Más cerca de un fármaco para combatir distintos tipos de cánceres

Investigadoras del Vall d’Hebron avanzan con una miniproteína inhibidora de un gen esencial en el desarrollo del cáncer

Fármaco contra el cáncer Vall d’Hebron
El estudio demuestra la eficacia de esta miniproteína en modelos preclínicos de cáncer de pulmón no microcítico (Foto de www.vhio.net).

El Myc es un gen clave en el desarrollo de la mayoría de los tumores y, desde esta semana, se cuenta con una nueva arma para combatirlo. Y es que desde el Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) se han anunciado nuevos avances en el desarrollo del Omomyc, un potencial fármaco contra tumores en diferentes órganos y sus metástasis.

Desde que Laura Soucek, investigadora principal del Grupo de Modelización de Terapias Anti-Tumorales en Ratón del VHIO, profesora ICREA y cofundadora y directora ejecutiva de Peptomyc –spin-off nacida del hospital–, empezó a desarrollar la ambiciosa idea de inhibir a Myc, hace casi 20 años, se han ido superando diferentes hitos. En primer lugar, consiguió diseñar Omomyc, una forma dominante-negativa de Myc que, en formato de transgén, inhibía eficazmente dicha proteína sin generar efectos adversos severos ni irreversibles.

El siguiente paso, en vista de que los resultados fueron tan positivos por la alta tolerabilidad y actividad antitumoral de Omomyc, era su conversión en un fármaco administrable. Ahora un nuevo estudio publicado este miércoles en la revista Science Translational Medicine, demuestra que puede llegar a usarse como una terapia anti-Myc contra el cáncer de pulmón no microcítico (NSCLC, de sus siglas en inglés), el subtipo más agresivo y mortal en mujeres y hombres.

En este estudio, cuya primera autora es Marie-Eve Beaulieu, anteriormente investigadora postdoctoral en el grupo de la doctora Soucek y ahora cofundadora y directora científica de Peptomyc, se revela, por primera vez, que Omomyc puede ser producido como miniproteína. 

Más aún, el equipo demuestra que su administración como fármaco antitumoral es una forma alternativa al uso como transgén empleado hasta ahora, por ser tolerable y eficaz en modelos de ratón de cáncer de pulmón no microcítico. Esta nueva estrategia terapéutica avanza Omomyc en su desarrollo hacia ensayos clínicos.

Marie-Eve Beaulieu y Laura Soucek (Foto de www.vhio.net).

Las investigadoras exponen en la publicación que la administración de Omomyc por vía intranasal se tolera bien y que el fármaco reduce el grado tumoral y bloquea su crecimiento. Del mismo modo, demuestran que el fármaco también puede ser administrado por vía sanguínea.

“En este estudio demostramos que Omomyc puede ser administrado por vía intravenosa sin producir efectos secundarios en el ratón e impidiendo el crecimiento tumoral, hecho que nos permite extender esta nueva terapia al tratamiento de otros tipos de cáncer y sus metástasis en diferentes órganos,” apunta Soucek.

Nueva estrategia

La importancia del gen Myc en el desarrollo del cáncer es conocida desde hace mucho tiempo. Es un factor de transcripción implicado en múltiples procesos biológicos esenciales para el desarrollo del cáncer: interviene en la proliferación y división celular, en el metabolismo e, incluso, en la regulación de la respuesta inmunitaria.

“Los beneficios de inhibir Myc eran conocidos, pero faltaba la herramienta precisa –explica Beaulieu–. Ahora nosotros hemos demostrado que Omomyc, en su nueva forma de miniproteína, tiene capacidad suficiente para penetrar hasta el núcleo e inhibir Myc para bloquear la progresión del tumor”

La estrategia que han seguido es “completamente diferente” a los intentos realizados anteriormente por otros investigadores. “La miniproteína de Omomyc es suficientemente grande para plegarse adecuadamente y adaptarse a la estructura desordenada de Myc, hecho que confiere una alta especificidad a la inhibición”, añade Soucek.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here