Nuevo film para envolver alimentos: hecho con yerba mate y comestible

film UBA
Este film protector puede ser comestible al estar compuesto por productos naturales y nutritivos. Foto: Diana Martinez Llaser.

Científicos de Argentina y Venezuela han elaborado un film protector de alimentos que no sólo retrasa el deterioro del producto, sino que además es muy amigable con el medio ambiente, ya que en contacto con el suelo desaparece en dos semanas por degradación. Para más señas: está hecho con yerba y puede ser comestible.

“Es un film transparente formado por gel de almidón de mandioca y extracto de yerba mate, que le da una leve tonalidad que filtra en parte la luz”, describe Lucía Famá, desde el Laboratorio de Polímeros y Materiales Compuestos, de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires. “Tiene una permeabilidad tal que hace que el alimento no intercambie de manera tan fácil la humedad y el oxígeno del ambiente que afecta mucho a la oxidación y al deterioro del producto”.

Parecido a simple vista a cualquier envoltorio usado en la cocina y con una textura similar a la del plástico, este film protector puede ser comestible al estar compuesto por productos naturales y nutritivos. En caso de desecharlo, no estará mucho tiempo formando parte de las toneladas de basura que contaminan al planeta. El extracto de yerba mate permite “una degradación más rápida de las películas en abono vegetal, asegurando prácticamente su biodegradabilidad completa antes de las dos semanas”.

La investigación, publicada recientemente en Carbohydrate Polymers, ha sido realizada por Carolina Medina Jaramillo, Tommy Gutiérrez, Silvia Goyanes, Celina Bernal y Lucía Famá, según informan desde el Servicio de Información Científica de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales – UBA.

Los estudios prosiguen. Actualmente Medina Jaramillo se encuentra haciendo nuevas pruebas sobre la capacidad antioxidante de la yerba. Ya se ha demostrado que “la yerba no transfiere su gusto al producto que ayuda a envolver porque es usada en muy bajas concentraciones, diluido con agua”, explica Famá, del Departamento de Física de Exactas UBA, que participó en el estudio junto con la Facultad de Ingeniería de la misma universidad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here