[jet_engine component="meta_field" field="antetitulo"]

Natalia Sánchez de Groot: "La comunicación entre sociedad, academia y empresa debería fluir mejor"

La investigadora Ramón y Cajal de la Universidad Autónoma de Barcelona profundiza en la relación existente entre la microbiota intestinal y las enfermedades neurodegenerativas
natalia sanchez de groot microbiota intestinal neurodegerativas enfermedades leoreal unesco mujeres investigadoras
Natalia Sánchez de Groot. Imagen: L’Oréal-UNESCO ‘For Women in Science’

Doctora en Biotecnología por la Universidad Autónoma de Barcelona -donde ejerce como investigadora Ramón y Cajal-, Natalia Sánchez de Groot (Barcelona, 1981) siempre se sintió atraída por la carrera científica. “Lo cierto es que en mi infancia quería ser arqueóloga o paleontóloga, pero a medida que fui creciendo me decanté por el estudio de las proteínas”.

Recuerda que su padre le explicaba ejemplos que reflejaban lo interesante y diversa que es la naturaleza, como la metamorfosis de las mariposas o la existencia de los dinosaurios. “Mi madre, por su parte, siempre me enseñó a ser metódica y a entender por qué pasan las cosas”, apunta.

Durante cinco años trabajó en el Laboratorio de Biología Molecular de Cambridge, que ha albergado a 12 premios Nobel y, posteriormente, pasó otro lustro en el Centro de Regulación Genómica de Barcelona. Ha realizado estancias cortas en el Netherlands Institute for Systems Biology con una beca FPI del MICINN, y en el Instituto de Tecnología Química y Biológica de Portugal, con una beca FEBS short-term.

La microbiota, fuente de nuevo conocimiento

En líneas generales, su actual investigación estudia la relación que existe entre la microbiota intestinal y las enfermedades neurodegenerativas. Natalia Sánchez de Groot y su grupo ponen el foco en las moléculas que producen los millones de microorganismos que viven en nuestro sistema digestivo, en su capacidad de interferir con nuestras proteínas y de influir en el desarrollo de enfermedades humanas.

Gracias a este trabajo, la biotecnóloga se ha convertido en una de las cinco científicas españoles menores de 40 años premiadas por el programa L’Oréal-UNESCO ‘For Women in Science’. La iniciativa reconoce el tanto joven y el liderazgo femenino en trabajos pioneros del ámbito de las ciencias de la vida.

“Nuestra vida está estrechamente unida a los microorganismos, ya sea a través de una relación parasitaria o simbiótica”, explica a Innovaspain. “Por otro lado, las enfermedades neurodegenerativas afectan a más de nueve millones de europeos. En muchos casos conducen a discapacidad o dependencia completa. Sería un hito importante poder conectar estos dos hechos y encontrar tratamientos sencillos como el uso de probióticos”.

Hallazgos decisivos

El contexto hace que la investigación en la que Natalia Sánchez de Groot está inmersa pueda tener unas consecuencias de máxima relevancia. “Nuestros resultados ayudarían a entender el microbioma y como el estilo de vida afecta a la salud. Esto puede influir en nuestro día a día, inspirando nuevos hábitos más saludables y desarrollando nuevas terapias”.

La experta detalla que desde hace una década -coincidiendo con la publicación del primer gran proyecto sobre el microbioma humano- se ha comprobado cómo en muchas enfermedades la composición de la microbiota está alterada. “Además, sabemos que determinadas moléculas son capaces de ‘saltar’ entre distintas especies y transmitir enfermedades. Es el caso de los priones en la encefalopatía espongiforme bovina, la conocida como enfermedad de las vacas locas”.

El grupo de Natalia Sánchez de Groot y otros con una dedicación similar han dado con moléculas que tiene la capacidad de comportarse como los priones en casi todos los organismos, incluyendo también nuestra microbiota. “Basándonos en todos estos hallazgos, decidimos estudiar estas moléculas y su influencia en el desarrollo de enfermedades degenerativas”.

Llegar a las personas

Gracias a la ayuda económica del programa L’Oréal-UNESCO, la investigadora avanza que podrá llevar a cabo mejoras en su laboratorio. “Mi grupo es joven, y esta cantidad de dinero -15.000 euros- no es despreciable. Es también un reconocimiento que refuerza la confianza que he depositado en esta investigación; aporta visibilidad y haré nuevos contactos de cara a futuras colaboraciones”, añade.

Según Sánchez de Groot, la pandemia ha derivado en una ciencia más dinámica y digital con un incremento en el número de publicaciones. “La mayoría de los congresos y las reuniones ahora tienen carácter híbrido (presencial-digital) lo cual ayuda a que los descubrimientos alcancen a más integrantes de la comunidad científica, incluyendo aquellos con menos recursos. Generamos más conocimiento, y es trabajo de todos esforzarnos para que lleguen a la sociedad”.

En este sentido, y dentro de las cuestiones a mejorar, la investigadora opina que empresa, sociedad y academia podrían estar más unidas. “La comunicación entre las tres debería fluir mejor a fin de llevar el conocimiento hasta las personas”.

Asimismo, subraya que dar visibilidad a las mujeres en puestos de trabajo de responsabilidad ayuda a las jóvenes a ver, no solo que es algo alcanzable, sino que es algo inspirador y compara la situación actual con la de hace medio siglo. “Ahora es más fácil ser científica que hace 50 años, tanto a nivel cultural como familiar se ha aceptado que la mujer puede hacer carrera como investigadora”.

Relacionadas