Metxa, apoyo a la innovación en el norte de España más allá de las nuevas tecnologías

metxa foto

Con el fin de impulsar, tutelar y financiar -mediante la participación accionarial -proyectos innovadores de cualquier ámbito ubicados en la zona norte de España, la aceleradora Metxa se presenta como la primera que no se dirige exclusivamente a iniciativas vinculadas a las nuevas tecnologías o startups. Respaldada por un grupo de inversores vascos, la iniciativa cuenta con un grupo de mentores de disciplinas variadas que formarán a los emprendedores durante seis meses.

“Estamos viendo que en España el mundo emprendedor está cada vez más enfocado a las nuevas tecnologías, debido en gran parte al auge de los smartphones. Pero hay nuevos modelos de negocio que están por explorar, sobre todo en el norte de España debido a la industria”, ha explicado Josetxu Silgo, responsable de Metxa, que asegura que “estamos recogiendo proyectos de mucha calidad de tipo cultural, por ejemplo, que nada tienen que ver con la tecnología y merecen tener una salida al mercado”.

El programa contará con inversión económica (cada emprendedor recibirá entre 60.000€ y 100.000€ a cambio de una participación en el proyecto entre el 10% y el 30%), metodología de Lean Startup, mentores especialistas y trasversales para combinar el aprendizaje, networking para facilitar el ecosistema emprendedor, apoyo legal y acompañamiento posterior al emprendedor.

Como ha subrayado Silgo, “no abandonamos a los emprendedores cuando salen de la aceleradora, sino que les seguimos porque van a formar parte del futuro del país”. Metxa ha cerrado la convocatoria de proyectos, donde las empresas en funcionamiento con menos de 5 años de vida que sean seleccionadas comenzarán el proceso de aceleración en mayo. “Antes de que acabe el año abriremos otra convocatoria porque la idea está teniendo muy buena acogida”.

Entre los requisitos imprescindibles, las empresas deberán tener un modelo de negocio viable, escalable e innovador en su sector, estar formado por un equipo mínimo de dos personas y que al menos un fundador esté dedicado al 100% al proyecto. Asimismo, se valorarán hitos concretos como usuarios o facturación, entre otros. “El equipo es algo  fundamental; mi consejo es que el emprendedor no se enfrente solo al proyecto, sino que tenga apoyos. Así las ideas salen adelante más fácilmente”, ha concluido Silgo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here