Obtener energía de las corrientes marinas, una opción más cercana

corrientes marinas

Aprovechar la energía de las corrientes marinas en zonas de gran profundidad no es nuevo y de hecho ha existen dispositivos diseñados para ello. Sin embargo, conllevan un alto nivel de inversión en cuanto a fabricación, instalación y mantenimiento y aún no ha pasado de la instalación de parques de carácter experimental. Por ello, investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) han desarrollado nuevos procedimientos y diseños con los que ahorrar costes y poder extender esta práctica.

Tras el importante desarrollo que ha experimentado la energía eólica en el mar, todo apunta a que el siguiente paso es el aprovechamiento de la energía de las corrientes marinas, que se producen principalmente por las mareas. Y en ello están trabajando ya tanto Europa como en Canadá, que han empezado a instalar los primeros parques de carácter experimental en base a dispositivos apoyados en el fondo del mar, denominados de primera generación.

Según estimaciones de los expertos, en torno al 80% de la energía de las corrientes marinas se localiza a más de 40 metros de profundidad, por lo que es necesario el diseño de nuevos dispositivos que operen en estas zonas ya que el coste de una gran estructura fijada al fondo hace inviables las soluciones de primera generación. En este sentido el investigador Amable López ha explicado que el dispositivo GESMEY, patentado por la universidad, “ha sido el primer diseño probado en el mar a nivel mundial apto para trabajar totalmente sumergido. Gracias a la herramienta de análisis de costes desarrollada, hemos podido evaluar distintas alternativas de diseño con un objetivo final: reducir todo lo posible el coste de producción de la energía y facilitar que esta fuente renovable sea competitiva, desde un punto de vista tanto técnico como económico, ayudando a la lucha contra el cambio climático”.

Además, estos análisis económicos se integran con el desarrollo de nuevos sistemas de fondeo que utilizan sistemas más simples y robustos para cuyo desarrollo se utilizan potentes herramientas de simulación y control.

Menos costes y gran potencial

Finalmente, gracias a estos procedimientos y herramientas, el diseño inicial del dispositivo GESMEY y de su sistema de fondeo ha ido evolucionando hacia generadores que permiten bajar hasta un 30% el coste estimado de la energía producida. Por todo ello, el siguiente objetivo pasa por comercializar los dispositivos de energía renovable mareomotriz. En opinión de José Andrés Somolinos, otro de los investigadores del proyecto, “la energía de las mareas es una fuente renovable que tiene un valor adicional en un futuro mercado de energía con respecto a otras fuentes de energía renovables gracias a su alta predictibilidad. Además, las tecnologías de energía de las mareas se caracterizan por una energía libre de emisiones de CO2 que contribuye al crecimiento económico y a la creación de empleo en las zonas costeras y áreas remotas”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here