María Eugenia García dejó su carrera de directiva en el mundo de la informática para fundar la plataforma Mentelista, con el objetivo de ayudar a los niños desde los seis meses a los 7 años a aprender idiomas de una forma natural, como ocurre con la lengua materna.

Varias circunstancias fueron confluyendo en su camino, o, como ella dice, “se alinearon” para dar un vuelco a su carrera. En Hong Kong trabajó para una empresa dedicada a la educación en la edad temprana y comprobó la extraordinaria capacidad de aprendizaje de los niños en la ventana de 6 meses a 7 años. “Vi incluso como niños con problemas de aprendizaje también lo conseguía, y aquello me impactó”. Así que decidió cambiar su rumbo profesional impulsada por también por el “anhelo de mejorar tu parcelita del mundo”.

Su hija de cuatro años también aportó su granito de arena, porque le demostró que los más pequeños se mueven en el mundo digital como pez en el agua. “Había cogido la foto de familia en la tablet y la había decorado, poniendo accesorios a cada uno. Yo ni siquiera sabía que existía esa aplicación”.

La otra pieza de este puzle fue su afición por la neurociencia desde hace más de once años, que la ha llevado interesarse por “el estado del arte de esta disciplina en educación”. Aunque eso sí, consciente que no todo lo que se vende como “neuroeducación” tiene fundamento científico.

Sin embargo, María Eugenia ha sabido elegir “clásicos” de la educación, bien fundamentados, para llevarlos a su plataforma. Aunque, eso sí, revestidos con nuevas etiquetas que le dan un toque más moderno. Como puede leerse en su plataforma, el suyo es un sistema basado en patrones fonéticos, bits de inteligencia, la curva del olvido y la combinación de lectura global y fonética.

En definitiva, un método muy parecido a aquel con el que aprendimos a leer, con dibujos que representaban a cada consonante (bits de inteligencia) para recordarlo mejor; o la memorización, el estudio diario y los repasos (la curva del olvido, que muestra cómo lo aprendido se olvida rápido si no lo refrescamos). Esto permitía que en los 70 a los 5 añosaños ya supiéramos leer.

Esa precocidad hoy está avalada por la neurociencia, como explica María Eugenia: “A estas edades hay una ventana para el lenguaje ya sea el materno o extranjero” y el aprendizaje en general, porque hay muchas conexiones entre las neuronas esperando su oporunitdad. “Y si no se aprovecha, esa ventana se cierra, las conexiones se pierden, y después costará mucho más esfuerzo asimilar un segundo idioma”, resalta la fundadora de Mente Lista.

El empeño en los idiomas a la hora de crear su plataforma se debe a las estadísticas. El 44% de los españoles reconoce que su nivel de inglés es bajo o muy bajo. España tiene el peor nivel de inglés de la Unión europea, una lengua hoy universal cuya carencia puede estropear el mejor de los currículos. Para María Eugenia “el monolingüismo es el analfabetismo del siglo XXI”.

Por eso está decidida a “a vacunar” a las nuevas generaciones contra el monolingüismo, un mal endémico de nuestro país. Y quiere lograrlo con su plataforma Mentelista, para evitar que, a los 24 años, el momento de la incorporación al mercado laboral, los jóvenes estén preocupados por el inglés, porque desde la infancia se ha aprovechado esa ventana natural para el aprendizaje de idiomas, “solo hay que aprovecharla”.

Dirigida a niños entre los seis meses y los siete años, propone sesiones cortas, de tan sólo 10 minutos al día, con las que los más pequeños consiguen leer en inglés antes de los 3 años. “Con esos 10 minutos al día son capaces de poner en su cabeza el equivalente a los tres primeros exámenes de Cambridge. Están manejando como mínimo 1.600 palabras”.

De esta forma, se logra “potenciar la efectividad del tiempo de aprendizaje que pasan los educadores con los niños”. Educadores que pueden ser los maestros, apunta María Eugenia García, o incluso los abuelos, porque para ayudar a los pequeños en esos diez minutos “no hace falta saber inglés ni informática”.

El objetivo es estimular el aprendizaje en la generación “nativa-digital” con las herramientas adecuadas, que a los pequeños les fascinan. “Porque la motivación es decisiva a la hora de aprender”, resalta esta emprendedora. De hecho, hay estudios que indican que la curiosidad pone al cerebro en modo aprendizaje, y permite absorber muchos más datos.

La plataforma facilita material de calidad, por lo que descarga al profesorado. Y al ser on-line permite su utilización en el horario y lugar que más convenga. Un vídeo explicativo y la opción de probarla gratis durante 15 días ayudarán a los padres que aún no lo tengan claro. Además, apunta, hay estudios que indican que aprender un segundo idioma es un factor protector contra la enfermedad de Alzheimer.

Mentelista está reconocida con el sello de excelencia de la Unión Europea, ha sido finalista en SIMO Educación Impulsa 2017, ha participado en TalentoDigital de El País y ha sido finalistas de la tercera edición de SEKLab. Además, está avalada por la Empresa Nacional de Innovación vía ENISA y tiene presencia en una treintena de colegios que conforman la “Red de Centros Early Readers”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here