perú.

Perú es hoy en día uno de los principales exportadores de alimentos a nivel mundial, y la principal fuente de gas natural de la región, ha expuesto Gunther. Sectores como el textil, la cosmética natural o los superalimentos están creciendo. También es el principal importador de bienes de la Unión Europea y grandes empresas españolas como Acciona o Grupo ACS, están presentes en suelo peruano, mientras que BBVA es el segundo banco más importante.

Alejandra García, directora internacional corporativa del Grupo Konecta, ha explicado cómo abordar con éxito el mercado peruano. Esta empresa, que nació en 2000 como un call center está presente en 10 países y tiene 13.000 trabajadores. Comenzó a trabajar en Perú en 2011 y hoy es su tercer mercado, después de Colombia y España. Tras años de conocer este país García ha llegado a la conclusión de que “el timing es diferente”, ha contado entre risas. Y ha advertido de que para poder trabajar con Perú es “muy importante conocer las reglas del juego”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here