Por Janaina Goulart - Esta columna fue publicada originalmente en el blog Abierto al Público del BID

En la Intendencia (Ayuntamiento) de Montevideo, la filosofía de trabajo de gobierno abierto es una realidad desde 2007, cuando decidieron orientar su cultura organizacional bajo una infraestructura digital pública que permitiera múltiples formas de interacción con la ciudadanía. El concepto Montevideo Abierto está anclado en cuatro pilares: el conocimiento abierto, los datos y servicios abiertos, y el uso de software abierto.

Profundizando en estos pilares, en el 2018, Montevideo empezó a reutilizar la herramienta Consuldesarrollada por la municipalidad de Madrid y disponible en el repositorio de Código para el Desarrollo del BID. Esta plataforma sirve a gobiernos interesados en establecer mecanismos digitales para facilitar la participación ciudadana a través de debates, propuestas, y presupuestos participativos. A través de la aplicación gratuita, miles de ciudadanos pueden enviar sus ideas y elegir apoyar entre los temas que encuentran más importantes de la municipalidad. 

Reutilización de una plataforma existente 

Juan Prada, Asesor del Departamento de Desarrollo Sostenible e Inteligente, y Álvaro Rettich, Arquitecto de Software del mismo departamento, el órgano responsable por la tecnología de la información de Montevideo, coordinaron la implementación de la herramienta.  

“Queríamos incentivar a la ciudadanía a presentar propuestas para mejorar la ciudad y vimos que la experiencia de Madrid casaba con nuestra filosofía de código abierto,” cuenta Prada. “No tenía sentido ponerse a desarrollar una solución si ya existía una. Adaptamos la plataforma a las necesidades de Montevideo, arrancamos con bajo perfil, y fuimos expandiendo su uso por módulos.” 

Rettich concuerda que la estrategia de trabajar por módulos ayudó a sentir el apetito de la gente. “Buscábamos probar cómo iban a reaccionar,” dijo Rettich. “Arrancamos en enero 2018 con un módulo de Debates e inmediatamente la ciudadanía se puso a participar, por lo que vimos que podíamos avanzar para el segundo módulo, el de Ideas.” Con esto, en abril 2018 hicieron el lanzamiento oficial de la plataforma, llamada Montevideo Decide

Además de los ajustes en la herramienta, el trabajo por detrás es grande, cuenta Rettich. “En este año trabajamos en todos los procesos – quién presenta ideas, cuántos apoyos precisa, cuál es el proceso formal de validación. Acabamos de cerrar la etapa de presentar y apoyar, ahora estamos en el intervalo en lo cual se está evaluando la viabilidad.” 

Código abierto para capturar las ideas de la ciudadanía 

El módulo de ideas funciona de la siguiente manera: la ciudadanía presenta una o más ideas a través de la plataforma. Cada persona puede acceder la plataforma por redes sociales (Facebook, Google+ y Twitter) o por su ID-Uruguay y buscar apoyos. Las ideas que logran más de 500 apoyos pasan por un estudio de viabilidad por la Intendencia. Una vez evaluadas como viables, se las somete a votación otra vez en la herramienta, y aquellas más votadas tienen el compromiso de la municipalidad de implementarlas.  

De las 258 ideas presentadas en el 2018, 10 superaron a los 500 apoyos, y la Intendencia ha comenzado a ejecutar cuatro propuestas después de un proceso de votación a finales de 2018. 

Algunas de las propuestas presentadas incluyen la definición de un presupuesto para castración masiva de perros y gatos, rescatar el Cine Teatro Radio City, crear una línea de ferry para la bahía de Montevideo que conecte el puerto y el Cerro, destinar secciones de espacios púbicos a huertas urbanas, entre otras iniciativas. “Esta dinámica hace con que el propio control ciudadano apunte cuáles son las iniciativas que hacen más sentido y cuáles no hacen”, dijo Rettich. 

Este año ya se lanzó un nuevo ciclo de ideas, y la expectativa es de expansión de la plataforma. Hasta la fecha de publicación de este artículo, cuenta con 16.000 usuarios activos y 112 propuestas. Hay plazo para las propuestas hasta julio. Aunque las personas tengan acceso a otras herramientas y medios sociales, donde también es un espacio de participación, la Intendencia quiere hacer crecer la plataforma donde la gente pueda debatir específicamente sobre la ciudad. 

De hecho, la plataforma se empieza a aplicar a otros procesos. En Montevideo, desde 2006 parte de la destinación del presupuesto es decidida de manera participativa. Cada dos años la ciudadanía decide por las mejorías que quiere en sus barrios, con un sistema clásico de votación, con urnas y papel. Este año, por primera vez, se usó el módulo de votaciones de Montevideo Decide para aportar el canal digital además del presencial a las elecciones del presupuesto participativo. 

¿Por qué las municipalidades deberían estar atentas a los beneficios del código abierto? 

Montevideo está en la vanguardia del uso de software de código abierto en el sector público en la región. La reutilización de Consul es un ejemplo dentro de una serie de hitos de la Intendencia en su uso de software libre y datos abiertos.  

Rettich cuenta que empezaron adquiriendo softwares en que se podía hacer adaptaciones y después empezaron a desarrollar sus propios a la medida. “Vimos que muchos softwares que desarrollamos podrían servir a otros y empezamos a compartir lo que teníamos, ofreciéndoles apoyo. Con Consul hicimos al revés, tratamos de usar un código desarrollado por otros, es otro tipo de involucramiento.” 

Su equipo recibe consultas de otras ciudades y países acerca de lo que vienen implementando en la municipalidad, y también han promovido en uso de código abierto en conferencias nacionales e internacionales y foros especializados.  

Para Prada, el código abierto ofrece la posibilidad de apropiación de la tecnología, adaptándola a una realidad y necesidad específica. “Tras hacer las modificaciones que tienes que hacer, la parte más importante es ir generando comunidad, ya que todos comparten de problemas comunes. Invitamos a otras municipalidades, por más pequeñas que sean, que se tiren al agua porque justamente la idea es generar atrás de esta corriente, una comunidad que se ayuda entre sí” concluye. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here