Almacenamientos térmicos para la transición energética navarra

El Gobierno de Navarra impulsa un proyecto junto con Iberdrola y Siemens Gamesa para desarrollar tecnologías que ayuden en épocas de poca producción energética

De izq. a dcha.: Antonio de la Torre, director de Tecnología de Siemens Gamesa; Manu Ayerdi, vicepresidente de Navarra y Julio Castro, director general de Iberdrola Renovables Energía.

El Gobierno de Navarra quiere que en su región haya más tecnología de almacenamiento térmico de energía eléctrica, entre otras cosas, porque este tipo de innovaciones son claves para abordar el creciente reto de la transición energética. De hecho, estos sistemas “pueden ayudar como una especie de amortiguador entre los tiempos de sobrecarga y los períodos más débiles de producción”, explican. Para ello, se ha aliado con Iberdrola y Siemens Gamesa, dos compañías que ayudarán al gobierno navarro a implantar estas plantas de almacenamiento.

“En épocas de tiempo soleado y con fuertes vientos –subrayan–, las energías renovables están disponibles en grandes cantidades y, a menudo, el suministro excede las capacidades de la red”. De ahí la importancia de los sistemas de almacenamiento térmico, capaces de equilibrar esta situación. De este modo, la nueva colaboración público-privada ha firmado un acuerdo por el cual se comprometen a llevar a cabo “un análisis previo de viabilidad para la construcción y explotación de un prototipo de almacenamiento real de energía eléctrica a gran escala”. 

“El convenio que firmamos está orientado justamente a trabajar en este último campo, a estudiar la viabilidad de construir y explotar en Navarra sistemas de almacenamiento térmico a gran escala de la energía producida de origen renovable”, ha declarado el vicepresidente del Gobierno de Navarra, Manu Ayerdi, en la firma del acuerdo. Cabe decir que la región cuenta ya con más de 1.000 megavatios instalados, lo que muestra el potencial de producción de energía renovable. ”Este acuerdo persigue aprovechar al máximo dicho potencial de producción y analizar las posibilidades para su almacenamiento”, ha indicado.

Según él, si se quiere reducir el consumo de energía de origen fósil en España –en esta ocasión, concretamente en Navarra, es “de vital importancia” que la energía renovable “sea, cada vez más, la base de la garantía de suministro de energía del sistema, como las bombillas. El almacenamiento a gran escala de energía eléctrica de origen renovable está llamado a jugar un papel clave en este proceso”.

Por otro lado, el director general de Iberdrola Renovables Energía –filial que llevará a cabo el acuerdo–, Julio Castro, ha asegurado que el almacenamiento de energía “está llamado a ser un elemento clave en el sistema eléctrico del futuro, ya que permitirá mejorar la calidad de la energía, asegurar la estabilidad y fiabilidad del suministro y permitir una mayor y más fácil integración en la red de la electricidad de origen renovable”.

Castro ha afirmado también que su compañía consta de importantes instalaciones de almacenamiento con bombeo hidroeléctrico y está interesada en analizar otras tecnologías como el almacenamiento térmico. Además, para él, la iniciativa que arrancan les permitirá “seguir avanzando en la identificación de soluciones innovadoras para responder a los retos energéticos futuros, de la mano de dos excelentes socios, comprometidos con la electrificación de nuestra economía y con la innovación como palanca de cambio en la transición hacia un mundo energéticamente más limpio, competitivo y sostenible”.

Por último, Antonio de la Torre, director de Tecnología de Siemens Gamesa, ha afirmado que el almacenamiento térmico desempeñará un papel decisivo en el panorama energético del mañana. “Con la firme convicción de estar en ese mañana, desde Siemens Gamesa nos encontramos muy orgullosos de que se estudie la aplicación de nuestra tecnología en una comunidad pionera como Navarra y con un socio de referencia en el sector renovable como Iberdrola”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here