Con la colaboración de
Institución Educativa Sek
nieves segovia institucion educativa sek

Nieves Segovia: “El momento es retador, pero también apasionante”

La presidenta de la Institución Educativa SEK analiza las consecuencias de la pandemia para el sistema educativo y el empuje que recibirán nuevos modelos de aprendizaje
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Con la sensación de “haber vivido varias vidas en muy pocos meses”, Nieves Segovia abría ayer el habitual encuentro con el que cada año la Institución Educativa SEK hace balance y avanza novedades. La presidenta de la institución -de la que forman parte los colegios internacionales SEK y la Universidad Camilo José Cela- aseguraba que el equipo del que forma parte no ha dejado de aprender con cada uno de los retos a los que les ha sometido la pandemia. “Desde el primer momento, lo importante fue construir comunidad y que nadie se quedará atrás. Pusimos el foco en los alumnos para que su proceso de aprendizaje no se viera interrumpido. Acompañamos a las familias en una situación muy complicada y hemos establecido con ellos una relación más cercana y rica”, añadía Segovia.

Al igual que en otras organizaciones, la emergencia ha acelerado algunos procesos que la Institución Educativa SEK tenía en marcha. “Hemos podido comprobar qué partes del aprendizaje en remoto funcionaban bien, y qué conviene cambiar. Además, fuimos capaces de tejer una red internacional de apoyo con otros colegios y universidades”.

Nieves Segovia, defensora del aprendizaje personalizado, aseguraba que muchas de las micro innovaciones que han nacido dentro y fuera de la institución, han llegado para quedarse. “Estamos diseñando la educación que nos exige la sociedad fijándonos en lo inmediato, pero sin dejar de mirar el medio y largo plazo. El momento es retador, pero también apasionante”, señalaba.

El acto coincidía con la efeméride de la semana. Cada 11 de febrero, Naciones Unidas conmemora el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. “Todo cuanto hagamos por contribuir a la formación de niñas y jóvenes en la ciencia, o acompañarlas en sus vocaciones, será poco. Si no, cavaremos la próxima brecha laboral”, decía Segovia.

Lecciones y autoaprendizaje

“Hemos logrado aportar sensación de comunidad cuando más separados estábamos; que la voz del alumno fuera escuchada”. Daniela Kemeny, directora asociada de Colegios SEK, coincidía con Nieves Segovia al señalar que en estos meses llenos de dificultades han aplicado un mix de reflexión y acción.

“En 24 horas armamos un programa de aprendizaje online. La información fue organizada y puesta a disposición del alumnado para que hicieran uso de ella de manera sencilla. Contamos con una comunidad de profesores con muchas ganas de innovar, y con conocimientos en competencias digitales. El cambio fue abrupto, pero teníamos muchos procesos en marcha. El profesorado usa la tecnología de manera trasversal desde hace tiempo”, explicaba Kemeny.

En mayo, la institución activó el SEK Think Action Tank, un grupo de investigación y pensamiento orientado a la acción que concluyó su trabajo el pasado 30 de junio con la propuesta de un modelo de aprendizaje inicial. “No quisimos analizar solo las necesidades del momento, sino determinar qué aspectos podíamos extender más allá de la pandemia”.  

La iniciativa es parte del SEK Future Learning Model (FLM), el nuevo modelo de la institución fruto de la revisión del Aula Inteligente. El FLM entiende la escuela como lugar donde desarrollar un concepto de aprendizaje más amplio. “Potencia el aprendizaje autodirigido del alumno”, apuntaba Daniela Kemeny. “El alumno marca su propio ritmo, explorando pasiones y talentos, además de currículo obligado. Esto conlleva además un cambio en el rol del profesor, que tiene que llevar a cabo una selección de contenidos; un menú en el que los alumnos eligen en parte según sus intereses particulares”.

Gestión emocional en la Institución Educativa SEK

Distintas investigaciones concluyen que el aula es un espacio idóneo para trabajar aspectos emocionales. La pandemia ha provocado un incremento en los niveles de estrés y ansiedad entre niños y adolescentes. “El contexto educativo es fundamental para prevenir problemas futuros de salud mental, tenemos que crear espacios donde las emociones y las habilidades sociales sean importantes”, aseguraba Ruth Castillo, doctora en Psicología Educativa, profesora de la UCJC y miembro del Yale center for Emotional Intelligence.

Según la experta, otro de los objetivos a perseguir pasa por conseguir que el profesorado sea sensible a determinadas señales a través de distintas herramientas y capaz de gestionar las emociones con una estrategia adecuada.

“En muchas familias la pandemia ha evidenciado problemas emocionales y de otra índole. Hay niños y jóvenes que no han podido seguir su proceso educativo. La escuela tiene el deber de amortiguar esa brecha y alzarse como el escenario seguro por excelencia, donde niños y niñas puedan convertirse en mejores personas y desarrollar todo su potencial. Ese es el reto”, concluía Castillo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

ZONA VIP

Accede a tus contenidos exclusivos

ZONA VIP

Accede a contenidos exclusivos

Suscribete a nuestra newsletter semanal