Un nuevo material como segunda piel que protege de ataques químicos y biológicos

segunda piel contra guerra quimica y biologica
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Laboratorio Nacional Lawrence Livermore (LLNL) de EEUU ha desarrollado un nuevo material que actúa como una segunda piel para proteger a las personas ante ataques con armas químicas y biológicas. Este componente, que tiene una finalidad estrictamente militar, se emplearía para fabricar futuros uniformes inteligentes.

Actualmente, los uniformes para este tipo de situaciones son pesados y poco cómodos. Sin embargo, este nuevo material permite una buena transpiración, que es un requisito indispensable si hay que actuar en espacios contaminados, para evitar el estrés térmico y el agotamiento. Para ello, los investigadores han fabricado membranas poliméricas flexibles con canales de nanotubos de carbono alineados, actuando como poros conductores de humedad, y que son 5000 veces más finos que un cabello.

La clave estaría en que las bacterias y virus habitualmente empleados en los ataques químicos y biológicos, suelen tener un tamaño bastante mayor al que permiten los nanotubos empleados para fabricar este material. De esta forma, las pruebas realizadas confirman que las nuevas membranas de nanotubos de carbono protegen de forma efectiva contra las amenazas biológicas por exclusión de tamaño, en vez evitar meramente la impregnación.

Sin embargo, las moléculas de sustancias de guerra química son mucho más pequeñas y se necesita que los poros de la membrana puedan reaccionar y bloquear la amenaza. Para codificar la membrana con una respuesta inteligente y dinámica ante amenazas químicas de molécula pequeña, los científicos están modificando la superficie de estas membranas prototipo de nanotubos de carbono con grupos funcionales sensibles a peligros químicos. Estos grupos funcionales notarán y bloquearán la amenaza a modo de guardianes de la entrada del poro.

Los nuevos uniformes con todas estas innovaciones podrían comenzar a utilizarse a gran escala en menos de 10 años.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Anuario de la Innovación en España 2020

ZONA VIP

Accede a tus contenidos exclusivos

[login_form]

ZONA VIP

Accede a contenidos exclusivos

[login_form]

Suscribete a nuestra newsletter semanal