Aficionada al dibujo, las ciencias o la matemáticas desde niña, Olga García (Ávila, 1972) se marchó a Madrid a estudiar COU y después, sin salir de la capital, se decantó por la Ingeniería Industrial Mecánica-Construcción en la Universidad Politécnica. “Buscaba la aplicación práctica a mis intereses, en particular la vinculada a los procesos de fabricación”, explica la actual subdirectora de Ingeniería, Mantenimiento y Servicios a la Red de CORREOS, donde llegó en 1999 tras pasar por Andersen Consulting o Arbora&Ausonia. Admite que estos primeros trabajos le aportaron “diferentes enfoques de la Ingeniería, por un lado, el diseño de herramientas informáticas que mejoraban la gestión de las empresas y, por otro, el proceso de fabricación”. En el gigante postal comenzó como ingeniera de proyectos en el ámbito de la automatización, área que empezó a dirigir en 2006. Desde 2014 ocupa su cargo actual.

“Nuestro papel pasa por entender las operaciones; analizando en detalle los procesos, identificando las necesidades y, junto con el conocimiento de la tecnología disponible, encontrar la mejor combinación máquinas-equipamiento y vehículos para realizar las operaciones con la calidad y eficiencia requeridas”, dice García, que ha vivido en primera persona una de las transformaciones más radicales de la era digital en España.

Cuando llegó a la compañía, las operaciones de CORREOS estaban basadas en el negocio postal, los envíos viajaban en sacas y se contaba con equipos de clasificación automática de envíos adquiridos en los 80 cuya vida útil estaba próxima a su fin. “El modelo de producción estaba agotado y no era capaz de absorber los incrementos de volúmenes que se producían”, explica Olga García sobre el “obligado” salto en calidad y eficiencia al que se enfrentaron.

Sentaron las bases con un Nuevo Modelo de Producción basado en la contenerización de los envíos en bandejas y carros, y en el establecimiento de una Red de Centros de Tratamiento Automático donde se concentraban los procesos de clasificación, además de la creación de una Red de Transportes para cumplir con los requisitos de calidad establecidos. Una primera transición que se extendió entre 2001 y 2006 bautizada como Plan de Automatización que afectó a toda la red, donde pronto se notaron síntomas de mejora.

En 2008 comenzó un nuevo Plan de Automatización –“en el que aún estamos inmersos”- orientado a la paquetería (basado en la Red de Centros existente) lo que ha implicado la incorporación de equipos de tratamiento automático de la paquetería (40.000 cartas a la hora y 8.000 paquetes/hora por máquina, respectivamente) de forma gradual y a la medida del crecimiento del negocio en CORREOS.

La oportunidad de cambiar

Las personas que integran CORREOS son, a su juicio, el gran valor de la compañía para haber acometido con éxito el cambio. A esto añade la capilaridad de la red de oficinas de admisión –cerca de 2.400- y de la red de unidades de reparto –unas 1.800 en todo el país- donde “no tenemos competencia”. También han ayudado un modelo logístico colaborativo y homogéneo en todo el territorio y, obviamente, “la constante inversión en innovación y tecnología” que dota a CORREOS del músculo suficiente para dar una respuesta rápida a clientes cuyas necesidades se multiplican.

La crisis y la irrupción de determinadas tecnologías provocaron la decadencia del mercado postal. Por el contrario, nuevos hábitos de consumo juegan a favor de la paquetería y del e-commerce en particular, que no deja de batir records al contar con un número creciente de ‘adeptos’ una vez superados algunos temores relacionados con la seguridad en los pagos o la falta de contacto físico inicial con los productos adquiridos. Una demanda en aumento que provoca que CORREOS tenga como objetivo convertirse “en el operador logístico de referencia del e-commerce”. Para ello, han diseñado “productos y servicios para todas las fases de la cadena de valor del comercio electrónico, tanto para vendedores como para compradores”.

Entre estas nuevas posibilidades, Olga García cita Comandia, que facilita la puesta en marcha de una tienda online y vender en marketplaces, todo ello con la logística integrada. La ingeniera añade que han rediseñado su oferta de paquetería “para ofrecer todas las opciones en cuanto a plazo y precio, desde la entrega en el mismo día con PaqToday hasta la entrega en 48 horas a un precio muy competitivo con PaqEstándar, dirigido especialmente a los clientes del e-commerce”. Por otro lado, CORREOS facilita los envíos de exportación “y hemos revolucionado la fase de la distribución con servicios como CityPaq, los dispositivos para la entrega automática de envíos que permiten recibir los paquetes donde y cuando quieran los clientes. Además, los CityPaq permiten realizar envíos, por lo que complementan nuestros servicios de logística inversa y se convierten en el canal más cómodo para realizar las devoluciones de las compras por internet”, explica.

Adicionalmente, la transformación de la empresa posibilita ofertar nuevos servicios que combinan lo físico y lo digital, como la app MiPostal que convierte las fotos que hacemos con el teléfono móvil en postales físicas que llegan al buzón del destinatario. “También lanzamos nuevos servicios financieros como la tarjeta Correos Prepago, que ofrece un método de pago seguro sin necesidad de vinculación bancaria”. García no olvida citar cómo, en contraposición, “de forma casi inevitable”, hay otros servicios que son cada vez menos demandados, como los telegramas, “aunque siguen formando parte de nuestra oferta porque hay clientes que los utilizan por su valor de prueba legal”.

Un consejo

Respecto al fomento de las vocaciones STEAM entre las chicas, García cree que a las más jóvenes les resulta difícil hacerse una idea de cómo son los trabajos que se desarrollan en estas disciplinas. “Tendríamos que acercar los colegios a la empresa, por ejemplo, organizando jornadas en distintos entornos profesionales que les permita ver distintas opciones de desempeño real”, dice la responsable de CORREOS, que entiende que también es muy efectivo contar con referentes, “personas que contagien su ilusión a los demás contando su propia experiencia”. “El profesorado”, añade, “y el entorno más cercano a las niñas son algunas claves. Todavía recuerdo una profesora de matemáticas de 3º de BUP que me transmitió su pasión por las matemáticas. En general, debemos llevar a las niñas la experiencia de otras personas que emprendieron este camino y que están satisfechas con sus logros”, concluye.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here