Banco Santander

Nuevas técnicas para analizar la calidad de biocombustibles y productos agroalimentarios

biocombustibles y productos agroalimentarios
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La Universidad Politécnica de Madrid (UPM), la Universidad Complutense de Madrid (UCM), el Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas (CENIM) y la empresa New Infrared Technologies (NIT) forman parte del consorcio de investigación que ha propuesto una nueva metodología para evaluar y controlar la calidad de los productos agroalimetarios y de los biocombustibles. En concreto, esta nueva técnica busca reemplazar las utilizadas habitualmente en los laboratorios y su punto fuerte reside en un innovador espectrómetro portátil basado en tecnología infrarroja.

Controlar la calidad de los productos en la industria agroalimentaria y petroquímica es una necesidad creciente en los últimos años, en consonancia con una creciente preocupación por la salud, el cambio climático y el medio ambiente. Ejemplos de ello son la necesidad de aumentar la vida útil de los alimentos eliminando, si es posible, el empleo de conservantes artificiales; o la mejora de las características de los biocombustibles mediante aditivos no perjudiciales.

Hasta la fecha, para evaluar y controlar la calidad de los productos agroalimentarios y de los biocombustibles se han aplicado técnicas que requieren del uso de dispositivos experimentales complejos, de la necesidad de personal altamente cualificado y de un elevado consumo de muestras, tiempo y reactivos requeridos en el laboratorio. En definitiva, métodos que pueden llegar a ser muy costosos y ante los que este consorcio de investigación trata de ofrecer una alternativa diferente.

El nuevo sistema propuesto consiste en “complementar y/o reemplazar las técnicas actuales de laboratorio con un innovador espectrómetro basado en una combinación de un sensor lineal en el infrarrojo medio (Mid-wavelength infrared - MWIR), que emplea seleniuro de plomo depositado en fase de vapor, con un filtro variable lineal”, ha informado la UPM. El espectrómetro, patentado y fabricado por la empresa española NIT, es un dispositivo muy compacto, de bajo coste y “muestra resultados muy satisfactorios tanto cualitativos como cuantitativos” en el análisis de la calidad de biocombustibles y de productos agroalimentarios.

Tal y como han destacado los investigadores, este nuevo sistema “proporciona dispositivos portátiles y robustos para el análisis no destructivo de combustibles (incluidos aditivos y adulterantes), así como de los volátiles, resultado de la degradación de alimentos conservados en sorbato potásico como ejemplo de aplicación a las industrias petroquímica y agroalimentaria respectivamente”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Suscribete a nuestra newsletter semanal