Pablo Fernández.

Decía el cineasta mexicano Guillermo del Toro durante una clase magistral en el Festival de Cine de Málaga hace más de un año que uno vive para los últimos tres minutos de su vida. Con ello, Del Toro quería decir que había que pensar en nuestras decisiones porque eran justo estas las que veríamos en ese momento decisivo.

Salvando las distancias entre el cine y los negocios, una filosofía similar se cuela entre las reflexiones del emprendedor español Pablo Fernández (Madrid, 1980), recién nombrado responsable de las inversiones en Europa de Ethos Angel Investment Fund Inc, el club de inversión privado fundado por exalumnos de la Universidad de Harvard

“Cuando esté con 90 o 100 años en mi cama, reflexionando sobre mi vida, no quiero arrepentirme”, afirma el empresario de Carabanchel. Arrepentirse sería no haberlo intentado, o lo que es lo mismo para él, haber fracasado: “El fracaso es no intentarlo, es quedarte analizando y diciendo: podría haber hecho esto y no lo hice”.

Fernández es uno de los cinco directores del fondo, el primer y único español, además de ser el más joven. También ha sido nombrado uno de los exalumnos de esta universidad que más impacto tiene en el mundo por su trayectoria emprendedora gracias a su compañía Clicars, una empresa de venta online de coches seminuevos.

Este fondo cuenta con 10 millones de dólares y ha invertido en una docena de startups en los sectores inteligencia artificial, machine learning, marketplaces, software, blockchain y energías renovables. Entre estas ha liderado las inversiones de un millón de dólares en cuatro startups españolas: Clicpiso, que permite vender y cobrar casas en menos de siete días y que ha facturado más de cinco millones de euros en su primer año; Orbitalads, cuyo software permite automatizar y optimizar los 100 billones de dólares que se invierten en publicidad a través de Google Adwords, usando inteligencia artificial y procesado de lenguaje natural; Foundernest, el software que ayuda a fondos de inversión a identificar y valorar oportunidades de inversión usando inteligencia artificial y machine learning; y Ninetynine, primer bróker online sin comisiones en España para invertir en bolsa de forma sencilla y gratuita.

[Te puede interesar leer: Una tienda de coches sin coches: la nueva apuesta de Clicars]

Emprender es como lanzarte por un precipicio y aprender a volar mientras caes, no es estar años y años mirando desde arriba”, continúa Fernández. Esta actitud ante la vida la aplica no solo en los negocios sino en los retos de natación solidarios que realiza. Ha batido cuatro récords del mundo de nado en aguas abiertas: ha cruzado el río Congo, el mar entre Nicaragua y El Salvador, el río que separa Senegal y Gambia, así como el mar entre las Islas Vírgenes y Puerto Rico. Con estas marcas ha recaudado hasta ahora cerca de 30.000 euros, que ha donado fundamentalmente a organizaciones educativas, aunque este año se plantea donar a alguna asociación que se dedique a la conservación de los océanos.

Emprender, según él, no es un asunto de osadía, ni un acto heroíco, es “lanzarse” y “disfrutar del viaje”. Tanto en los negocios como en la natación aplica la misma máxima: “No lo pienses, lánzate”. El problema para él es que mucha gente tiene ideas pero no las ejecuta. “Cuando emprendía no era pensando que esto iba a tener mucho éxito”, asegura.

Cuando nada en el mar o en un río, lo hace no porque quiere batir un récord , según él, sino porque disfruta haciéndolo. Y pese a que es necesario estar preparado, tanto para nadar en aguas abiertas como para emprender, el final siempre es impredecible. “Puede haber una tormenta, corrientes, cualquier cosa que te haga no llegar pero por lo menos lo has intentado y has estado disfrutando el viaje”, subraya. “Por mucho que te prepares, luego la vida pone a cada uno en su sitio”, añade.

De hecho, su propio éxito con Clicars, fundada en enero de 2016 de la mano de Carlos Rivera, estuvo precedido de muchos fracasos, según el propio Fernández. A sus 21 años fundó un portal de información sobre becas de estudio llamado “Becas fácil” que no prosperó. “Era muy joven, no sabía gestionar equipos, ni el dinero. Cometí un error que era no escuchar al cliente”, comenta. 

Pero son justamente este tipo de experiencias las que le han permitido “ganar humildad” y aprender a “escuchar al cliente”, asegura. Con Clicars, compañía con la que ha facturado 50 millones de euros en tres años, ha aprendido a hacerlo. En un inicio, la empresa no compraba el coche, simplemente funcionaba como un intermediario entre el comprador y el vendedor. Pero Fernández y su socio Rivera se dieron cuenta de que, aunque financieramente no les atraía comprar el coche, era lo que el cliente estaba demandando.

Con esta compañía han buscado innovar en varios ámbito. Han pasado de un modelo de distribución físico a uno online y, con ello, han contribuido a eliminar la necesidad de ver físicamente un coche –el coche sigue siendo la segunda compra más importante después de la vivienda–, en un mercado en el que hasta ahora los compradores necesitaban verlo.

El otro aspecto en el que han querido revolucionar es en la utilización de datos para saber en cuánto vender los coches. “Lo que hicimos fue desarrollar algoritmos de precio para ver cuánto tienes que pagar por un coche, que nos permiten saber a qué precio y en cuántos días vamos a vender ese vehículo”, explica Fernández.

Ahora se prepara para batir el Récord Guiness de los 100 kilómetros de nado más rápidos en línea recta en 14 horas a finales de este mes, con la misma filosofía: lanzarse a la piscina.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here