Paul Cormier: “La pandemia ha dejado claro que no se puede simplemente crear aplicaciones; hay que ejecutarlas”

paul cormier red hat
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Paul Cormier, CEO y presidente de Red Hat, ha participado en el Red Hat Summit 2021, donde ha hablado, sobre todo, de los entornos cloud, “la revolución del software”. Según él, la revolución del software introdujo una ola de innovación y enfoques que han impulsado la transformación en todas las industrias.

“Red Hat siempre ha creído en la innovación de código abierto; es lo que nos convierte en Red Hat. Ver la industria y adoptar modelos de desarrollo de código abierto ha sido emocionante. Más alternativas de código abierto y más contribuciones a proyectos de código abierto siempre es algo bueno, ya que da como resultado más opciones y una mejor innovación más rápida”, ha explicado.

El CEO y presidente de la compañía argumenta, por su parte, que el 2020 y la pandemia “ha dejado en claro que no se puede simplemente crear aplicaciones, también se debe estar a cargo de ejecutarlas”. Para él, el COVID-19 obligó a las organizaciones a acelerar sus esfuerzos de transformación digital para impulsar nuevas innovaciones y satisfacer las demandas de los clientes. 

“De hecho, nuestro informe sobre el estado del código abierto empresarial de 2021 vio a la transformación digital saltar a uno de los tres usos principales del código abierto empresarial junto con la modernización de TI y el desarrollo de aplicaciones. La prominencia de la computación en la nube y los servicios siempre activos significan que las organizaciones empresariales se apoyan cada vez más en la nube híbrida como modelo operativo”. 

Servicios y aplicaciones en la nube

Para Paul Cormier, hay que hacer todo lo posible por los servicios en la nube. “Puede parecer fácil, pero como estrategia integral, es una apuesta futura que pocos CIO (Chief Information Officer) están haciendo para darse la máxima flexibilidad para un mundo que cambia rápidamente”. 

Se necesita mantener un gran centro de datos que no solo se distribuya en varias ubicaciones, sino que también la nube requiere una fuerza laboral de TI altamente capacitada y puede incurrir en costos significativos. “Adoptar un enfoque híbrido ofrece equilibrio, tanto tecnológica como económicamente, pero sin una base de nube híbrida consistente, se crean grandes complejidades en la combinación de servicios locales”.

“No existe una única respuesta correcta para cada CIO como operador de nube, al igual que no había una única respuesta correcta cuando "todo" de lo que teníamos que preocuparnos era de la creación de software”, explica Paul Cormier. Esta es la razón, según él, por la que la elección y la flexibilidad deben respaldar cada decisión que tomamos: los CIO deben poder desarrollar, operar y asegurar cientos, miles o cientos de miles de cargas de trabajo en múltiples entornos, una tarea increíblemente compleja que no debe afectar la producción ni requerir flujos de trabajo.

“Esto hace que sea imperativo que la próxima ola de soluciones de TI fluya sin esfuerzo a través de la nube híbrida, desde el servicio en la nube hasta las aplicaciones del centro de datos y viceversa. Ya sea que se trate de un servicio administrado o una implementación local, estas cargas de trabajo deben ser solo eso: cargas de trabajo”.

Otras noticias

Anuario de la Innovación en España 2020