Mejorar las competencias digitales de docentes, objetivo de Google y UNIR

competencias digitales docentes

Dotar al personal docente universitario de las herramientas y conocimientos necesarios para ofrecer una formación adecuada y al día con las últimas tecnologías del siglo XXI. Éste es el objetivo de la ‘Escuela de formación de profesores en Tecnología Educativa, Competencias Digitales y Desarrollo del Talento’, una iniciativa de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) y Google for Education, por el que se formarán, cada año, un millar de profesores.

En el marco de este proyecto se desarrollarán cinco cursos, el primero de los cuales comenzará en marzo, con los que se busca impulsar una “revolución silenciosa” en el ámbito educativo. Un cambio de paradigma en el que las nuevas metodologías vayan de la mano de las tecnologías para promover un aprendizaje innovador que dé respuesta a las necesidades de la sociedad actual, fuertemente digitalizada y cambiante. Así lo ha explicado Javier Tourón, vicerrector de Innovación y Desarrollo Educativo de UNIR, para quien es necesario poner en marcha “un modelo distinto al que tenemos, que responde a las necesidades de aprendizaje del siglo XIX y estamos en el XXI”. Se trata de apostar por una escuela “más competencial y para eso necesitamos que los profesores adquieran una serie de competencias”.

El vicerrector de UNIR ha incidido en que “no podemos obtener resultados distintos si seguimos haciendo lo mismo”. Por ello, el objetivo principal de este proyecto pasa por formar y capacitar a maestros y futuros maestros para enseñar a través de las TIC y mejorar sus competencias digitales. De esta forma, gracias a los cursos, los participantes podrán por ejemplo crear espacios virtuales completamente seguros o diseñar intranets.

“La escuela ya no puede seguir siendo lo que era, el aprendizaje tampoco”, ha defendido Tourón quien ha invitado a preguntarse si la velocidad de transformación de la educación está acompasada a la velocidad de cambio de la sociedad. En este sentido, ha comparado el sistema de formación y aprendizaje tradicional, basado en memorizar y tomar notas y seguir un guión, con el que demanda la sociedad actual, más personalizado y abierto en el que, sin perder lo bueno de lo anterior, el papel del docente y del estudiante ha cambiado. “La tarea de los profesores no es responder al último producto del cambio, sino ayudar a los alumnos a saber responder a estos cambios”, ha defendido, y por eso “ser profesor ahora es más difícil que antes” porque, entre otros muchos cambios, ahora el alumno “pasa de espectador a protagonista”.

presentacion UNIR Google

Adaptarse al cambio

En la misma línea se ha manifestado Gonzalo Romero, Education Adoption Manager de Google España. A su juicio, la realidad “cambia y estamos en la era en la que el cambio es el componente más significativo”. Por ello, “el mundo tiene la absoluta necesidad de adaptarse al cambio” de forma constante hasta el punto de que “no es el grande el que se come al pequeño, sino el rápido el que se come al lento”.

Es en este contexto en el que, ha dicho, hay que habilitar herramientas y ecosistemas que hagan posible el aprendizaje de hoy, porque “es muy diferente al aprender de ayer. Se produce en cualquier lugar y más que nunca es democrático”. Por todo ello, ha subrayado la necesidad de desarrollar “una tecnología abierta para mejorar el aprendizaje de todos, en todas partes”, sin olvidar que la tecnología no debe ser sino un apoyo a la educación, estar al servicio de nuevas metodologías.

Por su parte Débora Martín, coordinadora del proyecto de UNIR ha concluido que “la tecnología digital nos ayuda muchísimo” a impulsar las competencias didácticas que hoy día necesitan los profesores para trabajar en la línea de “adaptarnos permanentemente a las necesidades de los alumnos”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here