MIT y ASTI trabajan en la identificación de los retos de futuro para los vehículos autónomos

Los alumnos del MIT con el equipo directivo de ASTI
Los alumnos del MIT con el equipo directivo de ASTI

Con el fin de analizar las oportunidades resultantes de la convergencia de Vehículos Autónomos (AV) y Vehículos de Guiado Automático (AGV), cuatro estudiantes de la Escuela de Administración y Dirección de Empresas Sloan del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) han estado trabajando con la empresa española ASTI Mobile Robotics durante tres semanas.

El proyecto forma parte del Global Entrepreneurship Lab (G-Lab) del programa de Aprendizaje Activo que ofrece el centro estadounidense, un curso de un semestre diseñado para exponer a los alumnos a problemas empresariales reales a los que se enfrentan empresas de rápido crecimiento en todo el mundo. Esta iniciativa llega a través de Endeavor, una organización internacional sin ánimo de lucro que apoya a emprendedores de alto impacto en más de 28 países.

En la sede de ASTI, localizada en Burgos, han estado, hasta el 2 de febrero, los cuatro estudiantes del MBA: Lucas He, un antiguo ingeniero informático y consultor tecnológico; Xin Sun, una antigua consultora del BCG; Yuan Wang, una antigua profesional de las inversiones centrada en fusiones y adquisiciones en la industria de la tecnología, y Yushan Lin, una antigua profesional del marketing y la estrategia.

Tendencias en vehículos autónomos
“Los campos de la robótica móvil y la conducción automatizada están evolucionando rápidamente y están afectando al modo en que producimos y consumimos bienes, e incluso a los modelos de negocio en muchos sectores”, afirma Jaime Pérez Cuchet, responsable de Desarrollo Estratégico de ASTI Tech Group.

En su opinión, algunas de las principales tendencias observadas en la robótica muestran un gran crecimiento y penetración en industrias clave como la automoción y la industria de alimentos y bebidas, pero también mayores oportunidades en industrias menos automatizadas, como la venta al por menor, la asistencia sanitaria y la industria aeroespacial.

Entre las conclusiones principales del proyecto G-Lab, hay que destacar que los AGV y la robótica móvil han estado desarrollando grandes conocimientos en seguridad, navegación, planificación de rutas en tiempo real, y recopilación y análisis de datos, y, por supuesto, en las necesidades de los clientes industriales.

Por otra parte, los AV están invirtiendo mucho tiempo y esfuerzo en los servicios de valor añadido, el desarrollo de inteligencia artificial o los mapas para la conducción altamente automatizada (HAD). Sus hallazgos muestran que es muy probable que la convergencia de ambos “mundos” se produzca en varios aspectos tecnológicos, y esto representa enormes oportunidades, no solo para las empresas de AGV y AV, sino también para los fabricantes y los clientes finales.

A partir de octubre del 2017, el equipo del MIT empezó a colaborar estrechamente con Pérez Cuchet en el estudio de la convergencia de las industrias de los AGV y los AV, y en cómo afectaría esto a ASTI. Su objetivo era identificar los retos y oportunidades a los que se enfrenta ASTI en el contexto de una industria de AV en rápido crecimiento.

El equipo del MIT empezó una investigación inicial sobre las principales tendencias y tecnologías en la industria de AV en la Escuela Sloan del MIT en Cambridge (Massachusetts) con la idea de validar y perfeccionar sus hallazgos con el equipo de ASTI durante su visita in situ de tres semanas en enero del 2018.

Alumnos del MIT que han trabajado durante tres semanas en ASTI
Alumnos del MIT que han trabajado durante tres semanas en ASTI

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here