CSIC nanoparticulas cancer de prostata

Investigadores del Instituto de Tecnología Química (ITQ) han desarrollado una nueva nanomedicina para el diagnóstico y tratamiento del cáncer de próstata, la forma más común de cáncer entre los hombres europeos. Según explica en un comunicado el centro mixto del CSIC y la Universidad Politécnica de Valencia, el tratamiento, ya patentado, se basa en el uso de nanopartículas porosas orgánicas (COF, por sus siglas en inglés). “Conseguimos destruir de forma selectiva las células cancerosas en la glándula prostática y los ganglios linfáticos locales. El tratamiento es menos agresivo y más eficiente que la quimioterapia convencional”, apuntan desde el ITQ. La incidencia del cáncer de próstata supera los 100 casos por cada 100.000 individuos. Además, actualmente es la segunda causa más común de muerte por cáncer en varones.

La molécula de un agente terapéutico (en este caso docetaxel) se inserta en una nanoparticula COF. El docetxel es el fármaco más usado para el tratamiento del cáncer de próstata resistente a la hormonoterapia; un anticuerpo monoclonal anti-FOLH1, que interacciona selectivamente con receptores de membrana FOLH1 de células de cáncer de próstata, y un agente de imagen, generalmente un radionúcleo para tomografía de emisión de positrones (PET).

Por vía intratumoral

También es novedoso el protocolo de administración, ya que es por vía intratumoral.  Limita así su incidencia en el resto del organismo, minimizando los efectos secundarios del docetaxel. Resuelve los problemas de toxicidad generados por la administración intravenosa de este fármaco, cuya elevada toxicidad sistémica limita tanto la dosis como la duración de la terapia, lo que reduce sensiblemente su eficacia antitumoral.

“Con nuestra nanomedicina, la dosis necesaria es menor que en la quimioterapia convencional y su efecto terapéutico es mayor. En los estudios in vitro sobre células de cáncer de próstata, el sistema ha conseguido mejorar hasta 15 veces la actividad antitumoral del docetaxel”, apunta Pablo Botella, investigador del CSIC en el Instituto de Tecnología Química.

[Te puede interesar leer: ‘Identifican una combinación de factores que da lugar al cáncer de próstata metastático’]

El nuevo sistema permite además la identificación de las células tumorales y su destrucción al mismo tiempo, lo que ayuda a seguir la evolución del cáncer y la especificidad del tratamiento simultáneamente. Todo ello es posible gracias a la utilización de una molécula directora, a receptores específicos en las células tumorales y a la técnica de imagen PET, que ayuda a localizar el tejido maligno en la próstata con precisión unicelular, lo que facilita el diagnóstico de la enfermedad en sus primeros estadios.

También es posible monitorizar la liberación del agente terapéutico durante horas o días y la nanopartícula utilizada es de composición 100% orgánica y completamente biodegradable (a diferencia de otras de naturaleza inorgánica o híbrida), algo que facilita su eliminación completa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here